Tema de la Semana

“La pena de muerte representa un fracaso, porque obliga a matar en nombre de la justicia”: Francisco

“La pena de muerte representa un fracaso, porque obliga a matar en nombre de la justicia”: Francisco
Los últimos crímenes que han estremecido a la sociedad hondureña, han vuelto a revivir el tema de la pena de muerte como una solución para la disminución de la violencia. Marco Cálix
http://www.suyapamedios.com

Apesar de que las cifras que se reportan por parte de las autoridades de seguridad sobre una reducción de los índices violentos en Honduras, estos se contrastan con las noticias que a diario se ven impresas o a través de los diferentes medios de comunicación del país.

Hechos violentos El pasado Jueves Santo se dio un lamentable hecho en donde una joven estudiante de medicina perdió la vida de manera violenta por parte de varios asaltantes que abordaron la unidad de transporte donde ella viajaba, y por negarse a ser víctima de otro crimen como la violación, recibió un impacto de bala que segó sus aspiraciones de salvar vidas.
El último caso que ha vuelto a poner las barbas en remojo de las autoridades de seguridad, es el del pequeño que perdió la vida en medio de fuego cruzado cerca de su centro de estudios en la colonia Suyapa de esta capital, hecho que se dio porque los supuestos asaltantes abrieron fuego en una unidad de transporte que pretendían asaltar, haciendo que una bala impactara en la humanidad del infante, situación que se dio y que según habitantes de la zona no hubo respuesta de las autoridades porque a pesar de las promesas de dar seguridad no había nadie para repeler el ataque.

Tema espinoso Ante todas estas situaciones y las que a diario se viven en la sociedad en donde producto de la violencia personas de todas las edades pierden la vida de manera lamentable, algunos sectores de la sociedad han traído nuevamente al debate público el tema de la implementación de la pena de muerte para estos criminales.
Esta situación para algunos analistas como el Coordinador de Transparencia y anticorrupción Centro de Promoción de Derechos Humanos (CIPRODEH) Héctor Longino Becerra, no es la solución por varias razones y una de ellas es lo que él ha calificado como “fracasadas políticas de seguridad” que implementa el gobierno.
“Esta es una idea descabellada, es decir, querer instaurar la pena de muerte en un país que adolece de mucha transparencia, donde la corrupción es el diario vivir y donde las instituciones que imparten justicia no lo hacen de manera correcta”, aseguró Becerra.

Aprobada En el mundo son al menos 58 países en los que aun la pena de muerte es legal. Entre ellos y los más cercanos al continente americano están: Estados Unidos, Barbados, Belice, Cuba, Trinidad y Tobago entre otros que se reparten entre el medio oriente, Asia, África y Oceanía.
Por otra parte al menos en 63 países y territorios han abolido la pena de muerte para todos los delitos; 16 países la ha suspendido para todos los delitos excepto los más graves, como los cometidos en tiempo de guerra; A 25 países se les puede considerar como abolicionistas de hecho: mantienen en su legislación la pena de muerte pero no han llevado a cabo ninguna ejecución en los últimos 10 años o más, esto según datos de la Universidad Mayor de San Andrés, en Bolivia.

“No es solución” El titular de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) Paulo Sérgio Pinherio, la pena de muerte no es una solución. “La pena de muerte no funciona y no disuade; el narcotráfico no ha parado a pesar de la pena de muerte, eso es un chiste, es un show, y el narcotráfico se ha de estar riendo porque no están preocupados’’ por la sentencia capital, afirmó.
Datos Según Amnistía Internacional, al menos 1,708 personas fueron ejecutadas en 18 países en varios lugares del mundo; Más de 1.000 lo fueron en China. Irán se sitúa en segundo lugar con al menos 388 ejecuciones, Irak en tercer lugar 120 y Estados Unidos en el quinto puesto 52.
En todos estos países las cifras de personas que han muerto por aplicación de las “justicias de mano dura” como son conocidas, los indicies de violencia no han bajado. Ejemplo de ello es que en Estados Unidos en solo este año se registran al menos 5 tiroteos en centros escolares y el año pasado se registró un acto violento de un individuo en Las Vegas, Nevada que disparó desde lo alto de un hotel a una multitud de personas que estaban en un concierto.
Si bien es cierto en China se registra una baja en el crimen, pero se siguen dando delitos como la trata de personas, el tráfico de drogas, falsificación de documentos, robos de piezas arqueológicas y el sicariato.

Debate nacional Finalmente abogados penalistas como Félix Ávila, consideran que es inactiva no prosperaría en Honduras porque violentaría tratados internacionales de Derechos Humanos. “Honduras es signataria de muchos convenios de respeto a la vida, es por ello que esto no debe ser siquiera tema de discusión” apuntó el abogado.

LAS CLAVES
1 Inseguridad
Ante los últimos crímenes que se han dado, sobre todo en el caso del Centro Básico Monseñor Jacobo Cáceres en la Nueva Suyapa donde un menor perdió la vida a fuego cruzado, las autoridades de FUSINA han incrementado la seguridad en los alrededores, pero algunos habitantes se quejan que esto se da, hasta que los hechos se han perpetrado.

2 Impunidad
El problema que muchos analistas consideran es que la justicia penal en Honduras es muy débil. De los crímenes del 2018 que se han perpetrado en Honduras que han sido al menos 8 y que son considerados de alto impacto en donde varias personas han perdido la vida, al menos 2 han sido judicializados, y el resto aún no se tiene respuesta.

3 Incremento
Amnistía Internacional registró 3.117 condenas a muerte en 55 países en 2017: un incremento significativo respecto al total de 2016 (1.998 condenas en 61 países). Se registraron aumentos considerables en 12 países, pero en algunos, como Tailandia, el incremento se debió al hecho de que las autoridades proporcionaron información detallada a esta agrupación.

4 Debilidad
En muchos países donde hubo condenas a muerte o ejecuciones, los procedimientos judiciales no cumplían las normas internacionales sobre juicios justos. En algunos casos, tal incumplimiento supuso la obtención de “confesiones” mediante tortura u otros malos tratos; esto sucedió, entre otros lugares, en Arabia Saudí, Bahréin, China, Corea del Norte, Irak e Irán.

5 Región
Por octavo año consecutivo, Estados Unidos fue el único país en llevar a cabo ejecuciones en la región de América, y dio muerte a 20 personas en 2017 (8 menos que en 2016). Esta fue la cifra más baja de ejecuciones registrada en un solo año desde 1991. Sólo otros tres países de la región, Barbados, Guyana y Trinidad y Tobago, impusieron condenas a muerte en 2016.
Dos países del Caribe —Antigua y Barbuda y Bahamas— conmutaron sus últimas condenas a muerte.

“No veo porque razón debe de discutirse en el Congreso Nacional nuevamente este tema, podría ser utilizada para perjudicar a la oposición o para las personas que estén en contra de las posturas del gobierno”
Héctor Longino Becerra
Analista

1.644 ejecuciones Se han dado en China desde el año 2009 a la fecha, dándole el primer lugar en el mundo como el país que más ejecuciones ha hecho.

74 presos Fueron ejecutados en Estados Unidos, con lo que se eleva ya a 432 el número total de ejecutados desde que en 1977 se volvió a implantar la pena de muerte.

OPINIÓN
Pena de muerte contraria a los mandatos de Dios
Javier Martínez, Presbítero
La llamada “pena de muerte” es un tema controversial, no solo por su intención de un pretendido valor retributivo, sino porque pone en tela de juicio la dignidad de la vida humana. Una pena de muerte, vista solo desde lo retributivo, pierde su sentido moral, ya que se sujeta a una propuesta utilitarista que no solo promueve la cultura del descarte, sino también la cultura de la muerte, por eso, no solo hablamos de un mal que descartar de la sociedad, sino de una persona, que rehabilitar, si bien es cierto, estamos de frente a una persona que ha infringido la ley, el deber moral, es buscar una justicia reconciliadora, que lleve a la inserción y restablecer la armonía perdida. La actitud de Jesús a lo largo del nuevo testamento es “repersonalizar” al que ha cometido un delito. La pena de muerte, en este sentido, es contraria al evangelio, y es una medida inhumana e injusta, ya que atenta contra la inviolabilidad de la dignidad humana, ella es un don sagrado de Dios, y el hombre por más grave que sea el delito cometido, no puede atribuirse el derecho de quitar la vida, eso sería ofender gravemente al Creador. Este argumento lo refuerza Vaticano II: “con referencia a las relaciones individuo – comunidad, el bien de la sociedad no puede imponerse aplastando al individuo, aunque se trate de un delincuente (GS n. 26). Ante este hecho el Papa FRANCISCO, nos recuerda que: “ningún hombre, ni siquiera el homicida, pierde jamás su dignidad personal” Por ello, la Iglesia siempre debe ir en busca de los alejados, de quienes por un motivo grave se han alejado de Dios, un cometido pastoral, debe llevarnos luchar por el respeto a la dignidad humana, y al derecho a la vida.