Familia

La catedral de Santa Ana, joya gótica del siglo XX

La catedral de Santa Ana, joya gótica del siglo XX
La Iglesia alberga 28 imágenes entre las que destacan la Virgen de Guadalupe, San Roque, el Niño Jesús de Praga, San Blas y San Judas Tadeo.Janeth Lagos
http://www.suyapamedios.com
Cada templo de cualquier rincón del mundo tiene su historia, su fe, su cultura, su diversidad de imágenes que engalanan cada esquina, cada pared de una Iglesia, pero en esta oportunidad se plasma el templo y la fe de la Catedral de Santa Ana del pintoresco país centroamericano, El Salvador
Esta joya arquitectónica se erigió en el terreno de la antigua parroquia central, luego de que fue semi destruida por un rayo. Su construcción se inició en el año 1906 cuando surgió la Diócesis de Santa Ana y en el año 1913, fue consagrada. El templo cuenta con un altar de mármol y la imagen de Nuestra Señora de Santa Ana, patrona del lugar a quien se le conoce como la “Patrona de los Partos Difíciles.

Joya arquitectónica Los centenares de detalles y grabados que adornan su hermosa fachada blanca, las imponentes torres, el campanario, sus balcones, ventanas y la redentora cruz al centro de la estructura es lo que hace única a la Catedral de Santa Ana, de entre todos los templos de El Salvador.
Al hablar de este templo que está localizado en un país que cuenta con más de 6 millones de habitantes, no podemos dejar de mencionar que, El Salvador ya tendrá un santo que será canonizado posiblemente este año; se trata del Beato Monseñor Óscar Arnulfo Romero. Los fieles de esta comunidad eclesial, en Santa Ana, igual que todos los salvadoreños se enorgullecen por este santo nativo que brillara en esta joya arquitectónica.

Sacerdote salvadoreño Jorge Barahona, Sacerdote; que actualmente radica en Honduras pero que es originario de El Salvador, cuenta que tuvo el honor de estar dos años sirviendo en esta Catedral, “Ese lugar aparte de lo majestuoso que es, en la cual su belleza es incomparable, después de servir ahí pude ver esa fe y devoción que el pueblo salvadoreño le tiene a la abuela de Jesús”.
Además, el presbítero narra que una de las principales razones para visitar este templo, aparte de presenciar ese estilo neogótico, es porque ahí se puede ser parte de ese amor y paz de la mamá de María, “Desde que entra al bello lugar se siente esa dulzura y encanto del lugar”.

Aspectos importantes
1 Diseño
Posee la figura de cruz latina, con tres naves. Una central, de 22 metros de largo y 22 metros de ancho, y las naves laterales miden dos metros de largo y ocho metros de ancho. Hay cuatro confesionarios hechos de madera, así como bancas y 51 hermosas lámparas, al igual alberga 28 imágenes entre las que destacan la Virgen de Guadalupe, San Roque, el Niño Jesús de Praga, San Blas, San Judas Tadeo, entre otros. Las seis campanas que son parte de la Iglesia fueron traídas en 1949 desde los Países Bajos, en el continente europeo y están distribuidas equitativamente entre la torre norte, y sur, ambas funcionan por un sistema electrónico.

2 Hallazgo
Cuenta la leyenda que hace muchos años unos indios nativos de este país, cargaban un bulto muy pesado y decidieron descansar cuando llegaron a su lugar de destino el cual era Sihuatehuacán. Luego quisieron levantar la carga entre varias personas pero se les hizo más pesado a tal grado que intentaron varias veces, sin ningún éxito, siendo de esta manera que cuando lo abrieron, se percataron que era una bella imagen de una Virgen de ojos negros acompañada de una niña, siendo la madre de la Virgen María, abuela de Jesús. Es por ello que en el lugar donde se encontró la Virgen, fue llamado “Santa Ana”. En honor a la abuela de Jesús.

3 Testimonio
Ligia Ortiz, originaria de Santa Ana narra que Nuestra Señora de Santa Ana ha hecho muchos milagros en la vida de todas las personas que visitan su templo, en los retiros de Encuentros de Promoción Juvenil, “se coordinaron eucaristías ahí en la Catedral e iniciábamos siempre con la Misa y los encuentros siempre fueron con mucha asistencia y se tuvieron experiencias muy bonitas de la conversión de los jóvenes”. Yo soy fiel devota de Nuestra Señora Santa Ana jamás me ha desamparado ante cualquier dificultad. Y ahora que tendremos un santo que nació y murió aquí en El Salvador las oraciones serán a Santa Ana y San Romero, concluyó Ortíz.