Arquidiócesis

Honduras cuenta con “santos de la puerta de al lado”

Honduras cuenta con “santos de la puerta de al lado”
El llamado de la exhortación Gaudete et Exsultate del Papa Francisco, es a que desde la sencillez y del amor al prójimo, se descubra el valor de la santidad.
Oscar Josué Cerrato
http://www.suyapamedios.com
La exhortación apostólica ‘’Gaudete et Exsultate’’ ha dado mucho de que hablar, por su contenido e invitación, este documento papal se convierte en motivo de estudio pero también, de colocar las barbas en remojo ante el tipo de fe que se profesa.

Modelo Actualmente hay muchos que denotan santidad, una de ellas es María de Jesús del Cid, quien desde su vocación, ha procurado marcar huella con su fe, apegada a las obras, esto lo ha comprobado por 20 años el profesor José Luis quien de la religiosa dice: ‘’es una mujer que ha dado un testimonio de esfuerzo, lucha y visión por los jóvenes. Cuando veo sus proyectos digo: hay mucho amor en el corazón de esta mujer’’. La madre María de Jesús, fue galardonada en 2017 con la orden San Miguel Arcángel por su contribución a la sociedad y a la Iglesia con el Instituto, proyectos habitacionales, comedores y muchas otras obras que quedan en el anonimato.

Servicio Otro ejemplo de santidad, se encuentra inmerso en el municipio de Valle de Ángeles, donde a través de la atención a niños y adultos que sufren la dureza del VIH y SIDA, Laura Sánchez deja ver que la misericordia es para todos. En sus visitas con la Parroquia Santo Domingo Savio, Gabriela Díaz, ha visto que ‘’es un ejemplo de servicio y entrega total a los demás por amor. Ella es un ejemplo de santidad y cumple la frase de Santa Teresa de Calcuta: “Quien no vive para servir, no sirve para vivir”’’. Casa Zulema con más de 15 años de funcionar, es un albergue que donde los afectados con esta enfermedad, reciben conocimientos que les permitan tener una mejor adherencia a su tratamiento antirretroviral, acercándolos a grupos de auto apoyo y a Centros de Atención Integral, aumentando de esta forma su esperanza de vida, permitiéndoles del mismo modo reintegrarse familiar y socialmente.

Enamorado El Padre Patricio Larrosa, llega a Honduras en 1992 para contribuir ante las difíciles situaciones que se viven a diario, de esa manera nace Acoes, una organización sin fines de lucro y con ella, muchos proyectos que el Sacerdote ha impulsado, para dar un poco de esperanza y mejorar el modo de vida. Para Virgilio Suárez, Larrosa ha sido un padre espiritual desde la Santidad, porque ‘’nos ha hecho a nosotros copartícipes de este sueño, hemos aprendido a compartir lo que somos y lo que sabemos. En los proyectos de vida que desarrolla impulsa la formación académica como motor que genera el progreso de los pueblos’’. Ciertamente la exhortación ‘’Gaudete et Exsultate’’ es un documento muy completo en sus palabras y mensaje, la Iglesia no debe caer en la tentación de solo leerla, meditarla y olvidarla.

‘’Dejémonos estimular por los signos de santidad que el Señor nos presenta a través de los más humildes miembros de ese pueblo que participa también de la función profética de Cristo’’.
Francisco
Sumo Pontífice

Clave
1 Esperanza
Ver la prosperidad en las personas con quien se comparte, ha sido una de las virtudes de la Madre María de Jesús del Cid, misma que desde una perspectiva humana y de la fe, deberá ayudar a ver con ojos buenos todo lo que se realiza, siempre encomendado en las manos de Dios, para que Él, las lleve a buen término.

2 Donación
Una de las mayores virtudes que conduce el camino hacia la Santidad, es la entrega diaria como lo hizo Jesús, quizá no en la Cruz y dando la vida hasta el extremo, pero si como la hermana Laura, que se da y no espera nada a cambio. A ella, le encanta dar abrazos y siempre recibe con la mayor de las sonrisas.

3 Despojo
A ejemplo del Señor Jesús, dejar todo por amor es otro de los grandes escalones que llevan a ser santos. En el Padre Patricio Larrosa, se ha descubierto el poco interés que tiene por sí mismo sin que los demás, antes hayan recibido un poco de ayuda y a través de ella, el amor de Dios a manos llenas.