Tema de la Semana

La Biblia en las escuelas ¿Es suficiente?

La Biblia en las escuelas ¿Es suficiente?
La inclusión de la lectura de la Sagrada Escritura en los centros educativos, a través de una iniciativa presentada por el diputado José Tomás Zambrano en el Congreso Nacional de la República, ha traído diversas posturas en el país, algunas a favor y otras en contra.Oscar Josué Cerrato
http://www.suyapamedios.com
La posible inserción de la lectura de la Biblia en la sistema educativo nacional, sigue dando de qué hablar en la sociedad hondureña. Según el diputado que presentó esta iniciativa ante el poder legislativo, se pretende con ella, iniciar un cambio en la sociedad partiendo desde la niñez, pasando por la etapa de la adolescencia y cimentando bases en la juventud, evitando que las maras y pandillas les envuelvan y atraigan en los caminos del mal, que tanto han dañado a la sociedad hondureña.

Aporte Fabiola Argeñal, quien cuenta con más de 12 años como catequista de la Parroquia Cristo de las Mercedes de Santa Lucía, afirma que ‘’la lectura de la Biblia debe hacerse desde el seno del hogar, porque al leerla en las escuelas puede tender a confundir a los niños porque hay de todas las religiones y además la religión del maestro que les leerá puede confundir también’’; otro aspecto que esta experimentada catequista tiene muy en cuenta, es la interpretación de la Sagrada Escritura y explica que ‘’la idea de leer la Biblia me parece muy bien pero si me preocupa que entre en debate de cómo se intérprete las Sagradas Escrituras en su escuela y como la interpretan sus padres en casa’’. Para Imelda Tercero, una profesional del derecho, el hecho de reforzar los buenos valores con la Palabra de Dios ‘’es algo que vendrá a servirnos de gran ayuda, ya que actualmente nuestra sociedad y en principal los niños y jóvenes hondureños necesitan conocer de la palabra de Dios para saber desarrollarse en las diferentes actividades de su vida. Tercero, señala atañe a la falta de Dios en las vidas de las familias y con ello asegura que ‘’los altos índices de violencia y delincuencia se registran principalmente en la juventud, la cual desconoce totalmente la existencia de un ser supremo’’.

Laica La iniciativa emitida por el diputado Zambrano de incluir la lectura de la Biblia, consejería para padres y otras, con el fin de erradicar la violencia y disminuir los índices de violencia y pesar de que faltarían muchos pasos para que esta propuesta se convierta en ley, el docente y fiel católico Virgilio Suárez, asegura que “el Profesor que es responsable, puntual y entregado en su trabajo no necesita leer la Biblia porque en la mayoría de casos, predica con el ejemplo, encarna la Palabra de Dios’’. Por su parte el Padre Walter Guillén, quien es un sacerdote salesiano con especialidad y trabajo en docencia, es de la postura de que ‘’no es correcto desde el punto de vista de la exégesis y la hermenéutica para “leer” y “explicar” la Biblia. Además el Presbítero asegura que esta idea tiene otros fines que no son promover la fe sino ‘’una táctica, fundamentalmente una estrategia de divulgación de la Biblia con carácter proselitista-evangélico’’, agrega que ‘’ya las bases” y las plataformas del magisterio hondureño están marcadamente señaladas por la difusión del protestantismo pentecostal y libre de las sectas. No se trata de leer nada más la Biblia sino de observar ¿Cuál versión de la Biblia? ¿Qué partes de la Biblia? ¿Quién explica esa “parte” leída y cómo la explica?’’, son sólo algunas de las observaciones que el Padre Walter Guillén ha establecido ante esta iniciativa. Al hablar de una sistema educativo laico, Imelda Tercero opina que ‘’como católica y creyente en Dios, debo apoyar esta moción del legislativo para que en el se incluyan clases que nos permitan conocer el amor de Dios y a la vez que nuestros niños y jóvenes, aprendan principios éticos y morales contenidos en el libro de la vida’’.

