San Pedro Sula

“Mis hijos no me desestiman por ser lustrabotas”

“Mis hijos no me desestiman por ser lustrabotas”
Dunia Martínez es una mujer ejemplo de lucha y esfuerzo, nos cuenta su vivencia de cómo ha salido adelante con la herencia que le dejo su padre, el oficio de lustrabotas. Ella trabaja en la Asociación de Lustrabotas de Honduras. “Tengo 46 años y me dedico en cuerpo y alma a mis seis hijos. A la corta edad de 15 años di a luz a mi primera hija, pero eso no fue obstáculo para seguir luchando y salir adelante aunque cada día era más difícil”.

Herencia Esta madre heredó esta vocación de su padre, “mi papá trabajó lustrando zapatos 50 años en el parque central de San Pedro Sula, un día me preguntó si yo quería trabajar en este oficio, yo le respondí que sí y fue así que él me heredó esta digna labor que desempeño todos los días desde las 4.30 de la mañana”. Desde pequeña, su vida ha estado enmarcada en el trabajo, “no recuerdo haber jugado como las otras niñas, mi mamá nos inculcó trabajos dignos, a la edad de 4 años ya molía maíz para hacer las tortillas lavaba y aplanchaba” dijo.

Fortaleza Dunia, tiene seis hijos con su marido. “Desde hace 12 años conoció al padre de su último hijo que actualmente tiene seis años de edad. Ha sido una prueba muy dura para mí ya que mi esposo está en cama debido a que hace un tiempo sufrió una trombosis, un derrame y una neuropatía. Yo me he encargado de hacerle terapia para que poco a poco recupere la movilidad, me he dedicado a cuidarlo y a ser su apoyo” reveló.

“La mujer debe ser sabia, prudente y valiente para salir adelante. Quiero darle las gracias a Dios, porque él me ha guiado hasta el día de hoy”
Dunia Martínez
Lustrabotas

A %d blogueros les gusta esto: