Editorial

Actitudes positivas

Editorial del Domingo 29 de Abril de 2018

Actitudes positivas
En Honduras existen dos cultivos que se vuelven cada vez más productivos, y que además, están incrementando su demanda a nivel mundial. Se trata de la exportación del café y del cacao.De hecho el café ha desplazado al banano como el principal producto agrícola exportable. Produce divisas en el volumen de US$ 1,300 millones, por la venta de más de diez millones de quintales anuales. Así Honduras ha llegado a convertirse en el quinto exportador de café en el mundo.
Las fincas de café está repartidas democráticamente en el país, abarcando un total de más de 125,000 familias dedicadas a este cultivo, todas las cuales han salido favorecidas con la reciente modificación del 1.5% del impuesto sobre la renta. Lo que les ayudará a hacer crecer la rentabilidad y a generar más empleos.
A lo largo de los años, a pesar del gran número de productores, han sabido organizarse creando distintas instituciones que se han ido concentrando en los distintos aspectos del negocio. Comercialización, sanidad vegetal, procesamiento del grano han sido diversos aspectos del cultivo, donde se han creado especialistas.
Como parte de esa especialización, los caficultores hondureños han podido sobrevivir a los ataques de enfermedades como la roya y la broca, pues han sido capaces de manejar las técnicas sanitarias, para prevenir y combatir dichas enfermedades.
Otro aspecto muy importante de los cultivadores hondureños, es que han buscado no conformarse con la venta del grano, sino que han incursionado en las técnicas de la formas de procesamiento para obtener una bebida exquisita, de mucho aroma y sabor.
De manera que en varias regiones de Honduras, se han establecido “escuelas de baristas” quienes son especialistas en obtener bebidas aromáticas y exquisitas, cuyos sabores son apreciados en los más exigentes mercados mundiales.
De hecho, al año anterior, un comprador japonés pagó un precio mucho más elevado que el valor de mercado, por comprar unas cuantas libras de café, procesado en la zona de El Paraíso. Fue un reconocimiento a la calidad del café hondureño, que ahora puede ser exportado, en su propio distinguido empaque, hacia cualquier mercado mundial.
Este privilegio a la excelente categoría del café hondureño, es el resultado de muchos años de trabajo solidario y tesonero de miles de cultivadores, que con actitudes positivas han sabido empeñarse conjuntamente, para convertir la exportación de un grano, en un producto elaborado, para abastecer y satisfacer mercados selectivos.
Por esa relación solidaria que ha existido entre los caficultores, durante años, causó mucha extrañeza cuando un grupo de productores de El Paraíso, se plantó en forma violenta frente al edificio del Ihcafé, pidiendo cambio en el proceso de los US$ 9 de retención por quintal, para ser utilizados en garantías de préstamos a productores.
Es un gremio exitoso, y por lo tanto, siempre se tiene que actuar con actitudes positivas, evitando que se incrusten en el seno de la organización, disensiones que produzcan un resquebrajamiento en los distintos procesos que manejan las organizaciones cafetaleras.
Afortunadamente, los miembros de la Mesa Técnica del Café han estado analizando la inconformidad manifestada por los asociados sobre retenciones y readecuaciones de deudas, y están buscando procesos sustitutivos. Se trata de un fondo de garantía que proveerá el Ejecutivo para responder por préstamos a caficultores, quitando así a los asociados la carga de las retenciones.
Es importante que la solidaridad que ha existido siempre en el gremio cafetalero logre mantenerse, pues la posición que han logrado alcanzar en el mercado mundial debe ser mantenida, para la captación de divisas y la creación de nuevos empleos.
Así como lo expresara con claridad, el Señor Jesús: “Todo es posible para aquel ….que tiene fe” .