Entre Café...

“Mi primera prédica fue a los 13 años y se llamaba La tierra de Jesús”

Nadia Girón: “Le pedí al Señor, que me diera un hombre que lo amara a Él antes que a mí”
“Mi primera prédica fue a los 13 años y se llamaba La tierra de Jesús”
La pauta para formar personas con valores es sembrar a Dios en el niño, adolescente y joven.Lilian Flores | http://www.suyapamedios.com
Madre, esposa, catedrática, predicadora y miembro de los Soldados Adoradores del Santísimo (SAS), fue Coordinadora Nacional de la Renovación Carismática Católica del periodo 2002 al 2008, dentro de todas estas ocupaciones busca los espacios para estar con su familia y dedicarle el mejor tiempo a Dios.

¿Cuál es la estrategia de formar buenos ciudadanos para el bienestar de Honduras?
La pauta para formar personas con valores es sembrar a Dios en el niño, adolescente y joven, la enseñanza y la educación no estará completa si no parte de ese ser tan maravilloso. Esa es la ventaja que tengo en mi trabajo, que puedo aprovechar cada momento para hacerles ver a mis muchachos que existe un Dios que nos ama y está siempre con nosotros.

¿Cómo es su relación con Dios?
Es todo para mí y lucho cada día contra el enemigo que como un león rugiente busca apartarme de Dios. Tengo 27 años de ser miembro de la Renovación Carismática Católica. Mi familia pasaba por un momento de crisis, con mis dos hermanos enfermos y llegó este grupo para hacer oración, ahí sentí el fuego del Espíritu Santo que se encendió en mí y me entusiasmé a pesar de que solo tenía 12 años, por eso me considero privilegiada y consentida por el Señor, porque tuve la bendición de conocerlo en la mañana de mi vida.

¿Un gran milagro que el Señor ha hecho en su vida?
El amor de Dios se ha manifestado en mi familia grandemente, mis dos hermanos padecen diabetes, mi hermana desarrolló otras enfermedades que la complicaron aún más, al casarse quedó embarazada y pese a que era de alto riesgo ella decidió llevar hasta el final su maternidad, con muchas complicaciones y sufrimientos logró tener a su hija la cual venía con un problema en un pulmón, fue una lucha grande, mis hermanos siguen con vida y la bebé ya tiene 8 años y es una niña sana. Estas maravillas han sido posible solo con fe y gracias a la cadena de oración en la que participó toda la Iglesia.

¿Ha renegado contra Dios en algún momento?
Claro que sí, sobre todo en momentos de crisis porque somos humanos y uno se pregunta por qué a mí, por qué a mi familia. Yo siento que el Señor las permite para poder encontrar el amor de Dios en esa prueba. Pero nos hemos levantado porque cundo un miembro del cuerpo sufre, todos sufren con él, pero es más grande el amor y la misericordia de Dios que nuestra flaqueza.

¿Cuándo descubre el don de predicación?
Ya sirviendo en la Renovación Carismática, me invitaron a discernir cual era el don que tenía yo, en cada reunión de evaluación y formación nos decían en que fallábamos y como debíamos mejorar. Recuerdo que mi primera prédica fue a los 13 años y se llamaba “La tierra de Jesús” y era con la Parábola del Sembrador, fue una hermosa experiencia y ahí me di cuenta que la predicación no la hace el predicador, solo somos un instrumento y quien actúa es el Espíritu Santo.

¿Cómo conoce al amor de su vida?
No tenía tiempo más que para estar en la Universidad y la Iglesia, entonces los muchachos casi no se acercaban, pero un día le dije al Señor, que me pusiera un hombre que lo amara a Él antes que a mí para que no me sirviera de piedra de tropiezo. Un día llegó un ramo de flores para mí con una dedicatoria de Óscar Menjivar, un muchacho del grupo de oración, me apoyó en todas mis actividades, anduvimos 4 años y luego nos casamos ahora tenemos 4 hijos y somos una familia misionera.

¿Cuál cree que es el mayor problema que enfrentanlas familias de hoy?
Un matrimonio puede estar muy bien económicamente, pero si le hace falta Dios están mal, hay familias que tienen a Dios de accesorio, que lo utilizan solo cuando lo necesitan, o de bombero que llega a apagar el fuego en un momento difícil, para tener un matrimonio estable Dios debe estar en el centro de nuestras vidas.

Conozca a Nadia Girón
Nació en Tegucigalpa, se graduó en la Escuela Normal Mixta, sus estudios en la carrera de Química y Farmacia no le permitieron continuar en el magisterio, sin embargo ahora es catedrática de la Universidad Católica donde también enseña a jóvenes y adultos.