Arquidiócesis

‘’Un sí que el mundo necesita’’

‘’Un sí que el mundo necesita’’
El proceso de escuchar y vivir sin miedo el llamado interior es el camino para discernir la vocación de sacerdocio.

Eddy Romero |
http://www.suyapamedios.com
Honduras es un país conocido por su pasión por el fútbol. La mayoría de jóvenes lo práctica y muchos sueñan con un día dedicarse a este deporte de manera profesional. Es el caso del Padre Francisco Sánchez. El actualmente es uno de los formadores del Seminario Mayor y antes de ser sacerdote, era conocido como el goleador.
“Mi deseo era ser futbolista, le pedí al Señor que me preparará esa oportunidad de jugar en un equipo de liga nacional, para ganarme así la vida; no me hizo caso el Señor, pero yo si tuve que hacerle caso a lo que él me pidió que fue el sacerdocio” dijo el presbítero sampedrano.

Oportunidad Decidirse por seguir al Señor y abandonar el proyecto de vida que tanto se ha anhelado es una de las decisiones más difíciles en la vida, sino se entienden desde la fe. Este día se conmemora el Domingo del Buen Pastor y la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, es tiempo propicio para orar por ellos.

Dificultades En el camino vocacional no todo es color de rosa, siempre hay dificultades, pero cuando Dios llama, el da los medios para atender ese llamado. Es el caso de David Henríquez Ruíz. Ingresó al Seminario pero por un problema financiero de su mamá, salió para ayudarla, con la esperanza de volver a esta casa de formación. Pasaron tres años, donde le tocó trabajar en una maquila y luego de este tiempo, tuvo la oportunidad de volver y hoy cursa su cuarto año de Teología.
“Vi cómo la gente sufre por la ausencia de Dios en sus vidas y sobre todo lo que más me dolió es que ellos saben que no tienen a Dios en sus vidas y lo necesitan y no lo quieren allí. Quiero inclinar en ese sentido mi ministerio, a la prédica en las empresas y llamar a la conversión a trabajadores que no quieren tener en sus vidas al Señor”.

“Hay que escuchar la voz de Dios, abrirle los oídos, el corazón, discernir, y vivir la vocación con alegría; no tener miedo a esa llamada del Señor, a entregar la vida”
Francisco Sánchez
Sacerdote

A %d blogueros les gusta esto: