Entre Café...

“Los jóvenes son el blanco perfecto del tráfico de drogas”

Óscar Gómez, Ex director del IHADFA
“Los jóvenes son el blanco perfecto del tráfico de drogas”
De orígenes humildes pero de convicciones católicas y sociales muy fuertes, este galeno ha dedicado su vida a poder luchar contra el abuso de las drogas y otros alucinógenos.

En su paso por el Instituto Hondureño para la Prevención del Alcoholismo, Drogadicción y Farmacodependencia (IHADFA), el doctor óscar Gómez, pudo conocer más de cerca la realidad de como la juventud y la población en general, cae en las garras de los vicios, pero entendió que con la ayuda de Dios y del fomento de valores morales, se puede rescatar a la humanidad de estos flagelos.

¿Cómo fue su niñez?
Fui criado en una familia de 6 hermanos por una madre soltera en un campo bananero en Urraco Pueblo comunidad de El Progreso en el departamento de Yoro, pero a pesar de esto he visto la mano de Dios en mi vida, ya que tuvimos muchas dificultades económicas, eso sí, siempre mi madre me inculcó la oración, nunca me enseño de palabra, pero si con su ejemplo frente a una imagen de la Virgen María de rodillas, durante toda su vida hasta que falleció. Siempre nos inculcó el servicio a los demás el amor y la honradez.

¿Tuvo problemas para poderse preparar profesionalmente como médico?
Durante el colegio no, los problemas los tuve en la universidad, varias trabas, esto porque siempre fui un estudiante becado, tuve que retirarme en varias épocas de la carrera, pero pude lograr mi objetivo de graduarme como médico general, esos sí, siempre fui un joven sano, no me gustó nunca el alcohol ni las drogas, ni trasnocharme, más que todo mis problemas fueron económicos y porque tuve un hijo con una compañera que, por lo que me suspendieron la beca, y es allí donde varios sacerdotes de la parroquia Sagrado Corazón de la Miraflores, me ayudaron para poder culminar esta carrera.

¿Cómo es su vida con sus hijos?
Siempre trato de poder inculcarles valores, tanto morales como espirituales, el temor a Dios, la oración, el respeto a los mandamientos.

¿Siempre estuvo de cerca del tema de la prevención del uso de drogas y alcohol?
Siempre. En la actualidad los jóvenes y también los no tan jóvenes, se han distraído con el desorden que ofrece el mundo. El narcotráfico ha sido un seductor para que desde pequeño se use a los jóvenes para que comiencen a usar narcóticos. Es un duro trabajo que se hace desde el Instituto Hondureño para la Prevención del Alcoholismo, Drogadicción y Farmacodependencia (IHADFA) pero se necesita más apoyo para poder cumplir con los objetivos para los que fue creado. Yo trabajo en el Cuerpo de Bomberos desde hace 18 años y allí me llegan casos de jóvenes con problemas de adicciones, sobre todo al alcohol y al tabaco.

¿Ha logrado ver casos de jóvenes que se recuperan de las adicciones?
Conocí un caso de un muchacho que pudimos sacar de las calles, un estudiante de ingeniería y que estuvo en la Fuerza Aérea, lo rescatamos y lo pudimos encaminar en su vida, eso lo llena a uno de satisfacción y de emoción, porque aún hay esperanzas.

¿Qué se da más en Honduras, el tabaquismo o el alcoholismo?
El tabaquismo ocupa el primer lugar, el alcoholismo el segundo, tercer lugar la marihuana y el cuarto la cocaína, entre jóvenes de entre 15 y 30 años de edad, y ahora con las cifras que antes se decía que eran los hombres que más consumían que las mujeres, ahora los indicadores del IHADFA revelan que están parejos.

¿Qué opinión le merece el flagelo del narcotráfico?
Es complejo erradicar esta problemática, no solo aquí, sino que en todo el mundo, porque es una empresa millonaria que está fuertemente fundamentada; se puede hacer mucho pero con apoyo económico a las instituciones que luchan contra este problema, eso sí, no se deben de pensar en soluciones ilógicas como la de legalizar las drogas, nuestros sistemas sanitarios y de seguridad son demasiado débiles para poder afrontar ese tipo de propuestas.

¿Su vida en la Iglesia?
Yo siempre estuve en los grupos juveniles cuando estaba estudiando, y de igual forma sigo activo en las cosas de Dios, siempre enviando mensajes de apoyo, de aliento a través de las redes sociales, que pienso son una buena manera de evangelizar.

Conozca a Oscar Gómez
Con algunas dificultades logró graduarse como médico, y fue dentro de la Iglesia Católica en donde encontró el apoyo para poder superar situaciones adversas en la juventud. Gómez es un padre amoroso y temeroso de Dios, valores que ha inculcado en sus hijos.