Entre Café...

“Imparto una de las clases más importantes para la vida”

Dianne de Castellanos, una norteamericana con vocación por la juventud
“Imparto una de las clases más importantes para la vida”
Enseñó por más de 20 años el inglés y ahora se dedica a transmitir la fe, como catequista de iniciación cristiana
Manuel Cerrato | http://www.suyapamedios.com

De nacionalidad estadounidense, sus padres hijos de migrantes que llegaron a Estados Unidos de Lituanía, se casó con un médico hondureño desde hace 47 años, su vocación ha sido la educación de niños y jóvenes en un colegio salesiano y ha dedicado su vida a diversas obras de la Iglesia católica.

¿Quién es Dianne de Castellanos?
Primero hija de Dios, después soy esposa, madre, hija, hermana, profesora; todavía catequista en mi parroquia y en el colegio San Miguel, hago muchas cosas de lo que soy yo.

¿Qué figura influyo de su familia en su vida?
Mis papás siempre fueron los que me formaron, que me impulsaron de buscar de cómo hacer las cosas, siempre les dije que me fascina ser profesora siento que esa es mi vocación, catequista profesora, pero la enfermería fue una manera de conocer a mi esposo, después la deje de ser más enfermera en mí familia, cuidar a mis hijos mis nietos pero mi profesión fue ser más profesora mis papás me impulsaron a buscar y encontrar.

¿Cómo fue su adaptación para vivir aquí en Honduras?
Para mí la adaptación fue ayudada mucho por Dios porque lo que hay en común tanto en Estados Unidos y aquí es la fe. La familia de mi esposo es muy católica entregada a la Iglesia y así era mi familia en Estados Unidos.

¿Cuántos años de casada, cuántos hijos?
Cumplimos 49 años de casados con mi esposo el 4 de enero el próximo año cumplimos los 50 años. Tenemos 6 hijos dos viven en Estados Unidos, son médicos, se graduaron aquí en Honduras y se fueron a especializar. Les costó mucho y se quedaron allá y han formado sus familias. Una hija vive en Danlí, también ella participa mucho en la Iglesia allá en su parroquia y tengo tres varones que viven aquí (en Tegucigalpa), todos casados menos el menor que todavía lo tenemos en casa, tengo trece nietos desde la edad de tres meses hasta los 23 años.

¿Alguna anécdota que recuerde cuando daba clases?
Hay miles de anécdotas y cuando veo ahora exalumnos en todas partes me alegro tanto al verlos no recuerdo sus nombres pero la cara sí, he tenido grupos tan buenos y con tantas ganas de aprender y me acuerdo particularmente de un grupo que yo fui guía de ellos y fueron mis consentidos, tuve que ausentarme del colegio por algún tiempo por una enfermedad de mí mamá y cuando regrese dos meses después me recibieron con fiesta con un almuerzo en un restaurante que ellos habían organizado siempre recuerdo ese grupo en particular por el cariño que ellos me tenían.

¿Ante la situación que estamos viviendo en Honduras cómo profesora que valores necesitamos fortalecer?
Amo mucho a Honduras, mis hijos y mis nietos son hondureños, a pesar de que no todos viven acá, yo pienso que los valores de nosotros los cristianos son los valores de Jesús si amamos no debemos ser tan violentos, no podemos insultar, mentir, robar si verdaderamente seguimos a Jesús y eso trato de enseñar a los niños que tengo a mi cargo.

¿Cómo es su relación con Dios?
Él es quien me sostiene en todo momento, en toda familia hay problemas, hay enfermedades, disgustos opiniones fuertes pero si uno siente que está viviendo con Dios, que lo conoce, que lee su palabra que celebra, que vamos a misa juntos y luego en comunidad en la parroquia eso nos mantiene fuertes en la vida y en las dificultades.

¿Cuál ha sido el momento más feliz en su vida?
Tendría que ser mi matrimonio, tengo 49 años de casados, con el doctor Plutarco Castellanos, un médico con mucha vocación, por mucho tiempo le acompañe asistiéndole como enfermera, en verdad que eso me llena de orgullo y feliz por la lida familia que he formado con él.

¿Qué piensa de la figura del Cardenal Óscar Andrés Rodríguez?
Es para mí el hondureño más ejemplar que da a conocer a Honduras que trabaja constantemente para su país por su país y lo admiro mucho y ha sido inspiración para mí.

Conozca a Dianne de Castellanos
Nació en Estados Unidos, casada con el doctor Plutarco Castellanos, madre de 6 hijos, trabajo como docente impartiendo la clase de inglés y religión en el Instituto Salesiano San Miguel, catequista y dedicada a realizar obras de caridad.