Actualidad

Los empresarios creen que las centrales obreras han perdido su razón de ser

En el marco del Día de Trabajo diversos sectores de la sociedad consideran que el movimiento obrero en Honduras ha sido politizado.
Los empresarios creen que las centrales obreras han perdido su razón de ser
Josué Varela
http://www.suyapamedios.com
Según miembros de la empresa privada, a pesar que gran parte de la masa laboral en Honduras está en el sector público, las organizaciones gremiales de trabajadores, que surgieron por mejorar las necesidades de los empleados a nivel nacional, perdieron su rumbo y hoy en día no cumplen con las expectativas paras que fueron creadas, dejando de un lado los intereses de la sociedad obrera y buscando sus propios beneficios.

“Sin líderes” La empresaria y ex presidenta del Consejo Hondureño de la Empresa Privada Juliette Handal, se manifestó preocupada por la actual situación en la que se encuentran algunos grupos gremiales a nivel nacional. “Me siento triste de porque conozco a muchos dirigentes sindicales, pero se ha perdido el liderazgo que tenían en un comienzo” manifestó Handal y al mismo tiempo reconoció la importancia que tiene y deben de tener los sindicatos.

Poca beligerancia Por otro lado el empresario de la costa norte Pedro Barquero, asegura que no hay una claridad en el pensamiento de los líderes sindicales. “La verdad creo que se ha perdido la beligerancia en los miembros que conforman los movimientos obreros, porque estos se ha politizado” aseguró Barquero y al mismo tiempo reconoció que a veces se dan actitudes dentro de los obreros que solo promueven solo un “caos sin un verdadero trasfondo e interés de los empleados” concluyó el empresario.

Sigue la lucha Sin embargo líderes obreros como José Luis Baquedano, manifiestos que las luchas gremiales por los derechos de los trabajadores no se detienen, y que consideran que no se debe de juzgar las causas que ellos persiguen. “A nosotros nos toca negociar los salarios de los trabajadores y no nos rendiremos en la lucha” confirmó Baquedano.

Unidad Se ha hablado de una posible unidad de todas las centrales obreras a nivel nacional, situación que el mismo Baquedano confirma pero que es un proceso lento. “Hay una decisión que nos convirtamos en una sola central unida para poder fortalecer el movimiento sindical a nivel nacional para darle más fuerza” concluyo el dirigente obrero.
En analista y doctor en economía Claudio Salgado, manifiesta que para ver el papel de las centrales trabajadoras es necesario analizar el proceso económico del país. “Vemos que las reformas que se han implementado del 2009 y 2014 en gobiernos anteriores, se ha visto que solo van en contra del obrero, básicamente es por el modelo que se ha venido siguiendo que han debilitado de manera directa a estas agrupaciones” detalló Salgado.
Miembros de centrales obreras aseguran que con la nueva ley de protección social y trabajo sea de paso al cumplimiento de los derechos de los trabajadores hondureños y que si esta se cumple a cabalidad, se podrá dar fuerza a estos grupos que luchan siempre por defender a los trabajadores.

443 organizaciones Y federaciones son las afiladas a la Organización Internacional del Trabajo y en la actualidad se han dado varios cambios en su forma de trabajar.
2 Millones De personas no cuentan con un empleo en Honduras, y justamente por la crisis económica, el reflejo del problema laboral no se da directamente por esto, sino en el subempleo.

“Estas organizaciones gremiales de trabajadores, perdieron su rumbo y hoy en día no cumplen con las expectativas paras que fueron creadas”
Pedro Barquero
Empresario

Antecedentes
El movimiento sindical en el mundo, surge a raíz de la explotación que se daba desde los diferentes escenarios laborales, dando paso a las violaciones de los derechos trabajadores, surgiendo de esta mWanera la defensa de la protección de los obreros, buscando velar por el respeto a la vida y las garantías universales. La huelga de 1954 en Honduras fue un movimiento obrero llevado a cabo en mayo, durando más de 69 días, periodo en el que se exigieron mejoras en las condiciones laborales de los trabajadores en Honduras, ya que aquí no existía una ley, ni código que rigiera sobre el trabajo, el trabajador, Etc.