Caminar

Lo esencial de la constancia

Lo esencial de la constancia
José Nelson Durón V.
Columnista
De la pluma exquisita del padre Ignacio Larrañaga: “Si el amor no se da continuamente, muere lentamente”, es fácil extrapolar que constancia es también autenticidad; afirmar por ejemplo que asentir a la palabra del Señor, que pide radicalidad en la conversión, es también aspirar a Dios. Creer es amar, conocer, acompañar y perseverar; es hacerse uno y abandonado en el otro; es amar en silencio, como aman los corazones humildes y sinceros; es, en fin, esperar, en la ansiedad confiada, el merecimiento del amado. Así se vive el amor, con atrevimiento y esperanza. Y son respondidas ciertamente la constancia y la autenticidad.
De esa relación necesidad-promesa se sirve la política para acceder al poder: el pueblo pobre oye promesas y observa las peripecias que se juegan para lograr su atención y conservar su confianza. Crean coyunturas y condiciones, cambian de color, marca, ideas, actitudes y acrobacias, y corren hasta el peligro del ridículo. La más manida promesa es la riqueza y el acceso general a bienes y alimentos, que choca de frente con la ambición de proveedores. Solo evitar el crecimiento abusivo, caprichoso y caótico de los precios sería una gran ayuda: granos, combustible, pan, “comida chatarra”, donas y muchos artículos de uso general. Aún en contra de expertos en economía aplazados en caridad y justicia, deberían controlarse libras y galones incompletos y llamar a cada quien por sus obras: roba quien desfalca, el que retuerce la ley y quien miente con provecho y se agazapa.
El Altísimo quiere hijos capaces de responderle con todo, aún con la vida de su propia descendencia; hijos capaces de desprenderse para ser raudal, de consumirse para ser luz y dejarse atropellar y abrasar para salvaguardar la dignidad y la vida de otros. Que el Señor nos lleve aparte, solos y a lo más profundo de nuestras conciencias, como hizo con Pedro, Santiago y Juan, y nos inspire caridad y sinceros deseos de conversión.

A %d blogueros les gusta esto: