Editorial

Vivir la santidad

Editorial del Domingo 22 de Abril de 2018

Vivir la santidad
El Papa Francisco muestra la permanente actualidad del Evangelio al comunicar a todos los fieles un mensaje muy oportuno. Mensaje que por sabido se considera cumplido, cuando la realidad no lo atestigua. Para estimular su lectura, amena y sustanciosa, en esta ocasión destacaremos algunos puntos escogidos de su contenido.Y es que constituye un imperativo leer la reciente Exhortación Apostólica “Gaudete et Exsultate” ( ¡Alégrense y muéstrense contentos”) sobre el llamado a la santidad en el mundo actual. Sabemos que todo bautizado está destinado a la santidad. Además se sabe que todo miembro incorporado a la Iglesia, debe estar dispuesto, en su respectivo ambiente, a ser misionero y poder evangelizar a quienes les rodean.
Y sin embargo, actualmente en Europa se están desacralizando templos católicos, por la disminución de Parroquias y además en una reciente encuesta en cierta ciudad europea, 50% de jóvenes consultados, manifestaron que eran ateos o agnósticos, y que no profesaban ninguna religión. Igual sucede con jóvenes hondureños que por pertenecer a grupos delictivos viven sin la presencia de Dios en sus vidas, lo cual es preciso revertir.
Son situaciones reales de abandono de la fe, que reclaman la santidad vivida en plenitud en la sociedad de hoy, como la única forma de mostrar al Cristo que entregó su vida por nuestra salvación. Manifestarlo como alguien que resucitó y vive entre nosotros. Si no se hace así, los católicos están viviendo una vida “mediocre, aguada y licuada”, estando destinados por la voluntad divina para alcanzar una vida plena y feliz.
Como lo afirma el Papa Francisco, quien al igual que San Juan Pablo II invita “no tener miedo”, “Basta dejarse guiar por el Espíritu Santo”. “Es el Espíritu Santo el que nos invade con su potencia y nos libera del egoísmo, la comodidad y el orgullo” Es preciso citar la frase del novelista León Bloy “Existe una sola tristeza, la de no ser santos”.
La santidad dependa fundamentalmente de la gracia de Dios, aunque hay cristianos que con sus actitudes parecen afirmar que la santidad depende de la voluntad humana. Pero el Papa Francisco indica:” Dios te invita a hacer lo que puedas y a pedir lo que no puedas” o como lo expresara San Agustín:” Dame lo que me pides y pídeme lo que quieras”,
Según la enseñanza de la Iglesia “No somos justificados por nuestra obras o nuestros esfuerzos, sino por la gracia del Señor que toma la iniciativa”, De manera que para vivir la santidad hay que tener en mente que “toda ley se cumple en una simple frase:
“Amarás a tu prójimo como a ti mismo”.
A la pregunta ¿Cómo se hace para ser un buen cristiano? El Papa responde con sencillez
: “Es necesario hacer, cada uno a su modo, lo que dice el Señor Jesús en el Sermón de las Bienaventuranzas”. Afirmando a continuación: “ser pobre en el corazón, eso es la santidad. Y también afirma; “saber llorar con los demás, eso es la santidad”.
El Papa define justicia como fidelidad a la voluntad de Dios, especialmente con los indefensos, por eso concluye:” buscar la justicia con hambre y sed, eso es santidad”.
“Mantener el corazón limpio de todo lo que mancha el amor, eso es santidad”
El Papa indica que “resulta importante construir la paz evangélica que no excluye a nadie sino que incluye a los extraños, a las personas difíciles y complicadas: sembrar paz a nuestro alrededor eso es santidad”.
Ser cristiano es reconocer la presencia del pobre, viendo en él a un ser humano que es igual a nosotros en dignidad, a una creatura amada infinitamente por el Padre. Por eso quien quiera glorificar a Dios con su vida, es llamado a desgastarse y cansarse viviendo las Obras de Misericordia.
Como lo afirmara el Señor Jesús; “Dichosos los limpios de corazón…porque ellos verán a Dios”.

A %d blogueros les gusta esto: