Tema de la Semana

“Me enteré que era adoptada de una manera muy despectiva”

“Me enteré que era adoptada de una manera muy despectiva”
En los últimos años en Honduras han disminuído las adopciones por la rigidez del proceso. En el 2017 fueron adoptados cerca de 50 niños.Lilian Flores
http://www.suyapamedios.com
Se desarrolló como una niña normal hasta los primeros pincelazos de razón. Con apenas 6 años de edad y con una expectación desbordante iniciaron a surgir preguntas, que a pesar de su corta edad robaban sus primeros años de vida. Todo inició cuando se preguntó: ¿por qué no me parezco a mamá?
“María” personaje al que llamaremos así, por la discreción solicitada, preguntaba hasta la saciedad por esa incomoda intranquilidad que rondaba en su cabeza constantemente, fue entonces que llegó la tan ansiada y devastadora, en su momento respuesta: “sos adoptada” , revelación curiosamente dicha por una persona alejada a su entorno familiar.
“Me quedé paralizada” fue la respuesta de “María” a FIDES luego que valientemente compartiera su encrucijada para conocer la verdad “me enteré de una forma despectiva y burlona, fue muy doloroso. Mi madre, a pesar de mi edad me lo supo explicar”.
Han pasado 39 años desde aquel día, que más allá de perjudicarle le llenaron de una alegría que contagia, es profesional, está casada, y trabaja junto a su esposo fuertemente por sacar adelante a sus tres hijos, todos biológicos. Se refiere a su mamá adoptiva como: “una mujer valiente, amorosa, decidió ser madre soltera. Siempre fue una mujer sabia, dura de carácter por las vicisitudes de la vida, pero con un corazón y un coraje de lucha por su familia”.

Estigmatizado El tema de la adopción en el país es muy sensible, al extremo que el proceso se ha estado lleno de estigmas, aunque hay que reconocer que también se ha madurado en el manejo del tema. Solo en Honduras al menos anualmente, cerca de 50 niños han sido adoptados y ya tienen un hogar donde desarrollarse sobre todo de encontrar ese afecto que alimenta más que la misma comida, que reconstruye y afianza esos espacios vacíos del corazón. Aunque es importante señalar que en los últimos años ha disminuido en un 75 por ciento, según las autoridades por las fuertes regulaciones en el tema.
En años anteriores las familias de otros países eran las que encabezaban la lista de adopciones, sin embargo en el 2017 las familias hondureñas mantienen el primer lugar. Para Mónica Hidalgo Secretaria General de la DINAF esto es favorable porque significa que el mito de que la adopción ya se está perdiendo en nuestro país, “entre los años 2015 – 2017 se dieron 156 adopciones a 140 familias, 85 hondureñas, 36 estadounidense, 11 españolas, 4 canadienses, 3 italianas y 1 francesa”.

Adopción Las etapas de este proceso son la: administrativa y judicial; los interesados piden a DINAF que les asigne un niño para adoptarlo, cuando la familia recibe la asignación solicita ante los juzgados la adopción y es el juez quien dirá si procede o no la petición. Esta institución siempre verifica que la familia solicitante sea la mejor para el niño, por eso el proceso es largo y algunas veces tedioso, esto lo hacen con el fin de evitar que los niños sean utilizados para trata de personas u otros actos ilícitos que atenten contra la dignidad del infante.

Mejorar el proceso Por su parte, la directora de la DINAF, Loli Salas, destacó la voluntad política y la apertura del Congreso Nacional, en aprobar una ley que permitirá viabilizar el proceso de adopción enmarcado en una ley específica, “este proyecto tocará diferentes códigos y leyes dentro de ellos; el Código de la Familia, de la Niñez y Adolescencia, porque hasta el momento Honduras no cuenta con un marco jurídico legal de adopción, asimismo servirá para avanzar en diferentes decisiones que el Estado ha postergado, pues hasta el momento Honduras carece de un marco jurídico legal de adopción esto ha generado que a muchos niños, niñas y adolescentes se les niegue el derecho a tener una familia”, mencionó la funcionaria.

Opiniones
Tomas Andino
COIPRODEN
• “El tema de adopción es muy delicado, hay que ponerle ojo crítico, pensando en el bienestar de los niños se debe fortalecer la institucionalidad del estado, con adecuados programas, capacitación y buen presupuesto para hacer bien el trabajo que vele por los niños que están en condición de abandono”.
Mónica Hidalgo
DINAF
• “Si un padre de familia no tiene la capacidad de criar o educar a su hijo, es mejor que lo de en adopción, pero que no lo deje tirado en cualquier lugar, este un delito penado por la ley, pero lastimosamente no todas las personas se hacen responsables de sus actos, recuerde los niños no piden venir al mundo”
Jaime Flores
Casa Alianza
• “Al morir sus padres muchos niños quedan desprotegidos, algunos pasan a la DINAF o se quedan con algún familiar, lastimosamente ya se han dado casos en que son abusados y obligados a participar en actos ilícitos, es ahí donde el Estado debe hacer que la institucionalidad que protege a la niñez funcione”.

“La adopción no es un negocio y queremos evitar que Honduras se convierta en un paraíso para la venta o tráfico de niños”.
Loli Salas. , Directora DINAF

1 Tramite
Se puede dar en adopción un niño que es declarado en abandono o que sus padres biológicos lo entreguen libremente a la DINAF, este proceso es confidencial, ni los padres adoptivos lo pueden saber.
2 Adoptados
En el año 2017, 49 niños fueron dados en adopción, en su mayoría a familias hondureñas, después de finalizar el proceso, se da seguimiento a las familias para ver en qué condición se encuentran los niños.
3 Edades
El proyecto de Ley de Adopción contempla que las edades de los niños, será entre los primeros meses de vida y 18 años, principalmente a familias que reúnan los requisitos que la nueva normativa establece.

LEY DE ADOPCIÓN
Se espera que para el primer semestre de este año, el Congreso Nacional apruebe la Ley de Adopciones que le garantice a la niñez hondureña, en condición de abandono, el derecho universal de crecer en el seno de una familia.

Opinión
La adopción, un acto de caridad
Lesby Aldana, Psicóloga
Sobre este tema surgen muchas inquietudes y estigmas que a lo largo de los años se han desmitificado como: “los niños adoptados dan muchos problemas por no conocer su historia de vida” entre otras inquietudes, las cuales la población hondureña ha ido cambiando y ha tomado conciencia, perdiendo el temor a ser padres por medio de la adopción, han comprendido que este es un acto de amor el cual se realiza para garantizar a los niños y niñas que por diversas circunstancias no pudieron permanecer con sus familias biológicas. Son muchos los niños (as) que se encuentran a la espera de una familia que esté dispuesta a abrir las puertas de su corazón y de su hogar para brindar los cuidados, atenciones y cariño de los cuales han sido privados. Se debe tener claro que son los niños quienes tienen derecho a una familia y no la familia derecho a tener un hijo, por lo que cada una de las familias solicitantes deberá estar consciente de que una vez culminado el proceso de adopción los niño (as) formarán parte de la familia sin hacer diferencia entre sus hijos biológicos si los hay o bien deberán establecer estilos de crianza para el niño (a), que sean de acuerdo a las necesidades que plantea cada uno de ellos pudiendo ser físicos, emocionales o neurológicos, para garantizarles un adecuado desarrollo. Cabe destacar que cuando los niños son adoptados en la primera infancia tienen facilidades de adaptación hacia su nueva familia, mientras que cuando la adopción se trata de niños de mayor de edad los padres deben estar preparados emocional y mentalmente para cualquiera que sea la reacción sobre la adaptación y su nuevo entorno familiar.