Noticias

Fuertes vínculos filiales entre la “Morenita” y nuestras etnias

Fuertes vínculos filiales entre la “Morenita” y nuestras etnias
Las etnias de Honduras son el ejemplo de la inculturización del Evangelio; Ella se quiso quedar cercana a su pueblo y adoptó sus rasgos, para darles la dignidad que se merecen.

Víctor Hugo Álvarez
http://www.suyapamedios.com
Llegan procedentes de los cuatro puntos cardinales del país, muchas veces recorriendo largas distancias pero con el ferviente anhelo de visitar a la madre de los hondureños y depositar ante su imagen sus necesidades, sus sueños y esperanzas.
Otros para agradecerle los favores recibidos o el milagro de una curación, pero en todos palpita el ferviente amor filial a la morenita, considerada el alma nacional y consuelo ante el dolor, la violencia y la pobreza en que está sumido el pueblo.
Son miles que dejan sus hogares y con los ahorros de todo un año se dirigen hacia la aldea de Suyapa, ubicada al oriente de Tegucigalpa, para estar presente en las celebraciones del día de la “Morenita”.
Visten sus atuendos tradicionales, se ubican en los predios aledaños a la Basílica y ahí pernoctan desde el uno al tres de febrero.
Es una muestra inconmensurable de amor y devoción. Entran de rodillas a la Basílica, hay sonrisas y lágrimas en sus ojos, pero sobre todo un corazón palpitante de amor pues en la Virgen como señala el historiador Rolando Sierra: “Hay una identificación de nuestras culturas con la maternidad. En un país caracterizado por la pobreza, por la opresión, Ella representa el consuelo, la esperanza”.
En América Latina hay una identificación muy estrecha de las etnias con la figura de la Virgen, ella es considerada fuente de la vida: la Pachamama, y las etnias hondureñas no se sustraen de esa identificación.
Por eso, en nuestra cultura campesina la Virgen representa la madre tierra y por ello tiene un importante significado, sostiene el historiador Sierra.
En un pueblo desprotegido de toda acción estatal y sumergido en la pobreza, la falta de oportunidades, la marginalidad, la migración, la inseguridad y la violencia, la población busca la protección divina personificada en la madre de Jesús, pues ella es un referente de la identidad nacional según los historiadores y analistas.
El Papa Francisco en su encíclica Laudato Si, hace un llamado a respetar los derechos de las etnias. Muchas etnias hondureñas ven hoy soslayados esos derechos y acuden a la Virgen de Suyapa para pedir su protección ante los desalojos y la depredación de los recursos naturales en los territorios donde ancestralmente han desarrollado su vida y su cultura.