Beneficio Muchas posturas congenian con que la lectura de las Sagradas Escrituras no perjudicará, sino que al contrario, vendrá a cambiar la mentalidad y formación en cada uno de los centros educativos, esto, lo amplia el profesional en derecho Ivony Meléndez quien expone: ‘’estoy de acuerdo. Somos un estado laico, el estado es libre de adherir y apoyarse en la religión desarrollando la espiritualidad, fomentando los valores que se han perdido’’, además el abogado Meléndez asegura que con esta iniciativa se puede lograr ‘’vencer el fanatismo, y las malas costumbres adquiridas’’. Alguien apegado a la Palabra de Dios, es Óscar Zambrano, un hombre de familia y con mucho recorrido en la Iglesia, donde ha sabido encontrar el espacio para formar y aumentar su fe. Zambrano, es de los que piensa que ‘’hay que conformar un documento que logre unificar criterios de las diferentes creencias o formas de ver la fe, esto reforzaría las debilidades que muchos niños traen debido a la ausencia de Dios en los hogares’’. Además de la Biblia, este laico aporta que ‘’debe haber un decálogo de valores fundamentales en la familia, independientemente de la creencia que se tenga, además de ser algo para los niños, es también para los maestros, no solo limitándose a leer la Biblia sino dar un testimonio a través de Dios’’.

Expectativa La lectura de la Biblia en el sistema educativo nacional no es nada seguro aún, se encuentra en el rango de iniciativa, a la espera del nombramiento de comisiones que puedan impulsar la idea, la aprobación de mayoría en el Congreso Nacional, además de que el parlamentario Tomás Zambrano, propuso crear una mesa de trabajo compuesta por representantes evangélicos y católicos, así como personeros de la Secretaría de Educación y una comisión legislativa. A la espera de que estos escenarios sucedan, el cruce de opiniones estará latente en las conversaciones de los hondureños. Ante esto, el Pastor Evangélico Alberto Solórzano se refiere a que ‘’necesitamos llegar primero para que de manera preventiva, evitemos que nuestros niños y jóvenes sean presa de lo incorrecto y que mejor manera que con valores espirituales y acompañamiento por parte de las Iglesias’’. Es por este encuentro de opiniones que el Semanario Fides quiere llevarles en esta edición, la palabra de algunos de los sectores que están involucrados directamente en este tema nacional, que va más allá de algo de religión y más bien, trae a colación el impulso de buenos ciudadanos.

‘’En el país no hay suficientes teólogos, lo que hay son fanáticos religiosos. Lo que podemos tener son escuelas llenas de fanatismo religioso’’.
Julieta Castellanos
Ex rectora UNAH

A favor
Miriam Navas
Catequista
• “La inclusión de la lectura de la Biblia en las escuelas y colegios es una acción que hará conciencia a los niños y jóvenes de la existencia de un Dios amoroso y también del respeto que debemos tener por la vida. Pero el verdadero accionar de cambio y respeto de nuestros niños y jóvenes debe ser fundamentado y nutrido desde el interior de la familia’’.
Mirna Zelaya
Abogada
• “Si estoy de acuerdo con la inclusión de la lectura de la Biblia en las escuelas, en virtud que lo bueno debe ponerse en práctica y la palabra de Dios no volverá vacía. De tanto escucharla y repetirla algo se pega. Imitando el lema nacional oficial de los Estados Unidos ‘’In God we Trust’’, aprobado por el Congreso de esta nación en el año de 1956’’
Oscar Zambrano
Laico
• ‘’Estoy de acuerdo de que si se implemente la utilización de la Biblia como recurso formativo a edades tempranas. Considero que se debe unificar un documento conclusivo debidamente socializado entre los diferentes sectores que representan el ámbito religioso en el país, además de establecer las condiciones de aprendizaje por etapas’’.
Karen Núñez
Madre de familia
• ‘’Si estoy de acuerdo, en lo personal pienso que es fundamental enseñarle a nuestros niños la palabra de Dios, no imponer una doctrina, ni religión, es enseñarles que existe un libro inspirado por Él, nuestro creador y que nos enseña a discernir entre lo bueno y lo malo. Hoy en día, hay mucha ignorancia y los niños hacen cosas sin pensar en las consecuencias’’.
Yadira Zelaya
Estudiante
• ‘’Como estudiante, si estoy de acuerdo, porque la verdad hoy en día en los hogares no se tiene el hábito de leer la biblia y mucho menos hablar de Dios, y esta podría ser la oportunidad de hacerlo, así se podría volver a tener un poco respeto hacia Dios de nuevo y también seguir lo que dicen las sagradas escrituras’’.
José Luis Rodríguez
Docente
• ‘’El deseo de todo ser humano es dirigirse a su creador, por ejemplo, si viniera una celebridad muy reconocida el que quisiera verla haría de todo para hacerlo; así considero la Biblia, es para los lectores. Es decir, la Biblia no es un manual de comportamiento, es más bien una carta de amor para el amado es decir tú y yo, y como tal deberíamos darle esa importancia’’.

En contra
Fabiola Argeñal
Catequista
• ‘’Yo pienso que la lectura de la biblia debe hacerse desde el seno del hogar. Son los padres quienes primero deben leer la biblia con sus hijos, porque en las escuelas se puede tender a confundir a los niños porque hay de todas las religiones, más la del maestro que les leerá. La idea de leer la biblia me parece muy bien pero si me preocupa eso de que el niño se vaya a confundir’’.
Mark Sarmiento
Docente
• ‘’No se debe de poner como un mandato o imposición en el sistema educativo nacional, si se pretende leer la Biblia, será como un adoctrinamiento el cual no se puede implementar por que la educación es laica y en la actualidad hay diversidad de costumbres, tradiciones y religiones que se deben de respetar, ya que la educación en todo momento debe de ser libre’’.
Flor Colindres
Abogada
• ‘’No digo que la moción de incluir la lectura y la enseñanza de la Biblia es mala, al contrario es excelente idea, pero a mi opinión esta debe ser analizada y estudiada previamente, valorando los pro y los contra, en virtud de que vivimos en un estado laico. No solo se trata de leer un texto bíblico y ya, se debería implementar de forma voluntaria en los Centros de Educación Pública’’.
Ángel Herrera
Estudiante
• ‘’No estoy de acuerdo, ya que atropella la libertad de culto de las familias que no son cristianos y que tiene su derecho a profesar cualquier fe. De igual manera, es una acción que impone la fe y puede causar que los alumnos aborrezcan la biblia por ser impositiva en lugar de ser atraídos. Si queremos enseñar la biblia, que se comience por docentes que reflejen la imagen de Cristo’’.
Virgilio Suárez
Laico
• ‘’No estoy de acuerdo, no por la lectura de la Biblia en sí, sino por quién les vaya a leer el texto bíblico. Para mí el Profesor que es responsable puntual y entregado en su trabajo, no necesita leer la biblia porque predica con el ejemplo, la encarna. No me gustaría que a un estudiante se le prohíba hacer la señal de la cruz, por ejemplo. Cada uno querrá jalar agua para su molino’’.
Ixchel Caballero
Madre de familia
• ‘’Lo ideal es que se las lean y le den una interpretación. Porque un niño de 6 o 7 años no va a entender, si uno de grande a veces no entiende o la interpreta mal. Así que si solo van a leer y ya es una intención mal aplicada. Las cosas deben hacerse bien hechas, planificadas, con objetivos y propósitos, sino mejor no hacer nada. Esa es mi opinión’’

Moción parlamentaria
El Congreso Nacional de Honduras, el 10 de mayo de 2018 aprobó una iniciativa respecto a la lectura y el estudio de la Biblia en los centros Educativos públicos.
‘’Un estado laico no es un estado ateo. No le podemos dar la espalda a nuestro creador’’
Darío Banegas
Diputado

OPINIÓN
Lo mejor es leerla en familia familia”
Tony Salinas, Párroco
La lectura de la Biblia en las escuelas como principio es válido, la Palabra de Dios debe de estar en las manos de todos. Es un ideal que la Palabra de Dios sea conocida, pero el mejor ámbito para que se dé a conocer esta importante lectura de este libro que para nosotros es sagrado, es en la familia. En las escuelas se corre el peligro que se pueda dar una lectura sesgada totalmente e incluso con errores de interpretación que a veces lo que pueden lograr es una confrontación religiosa. Los niños y jóvenes deben estar cerca de Dios y de la Santa Escritura, pero para hacerlo debe hacerse de manera meditada y saber cómo se hace. Recalco que la mejor manera de leer la Biblia es la familia, y es allí donde comienza el fomento de valores y la mejor enseñanza. Tengamos prudencia al analizar este tema y que fomentemos el acercamiento a Dios a través de la Biblia que debe ser una tarea de todos como comunidad el poder acercar a nuestros muchachos y muchachas a que tengan más hambre de Dios sobre todo para que exista una sociedad en paz.