Actualidad

Más de 4,000 privados de libertad estudian su primaria y secundaria

Más de 4,000 privados de libertad estudian su primaria y secundaria
En los procesos educativos están involucrados más de 200 personas
Marco Cálix
http://www.suyapamedios.com
L as autoridades del Instituto Nacional Penitenciario (INP), informaron que en el año lectivo 2018, se han matriculado 4,372 personas privadas de libertad de las cuales: 2,423 son de educación primaria; 1,536 de Ciclo Común y 413 de Bachillerato en sus diversas modalidades.Para facilitar el proceso educativo, el INP se encarga de proveer todo el material didáctico, entre ellos: cuadernos, lápices, colores, libros de textos, de lectura, así como material para las manualidades en las asignaturas de artes plásticas y actividades prácticas.

Formación El fortalecimiento de los programas educativos, es parte de la transformación del sistema penitenciario impulsada por el presidente Juan Orlando Hernández desde el 2014. El mandatario anunció que el 2018, es el año de la reeducación, rehabilitación y reinserción social de las personas privadas de libertad.
Se informó, que en el Centro Penitenciario “El Pozo I”, en Ilama, Santa Bárbara se concentra la mayor cantidad de personas matriculadas con 1,001; le sigue la Penitenciaria Nacional de Támara con 361 y la Penitenciaria Nacional Femenina de Adaptación Social (Pnfas) con 245, estudiantes.

Reapertura En todos los establecimientos penitenciarios se han acondicionado espacios para que las personas privadas de libertad puedan recibir el pan del saber, en el caso de la Penitenciaria Nacional de Támara, las actuales autoridades del INP han reaperturado la Escuela Luis Andrés Zúniga y el Instituto Gubernamental Técnico Juan Ramón Molina.
Los encargados del departamento de Educación del INP informaron, que PNFAS también se cuenta con instalaciones donde funciona una escuela y el colegio. Para tener un mayor control de los estudiantes, las autoridades penitenciarias implementaran el uso de uniforme y se les extenderá un carné de identificación.

Otras oportunidades Las personas privadas de libertad también tienen la oportunidad de aprender los 200 oficios que imparten los instructores del Instituto Nacional de Formación Profesional (Infop), entre ellos, inglés, computación, costura, zapatería, carpintería, liderazgo, superación personal, trabajo en equipo y emprendurismo.
Para garantizar el proceso de formación sin ningún contratiempo el Instituto Nacional Penitenciario (INP), les provee de materiales y de esta manera los aprendices pueden vender el producto elaborado por ellos y comprar la materia prima y seguir fabricando para generar ingresos para ellos y sus familias. Para certificar a los internos, el Instituto Nacional Penitenciario (INP) ha realizado alianzas estratégicas con la Secretaria de Agricultura y Ganadería (SAG), Escuela Agrícola Zamorano, Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Instituto Hondureño del Café (Ihcafe), entre otras instituciones.

Actividades En “El Pozo I”, se concentra la mayor cantidad de matriculados. En la Penitenciaria de Támara se reaperturaron las instalaciones de la Escuela y Colegio. En varios establecimientos penitenciarios los privados de libertad cosechan yuca, tomate, pepinos, cebolla, maíz, café, entre otros. Con estos proyectos las autoridades buscan que los centros penales sean auto sostenibles por su misma producción.
4,372 matriculados Es el promedio de matriculados en las escuelas y colegios del Instituto Nacional Penitenciario, en donde aparte de formarse en materias esenciales, también reciben cursos de ebanistería y otras manualidades.

“Lo que queremos es que estos jóvenes y demás reclusos puedan superarse académicamente, y al momento que ellos terminen su condena puedan ser personas de bien”
Rosa Gudiel
Directora INP