Familia

Los padres permisivos forman a un “niño consumista”

Los padres permisivos forman a un “niño consumista”
Los padres de familia estimulan el afán consumista de los hijos cuando quieren agradarlos a toda costa en el menor tiempo posible, aseveran los especialistas.Rafael Plata
http://www.suyapamedios.com
Un llanto inagotable o un gran berrinche suelen ser las formas en las que un niño exige lo que quiere tener. Si no se interrumpe esta conducta a tiempo, el niño descubrirá que el chantaje y la manipulación son medios para conseguir lo que desean.
Dentro de poco, se habrá formado a un niño consumista, que no conoce el valor del dinero y tiene escasa tolerancia a que le nieguen algo.
Los infantes que no piden, sino demandan de los adultos satisfacer cualquier deseo o capricho que se cruce por su camino es un mal síntoma que en muchas ocasiones es fomentado por padres complacientes, afirman expertos en psicología

Responsabilidad Para la consejera familiar Odessa Zelaya , los padres deben predicar con el ejemplo para enseñar a los niños a ser consumidores responsables. No comprar compulsivamente sino ser reflexivos.
Zelaya dice que es importe educar al infante a valorar objetos no por el costo que tengan sino por lo que significan a nivel afectivo, es una manera de enseñar a los niños que no todo lo que importa cuesta dinero.
Otro elemento importante, es que los niños crecen e imitan ciertas actitudes de los padres. En ese sentido, si los papás realizan gastos innecesarios, los niños también lo harán. La mejor manera de evitar esto es hablar con los hijos desde edades pequeñas y mostrar el ejemplo, manifiesta.

Excesos El economista Julio Raudales, opina que una de las principales influencias que provocan el consumismo excesivo en los más pequeños de la casa, es la falta de tiempo que los padres le dedican a sus hijos, y al final la culpabilidad puede ser suplida erróneamente por regalos.
Por otra parte, manifiesta “los niños son los destinatarios preferidos del sector publicitario porque son fácilmente manipulables y, abusando del deseo de los padres de ofrecer “lo mejor” a sus hijos, mandan un continuo bombardeo de anuncios para estimular el deseo de poseer bienes… materiales de los pequeños”.

Causas La psicóloga Iris Zavala, considera que esta cultura mercantilista provoca un mayor gasto, así, cuando alimentamos al impulso de adquirir o comprar para calmar nuestra ansiedad, este impulso se hace más grande y más fuerte, menos controlable.
La especialista detalla, que plegarse a las peticiones constantes de un niño, expuesto a todo tipo de impactos publicitarios, provoca que los infantes reaccionen como “pequeños tiranos” ante el “no”. Si no tenemos un criterio claro a la hora de establecer límites, les trasladaremos nuestra falta de claridad y se aprovecharán de nuestras dudas.

“El consumismo en la infancia hace que la mente de los niños tenga un desarrollo débil y genera dificultades para tolerar una frustración”
Iris Zavala
Psicóloga

Claves
1 Instrucción
Es imprescindible enseñarles a los niños que aprecien el valor del dinero, por el esfuerzo que significa para sus padres adquirirlo. Una buena idea para que entienda este concepto es pagarle cierta cantidad a cambio de la ejecución de tareas domésticas. Hay que hacerle entender que se trata de un recurso limitado.

2 Práctica
El economista Rodulio Perdomo, recomienda como estrategia para evitar que el niño sea consumista es regalarle una alcancía para fomentar en el hábito de ahorro. También aconseja que se debe hablar con el niño sobre las metas y objetivos que alcanzan a través de la buena administración del dinero.

3 Ejemplo
Los padres de familia deben evitar dejarse llevar por la publicidad, u otros factores que no tengan nada que ver con la necesidad, a la hora de efectuar sus compras. Reutilizar los objetos de casa, donar la ropa que no se utiliza, reciclar o hacer un consumo responsable de la luz o el agua son actitudes positivas para los niños.