Actualidad Sin categoría

La DEA reconoce el esfuerzo de Honduras en la lucha antidrogas

Honduras está posicionada en Estados Unidos como el país líder a nivel regional en el combate a la inseguridad y al crimen organizado, al presentar resultados destacables en pocos años. Así lo declaró hoy el secretario de Seguridad, Julián Pacheco, quien formó parte de la delegación que acompañó al presidente Juan Orlando Hernández durante una visita a la capital estadounidense, a fin de buscar una solución definitiva a los hondureños amparados por el Estatus de Protección Temporal (TPS) y abordar estrategias en seguridad y combate al crimen organizado.

e250ed1b-4c99-46ea-83b7-abb0181023c8
“Al final están conscientes de que lo que afecta a Honduras y los países del área termina impactando en Estados Unidos”, apuntó Julian Pacheco Secretario de Seguridad.

Durante su visita, el mandatario hondureño se reunió con unos 20 congresistas y senadores; la secretaria de Seguridad Interna, Kristjen Nielsen; con el director interino de la Agencia Antidrogas de los Estados Unidos (DEA), Preston Grubbs, y organizaciones civiles, entre otros. Pacheco aseguró que esta ofensiva diplomática encabezada por el presidente Hernández ha tenido un gran impacto y debe continuar, por lo que ya se están haciendo las coordinaciones para una siguiente etapa de reuniones que deben tener el seguimiento de cada una de las delegaciones.

“Honduras está posicionado en Estados Unidos como el país líder en la región que lucha contra la inseguridad, presentando grandes avances con esfuerzos que se llevan a cabo con recursos propios para mejorar la seguridad del país”, manifestó el secretario de Seguridad.

Honduras continúa reduciendo los índices de violencia; en estos primeros meses de Gobierno se registró una baja de 2.2 en la tasa de homicidios en relación con el mismo período de 2017, reportando 10.5 homicidios por cada 100,000 habitantes. La estrategia en contra el narcotráfico ha reducido en 72% el ingreso de drogas al territorio hondureño, lo que contribuye de forma significativa a la reducción de muertes violentas, teniendo en cuenta que el crimen organizado internacional y el lavado de activos son los principales motores de la inseguridad y criminalidad en el país.