Entre Café... Iglesia Sin categoría

«Tengo 35 años llevo una vida de castidad, pues es posible desde Dios»

MELVIN PAGUADA, PRESIDENTE DEL MOVIMIENTO GEPROCA

Disciplina, oración y alegría son algunas de las características de este joven que está al frente del grupo de empresarios y profesionales católicos de Honduras. 

(Siga leyendo abajo)

CONOZCA A MELVIN PAGUADA

Melvin Paguada es un carismático joven, formado en la familia salesiana, que evangeliza desde las trincheras empresariales y lucha todos los días por llegar virgen al matrimonio, un tema que muchos consideran imposible en estos tiempos.

¿Quién es Melvin Paguada?

Me considero una persona prudente, católica, trabajadora, soñadora, visionaria. Trato de esforzarme a diario, me gusta la disciplina, soy una persona extremista, me encanta estar con mi familia, con mis hermanos de comunidad. Soy una persona que disfruta de la vida, de los regalos que Dios me da.

¿Cómo fue tu encuentro con Dios?

Fue algo muy especial para mí, un 10 de septiembre del 2010 me asaltaron. En Honduras lastimosamente es algo común, que te asalten. Me pusieron el arma en el pecho, la cargaron, me registraron, me pusieron el arma en la cabeza y en ese momento no estaba de lleno en las cosas de Dios, mis hermanos sí y ellos me insistían, anda a Geproca, anda a la Iglesia, yo les decía que no tengo tiempo, mis cosas personales, era yo, yo y yo. En ese momento del asalto, lo único que le pedí a Dios es que cuidará a mi familia. Quedé en shock y a raíz de eso, vinieron una serie de circunstancias a mi vida que en aquel momento no sabía que me estaba pasando. Era una serie de emociones de culpabilidad, de alegría, de gozo, de llanto porque en ese momento me di cuenta de todos los errores que yo había cometido y que Dios me está dando otra oportunidad de vida. Decidí buscarle a través de Geproca.

¿Crees en la castidad antes del matrimonio?

Tengo 35 años y guardo la castidad, cuando el Papa Francisco habla a los jóvenes de tener paciencia en Dios, de esperar la pareja ideal, me siento refugiado en sus palabras.

¿Vivir la castidad es posible en los jóvenes?

Es posible, todo bajo la gracia de Dios, porque solos no podemos, es una lucha constante diaria porque las luchas están para todos, pero debes estar bajo la gracia de Dios. Arrodillarte todos los días  pidiéndole a Dios que respetes a la mujer como una hija de Dios, como un molde exacto de María Auxiliadora. Verla desde la fe a la mujer como la imagen de Dios.

¿Cómo ve la familia hondureña?

Debe ser más unida, en el aspecto, ya que familia que reza unida, permanece unida. Hay un tema que está lastimando a la familia, es el aborto. No estoy a favor del aborto, no somos quienes para quitar una vida. Estamos matando una vida inocente, son cosas incoherentes. No podemos permitir eso, todos nacemos de una madre.

¿Cómo mira la situación de desempleo en los jóvenes?

Muchas veces cuando no encontramos trabajo lo vemos como frustrante, pero hay que verlo desde el punto de vista de la fe. Siempre la fe y siendo optimistas, porque yo soy de las personas que si no hay trabajo es porque Dios te tiene algo mejor. Debe haber mayores oportunidades para los jóvenes, por eso hay tanta fuga  de cerebros, tanta salida de personas que se van del país. Las autoridades del país deben llevar a cabo un plan para saber sobrellevar esa situación, pero también nosotros no podemos depender de personas externas cuando nosotros mismos no salimos a buscar un trabajo y no somos emprendedores porque la sabiduría Dios te la ha dado y hay que echarla para adelante.

¿Qué piensa de la situación actual país?

Con mucha fe, no puedo tirar en la cama a decir que la situación está difícil, al final las acciones dependen de mí, de cada uno desde nuestras trincheras tenemos que hacer lo mejor posible. Si Dios te da una empresa para que puedas subsistir, no creería yo que sea todo para mí, sino que es para que vayas y ayudes a otras personas.

¿Es difícil evangelizar a los empresarios?

No sé si la palabra es difícil, me gusta verlo como un reto. Si sería fácil, todo mundo estaría aquí y para mí es un reto. Es bastante complejo, porque no son las palabras, son tus actos los que arrastran, es tu testimonio la clave para ser evangelizadores.

 

A %d blogueros les gusta esto: