Editorial

Infinita misericordia

Editorial 25 de Marzo de 2018

Infinita misericordia
Hoy es un día muy especial, es ¡Domingo de Ramos!, el cual marca el inicio de la Semana Santa. Tiempo en el cual, los católicos celebran el acontecimiento donde más se refleja, el infinito amor de Dios por toda la humanidad, al entregar a su propio Hijo a su Pasión, Muerte y Resurrección, para la salvación de todos.

Este Domingo de Ramos la liturgia de la Iglesia celebra la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, aclamado como Rey y Mesías. A pesar de que en realidad va en camino de consumar su misterio pascual. Ello se confirma en la lectura sobre el cruento sacrificio de Cristo, por el evangelista sinóptico San Marcos, el cual corresponde leer este año.
Por ello se debe aprovechar esta Semana Santa, para hacer oración y meditar, sobre los acontecimientos que condujeron a la muerte de Jesús en la cruz, que culmina con su gloriosa resurrección y su triunfo definitivo sobre el pecado y la muerte.
La infinita misericordia de Dios, es el atributo que más retrata su bondad y su amor infinito por su criatura predilecta que es la persona humana. Pues siempre que exista dolor y arrepentimiento por cualquier pecado cometido, Dios está dispuesto a perdonar, y ayudar a transformar, al corazón que ha sido pecador. Todo por el sacrificio de Cristo en la cruz y por su gloriosa resurrección.
No obstante existen muchas personas que toman la Semana Santa como tiempo que se debe dedicar al turismo: viajes, playas, gastronomía, bebidas etc. Lo cual es estimulado con el ánimo de fortalecer la economía nacional, provocando un derrame monetario en las distintas instalaciones turísticas, que han sido construidas en todo el país. No obstante, aunque se pueda viajar y disfrutar de diversos sitios del país, no se deben desaprovechar las oportunidades de crecimiento espiritual que ofrece la Semana Santa a través de la Liturgia.
Lunes, martes y miércoles, durante esta Semana Santa en cualquier comunidad del país, se celebra la misa diaria, con las lecturas propias del misterio pascual, donde se lee la pasión de Cristo según el Evangelio que corresponde de acuerdo al día, y casi en todas las Iglesias existe oportunidad para la confesión sacramental. De manera que existe espacio para celebración religiosa y para actividades recreativas.
El Jueves Santo, por la mañana en todas las Diócesis se celebra, la Misa Crismal, donde el Obispo hace la bendición del Óleo de los Enfermos, del Óleo de los Catecúmenos y la consagración del Crisma. A esta misa acuden todos los sacerdotes de la propia Diócesis quienes renuevan sus promesas sacerdotales, incluyendo la obediencia fiel a su Obispo.
El Jueves Santo, por la tarde inicia el Triduo Pascual, culmen de la Semana Santa, con la Misa Vespertina de la Cena del Señor. En ella se celebra la Institución de la Eucaristía, la Institución del Sacerdocio Ministerial y el mandato del Señor sobre la caridad fraterna. Un signo visible de esta Liturgia es el lavatorio de los pies que hizo Jesús a sus apóstoles. Al terminar la Misa se traslada el Santísimo Sacramento a un Sagrario preparado de antemano, donde finaliza este día, con una devota adoración eucarística. El Viernes Santo no se celebra la Eucaristía y el altar está desnudo: sin cruz, sin candelabros y sin manteles. Además es día de abstinencia de carne y día de ayuno. Por la tarde, a las tres, se hace la Celebración de la Pasión del Señor que consta de: a) La Liturgia de la Palabra b) Oración Universal c) Adoración de la Cruz d) Sagrada Comunión. En este día según la programación parroquial se hacen, las devociones del Vía Crucis y del Santo Entierro.
El Sábado Santo durante el día la Iglesia medita sobre la Pasión y Muerte del Señor.
Por la noche, con gran concurrencia se realiza la Vigilia Pascual, que consta de las siguientes partes. a) Bendición del fuego y preparación del fuego pascual b) Procesión c) Pregón Pascual d) Liturgia de la Palabra e) Liturgia Bautismal f) Bendición del Agua Bautismal g)Renovación de las Promesas Bautismales H) Liturgia Eucarística Con la finalización de la Vigilia Pascual se comienza a vivir la alegría pascual !Cristo ha resucitado! ¡Hemos sido salvados por su muerte y su resurrección!
Como lo expresara el Señor Jesús: “Yo he venido para que tengan vida…y la tengan en abundancia”