Familia

En medio de la indiferencia, deportistas hondureños logran el éxito

En medio de la indiferencia, deportistas hondureños logran el éxito
A pesar de no contar con el respaldo estatal ni de la empresa privada, decenas de atletas catrachos a base de sacrificio han puesto en alto el nombre del país. Rafael Plata
http://www.suyapamedios.com
Correr sobre una pista de tartán, nadar en una piscina olímpica, encestar una pelota en una cesta de baloncesto o anotar un gol son acciones realizadas por hombres y mujeres que optaron por practicar el deporte como estilo de vida, donde la pasión, las lágrimas, las sonrisas se entrelazan con el esfuerzo físico y la fortaleza mental.
El 14 de marzo, se celebra el Día del Deportista Hondureño, una fecha en la que se reconoce las cualidades de estos héroes sin capa que apuestan su vida en el arduo entrenamiento diario, renunciando a trabajos, estudios, la familia y en muchas ocasiones con sus escasos recursos económicos costearse las preparaciones para participar en competencias internacionales.
Pasión desde niño Una historia que ha dejado huella en la última década, es la de Miguel Ferrera, un deportista a todo terreno, que con sus triunfos en Juegos Centroamericanos y del Caribe o en Juegos Olímpicos es considerado una leyenda del deporte hondureño.
“Inicié mi carrera deportiva a los cuatro años en el deporte de la natación, pero a los siete años me enamoré del taekwondo y desde entonces no dejé de practicarlo; supe que quería competir y representar a mi país a nivel nacional e internacional a los 12 años y creo que desde ese momento adopté el ser deportista como parte fundamental de mi vida”, dice Ferrera.
Este joven recuerda que entre los logros más importantes que ha obtenido a base de esfuerzo y perseverancia destacan su primera clasificación a los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, su segunda clasificación a los juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 y las medallas de oro y plata conquistadas en juegos Centroamericanos y del Caribe.
El momento más sublime ha sido entrar al estadio Olímpico Nido de Pájaros en la ceremonia inaugural de los juegos Olímpicos de Beijing, China portando la bandera nacional y representando a cada uno de los buenos hondureños de mi país, afirma con nostalgia.

Tristeza y emoción El velocista Rolando Palacios, ganador de medallas en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en 2015 y que ha participado en dos Juegos Olímpicos, revela que “no tenemos el apoyo necesario del gobierno, el presupuesto mensual es de 30 mil lempiras y “con eso uno no puede viajar a Centroamérica a competir”. “Con nuestros propios recursos económicos financiamos muchas veces nuestros viajes de preparación o con la ayuda de familiares, aquí se invierte más en futbol que en las artes marciales, o el tenis”, señala. Por su parte Gina Sarmiento, tenista de mesa, detalla que este deporte lo practica desde que tenía 11 años, y le ha brindado muchas emociones a pesar del poco apoyo ha podido participar en competencias por la ayuda de sus padres.
“Cuando tenía diez años mis hermanos mayores ya jugaban tenis de mesa, y me encantó el movimiento de pelota cuando impactaba con la raqueta, participe en un torneo nacional con apenas 12 años y luego integré la selección menor de tenis de mesa, he ganado muchas medallas, pero lo más importante es competir y compartir en la cancha”, manifiesta Sarmiento.

“El taekwondo es mi estilo de vida y está presente en cada uno de los aspectos de mi vida, la pasión por el deporte la llevo en la sangre.
Miguel Ferrera, Deportista