Editorial

Voluntad para dialogar

Editorial del Semanario Fides del Domingo 18 de Febrero de 2018

Voluntad para dialogar
El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, ha respondido favorablemente las solicitudes formuladas por varios líderes políticos de Honduras, en el sentido que sea esa organización la encargada, de proveer los mediadores o facilitadores que dirijan diálogo, que se requiere para que Honduras salga de su actual crisis política.

Durante la semana del 5 al 10 de febrero, el Secretario General envió una misión de exploración, para conocer con certeza la realidad que se actualmente se vive en la nación. Los integrantes de dicha misión impresionaron favorablemente a todos los sectores que se entrevistaron con ellos, que afortunadamente, son todos los que tienen categoría de promotores y actores del necesario diálogo.
La semana siguiente, los miembros de la ONU que vinieron a Honduras, quienes no son políticos sino técnicos, analizarán los resultados de sus encuentros y sacaran, las claras y debidas conclusiones de su experiencia, para transmitirlas al Secretario General.
Y de esa manera determinarán la ayuda que pueden prestar al país, para un buen suceso de la realización de tan importante evento, que no tiene otro objetivo que garantizar el establecimiento de un clima de paz, y que se pueda continuar en la búsqueda del bien común de la nación.
Los partidos políticos, la sociedad civil en un gran número organizaciones y el grupo de convocantes, manifestaron su satisfacción por el desenvolvimiento de las entrevistas con los personeros de dicha misión exploratoria. Se informó que actuaron con mucho profesionalismo y que escucharon con atención a todas las delegaciones, con quienes se encontraron, requiriendo sus puntos de vista sobre la realidad nacional.
En el ambiente político hondureño, existe voluntad de dialogar y de consensuar para el fortalecimiento de la solidaridad y fraternidad entre la ciudadanía. Todos convencidos que la crisis actual va a afectar el desarrollo de la nación, y que va a golpear sobre todo a las familias más pobres y las excluidas. Lo cual es aumentar la injusticia con las grandes mayorías de la población.
El Papa Francisco es un gran convencido de las bondades del diálogo para la resolución de problemas. Él se ha expresado así: “descubriremos que abrirnos al otro no empobrece nuestra mirada. Obrar así nos hace más ricos, porque nos hace reconocer la verdad del otro, la importancia de su experiencia y lo que existe detrás de lo que dice, incluso cuando se esconde detrás de actitudes y elecciones que no compartimos”
Se ha hablado que el diálogo tiene que ser amplio e incluyente, y que debe respetarse la secuencia de un proceso de diálogo, consenso, acuerdo y reconciliación nacional. Es importante que cada uno de los acuerdos que vaya resultando se calendarice, de manera que exista una fecha definida en que quedará cumplido. De esta manera se evita que los acuerdos, a que se llegue, no sean ejecutados con posterioridad.
El gran objetivo de este diálogo debe ser la reconciliación entre los hondureños, de manera que en forma pacífica todos los ciudadanos tengan la posibilidad de construir una convivencia, fundamentada en el respeto a la dignidad de toda persona humana.
Ante la posibilidad de salir de la crisis actual por medio del diálogo, se hace obligado no seguir profundizando el odio, la intolerancia y el irrespeto entre los ciudadanos. Sino que se necesita que los líderes de los distintos partidos políticos, sean ante todo, los más interesados en construir un ambiente de consideración personal para todo ciudadano, con profunda respeto de los derechos humanos.
Es imperativo tener en cuenta que, toda confrontación, profundiza los problemas del atraso y la pobreza estructurales de la economía hondureña. De manera que los acuerdos ciudadanos de reconciliación, son camino seguro, para buscar el desarrollo nacional.
Esta Cuaresma cumplir la Palabra del Señor Jesús: “Amen a sus enemigos…hagan el bien…y presten sin esperar nada a cambio”

A %d blogueros les gusta esto: