Arquidiócesis

Una madre que auxilia a los cristianos

Una madre que auxilia a los cristianos
Este 24 de mayo se conmemora la fiesta de María Auxiliadora, una advocación muy querida y que fue extendida por los salesianos en Honduras
Victor Hugo Álvarez
http://www.suyapamedios.com
P or más de mil quinientos años los cristianos han encontrado en la advocación a María Auxiliadora un refugio ante las penalidades, protección en las guerras y salud en las enfermedades y por ello su veneración se ha extendido por el mundo entero.
Han sido los sacerdotes y religiosas salesianas los encargados de extender esa devoción que fue oficializada por la Iglesia el 24 de mayo de 1814 por el papa Pío VII.

Historia La devoción hunde sus raíces en los inicios del primer milenio, se tiene información que en el año 345 San Juan Crisóstomo invocaba a la Virgen María señalando: “Tú, María, eres auxilio potentísimo de Dios”. Fue el primero en llamarla Auxiliadora.Trescientos años después San Juan Damasceno fue el primero en propagar la jaculatoria: “María Auxiliadora, ruega por nosotros”. Y repite: la virgen es “auxiliadora para evitar males y peligros y auxiliadora para conseguir la salvación”.
El Papa San Pio V en 1538 ordenó que en todo el mundo católico se rezara en las letanías la advocación” María Auxiliadora, ruega, por nosotros”. Ese año la Virgen libró prodigiosamente en la batalla de Lepanto a toda la cristiandad de ser destruida por un ejército mahometano. Los prodigios de la Auxiliadora de los cristianos no cesaban y en el siglo XIX el Emperador Napoleón, encarceló el Papa Pio VII. Después de pedirle a la Virgen y hacerle una promesa, el Papa pudo volver entonces a su sede y el 24 de Mayo de 1814 regresó triunfante a Roma.

San Juan Bosco Es el fundador de la Orden Salesiana; fue el que más se empeñó en hacer prevalecer la devoción a María Auxiliadora. El recién ordenado sacerdote se hizo el propósito de construir un templo en honor a la Virgen Santísima. El segundo domingo de octubre de 1844 tiene un sueño profético. En aquel sueño contemplaba una Iglesia grande y hermosa en cuyo interior vio escrito: ¨Aquí mi casa, de aquí mi gloria¨. En 1845, en un nuevo sueño, contemplaba una hermosa Iglesia en un campo de mártires de Turín, Italia, donde hoy se encuentra el santuario-de María Auxiliadora. En 1863 Don Bosco comienza la construcción de la Iglesia. Lo que le llamó más la atención a Don Bosco y a la gente es que María se había construido su propia casa, para irradiar desde allí su protección. Don Bosco decía: No existe un ladrillo que no sea señal de alguna gracia.

“Si quieres las alas del fervor, sea la Virgen María tu amor. Un alma a ella fiel puede al cielo llegar”
San Juan Bosco
Salesiano

A %d blogueros les gusta esto: