Actualidad

“Caminemos siempre como hijos de la luz”

“La última catequesis sobre el Bautismo está dedicada a la vestidura blanca y a la vela encendida, que simbolizan la dignidad del bautizado y su vocación cristiana” dijo el Papa Francisco este día en la tradicional audiencia papal.

Los efectos espirituales de este sacramento, invisible a los ojos pero operativos en el corazón de quien se ha convertido en nueva creatura, son explicados en la entrega de la vestidura blanca y de las velas encendidas comentó el Papa. “Después del lavado de regeneración capaz de recrear al hombre según Dios en la verdadera santidad, se ha hecho natural, desde los primeros siglos, revestir a los neo-bautizados de una vestidura nueva, cándida, semejante al esplendor de la vida conseguida en Cristo y en el Espíritu Santo” afirmó.

El otro símbolo es la vela encendida en el cirio pascual, que indica que la luz procede de Cristo resucitado, de quien recibimos su esplendor y su calor. “La vocación cristiana nos impulsa a caminar en la luz de Cristo y a perseverar en la fe” dijo.

El Papa detalló que “La presencia viva de Cristo, es una lámpara que ilumina nuestros pasos, luz que orienta nuestras elecciones, una llama que calienta los corazones para ir al encuentro del Señor”.

El Papa Francisco precisó que la vocación cristiana es caminar siempre como hijos de la luz, perseverando en la fe. “La educación cristiana es un derecho de los niños. Esta tiende a guiarlos gradualmente a conocer el diseño de Dios en Cristo, así podrán ratificar personalmente la fe en la cual han sido bautizados”.

Por último, el Santo Padre señaló que la celebración del Bautismo se concluye con el Padre Nuestro, que es la oración de los hijos de Dios. Los niños recién bautizados aprenderán esta oración y lo que significa llamar a Dios Padre dentro de la Iglesia.