Actualidad

“Estamos para despertar del letargo a los empresarios que cometen abusos”

Adalid Irías Coordinador de la ADECABAH
“Estamos para despertar del letargo a los empresarios que cometen abusos”
Por: Marco Cálix | http://www.suyapamedios.com

V ivió en una zona marginal sus primeros años de infancia, pero con la ayuda de su familia ha logrado superar lo duro de la vida.

Y es que Adalid Irías ha sido desde delegado de la palabra, miembro de la Legión de María, hasta convertirse en portavoz de los niños de la calle y de los pueblos indígenas. Alumno de la Escuela de Periodismo y ahora defensor de uno de los derechos más importantes que tiene la sociedad: poder tener acceso a la alimentación.

¿Cómo fue su vida desde pequeño?
Fue una infancia con altos y bajos, yo viví en las orillas de un rio mis primeros años de infancia, pero las autoridades de gobierno consideraron que las personas que vivíamos allí, no éramos del agrado del ornato de la capital, así que nos dieron la oportunidad de vivir en una zona cerca de las Ayestas y las Tres de Mayo de esta capital y desde ese entonces allí convivimos con mi actual familia.

¿Cuántos hijos tiene y como se lleva con ellos?
Tengo cuatro hijos, la mayor está estudiando psicología ya se va a graduar, el que le sigue que estudia en un colegio público y dos pequeños. Ahorita estoy asumiendo el rol de padre y madre, ya que mi esposa por cuestiones económicas le salió una oportunidad de irse a los Estados Unidos, y ella allá está, así que me toca hacer desayunos para atender a los demás hijos, mi hija se combina conmigo para hacer algunos quehaceres, y así es nuestra vida familiar. Así nos llevamos muy bien siempre dentro de los valores del respeto.

Usted es periodista ¿Cómo decide estudiar o formarse como comunicador?
Pues yo estudie educación comercial y mi mamá quería que yo estudiara contaduría pública, pero a mí siempre me atrajo esa cercanía con las personas, y yo apuntaba más a la sociología, pero en ese tiempo no estaba muy clara esa carrera, así que me incline más por el periodismo. Desde allí siempre tuve esa cercanía con las personas y de allí nace también mi interés por los derechos humanos. Yo estuve en Casa Alianza ayudando a los niños, aun algunos que conocí ahora están grandes y me ven y me dicen “profesor” aunque nunca fui profesor de ellos; igual me identifico con los pueblos indígenas y me he dedicado a ayudarles en sus denuncias.

¿Era más fácil conseguir alimentos antes que ahora?
Si bien es cierto el costo de la vida era más bajo y la gente buscaba de cualquiera manera para llevar el sustento, ahora el problema, considero yo, es que los altos índices de desempleo afectan mucho. Al menos hay más de un millón o millón y medio de personas que tienen esa fuerza de trabajo y las capacidades plenas para desempeñarse en cualquier trabajo, pero no existen las suficientes oportunidades laborales, es por eso que ahora es más complicada la vida y el costo de los alimentos o llevarlos a casa.

¿Cómo califica el trabajo que se hace por parte de la Iglesia para solventar el hambre?
La Iglesia ha jugado un papel preponderante en su preferencia con los pobres. Yo fui parte de la Legión de María y animaba con mi guitarra a los grupos juveniles de la zona donde yo vivo, y considero que las pastorales sociales son de gran importancia. Siempre escuchamos el mensaje del Cardenal Rodríguez y hace referencia a la preferencia que se debe de tener por los pobres y evitar los abusos de un capitalismo avasallante. La iglesia tiene un papel preponderante en favor de los pobres y eso debe siempre dársele la importancia.

¿Qué piensa del Papa Francisco?
El Papa Francisco ha enviado mensajes claros que siempre tomo en cuenta. No se puede negar que ahora él es directo con esa posición de poder ayudar a los más desvalidos. Es allí donde debemos centrar nuestra atención, sobre todo en siempre velar porque haya una repartición equitativa de la riqueza y justicia social.

Conozca a Adalid Irías
Un hombre que se ha dedicado a trabajar por los derechos humanos desde muy joven. De casa muy humilde pero de familia con principios bien fundamentados, el coordinador de la Asociación de Defensa de la Canasta Básica en Honduras (ADECABAH) ha emprendido campañas para, como llama él, no se juegue con la comida ni la dignidad de los pobres.