Entre Café...

Comandante Armando Flores, de carpintero a socorrista

Comandante Armando Flores, de carpintero a socorrista
“Opté por apagar incendios y auxiliar a las personas”
La Virgen representa lo máximo en mi vida,  de la mano de Dios y de ella me sacaron de una vida llena de vicios.
Rafael Plata | http://www.suyapamedios.com
Dejó el martillo, los clavos y la madera todo por apagar incendios y socorrer a personas, él es Armando Flores quien ha servicio por más de medio siglo en el Heroico y Benemérito Cuerpo de Bomberos de Honduras.

Cuando tenía siete años recorría Tegucigalpa subido en un camión de bomberos. Es un hombre nacido en las calles de Comayagüela donde aprendió el valor de la entrega y el servicio a los demás.

¿Por qué decidió ser bombero?
Antes de estar en el vientre de mi madre ya Dios tenía el destino que yo sirviera a la patria y a los conciudadanos. Para ser bombero hay que tener vocación sobre todo en el servicio y el interés hacia las demás personas. Yo siempre tuve el deseo de convertirme en bombero. Recuerdo que desde que tenía 7 años admiraba los bomberos, me gustaba verlos como cargaban, llenaban y enrollaban las mangueras. Yo era carpintero, pero opté por apagar incendios y auxiliar a personas.

¿Qué dificultades le tocó afrontar en  su carrera bomberil?
Quizás lo que más duro que me tocó enfrentar fue la cuestión de la indisciplina en los primeros años, no es lo mismo estar en la calle que estar en una institución seria, como los bomberos, entonces a veces uno recibía órdenes y nos las cumplía, en algunas ocasiones nos arrestaban y nos quitaban las salidas. Pero lo más impactante para mí fue los desastres que dejaron los huracanes Fifí y Mitch, porque el dolor y las muertes de miles de hondureños marcaron mi vida. Nuestra misión después de esas tragedias naturales consistió en buscar, desenterrar y entregar los cuerpos de los fallecidos a sus familiares, fueron momentos tristes.

¿Cuál fue su primera misión como bombero?
En el mes de noviembre de 1967 en el municipio de Namasigue, Choluteca, unas viviendas fueron arropadas por un tremendo aluvión de agua, muchas personas murieron y tuvimos que rescatar los cadáveres y salvamos a algunas familias que perdieron todas sus pertenencias en esa inundación.

¿Qué misión es la que más recuerda?
En 1968 se produjo un gran incendio cerca del Aeropuerto Toncontín, tuve que rescatar a varias personas, no hubo muertos, pero si hubo varios heridos, los socorrimos, les dimos los primeros auxilios. Fue una misión especial porque estaba muy joven no tenía experiencia y comprobé que estaba listo para ser bombero.

¿Qué significa como Comandante de Bomberos servirle a la Virgen de Suyapa?
Yo sirvo a la Virgen de Suyapa desde las década de los 90 sobre todo en el tema del orden de la feligresía y los peregrinos en las procesiones a la Basílica. Me fui enamorando de la Iglesia, y pues al final terminé como lector en las misas en la Basílica. La Virgen representa lo máximo en mi vida.

¿Cómo valora a su familia?
Mi familia es lo mejor que Dios me ha regalado, mis hijos y mi esposa me han sabido comprender en mi trabajo, saben que en muchas ocasiones tengo que ausentarme por cumplir con mi deber y el pasado 31 de enero cumplí 43 años de casado y soy padre de cuatro hijos.

¿Alguna vez aplicó sus conocimientos como bombero en su familia?
En cierta ocasión mi hija mayor tuvo convulsiones, mi esposa me dijo se nos muere la niña, yo era teniente, salté de la cama, inmediatamente al verla la ubiqué y le di respiración boca a boca, luego la llevamos al hospital y a las dos horas de estar internada la niña reaccionó, gracias a Dios la atención de los primeros auxilios que le di fue crucial para que mi hija no muriera.

¿Cómo se define Armando Flores?
Soy una persona sencilla, llena de fe y con el deseo de servir a la gente, soy muy propicio para invitar a la gente a celebrar a la Virgen de Suyapa, me considero una persona católica comprometido, Dios me sacó de una vida llena de vicios, a mí me gustaría que la gente me recordara con cariño, por mis obras y como una persona entregada a los demás.

Conozca a Armando Danilo Flores
El comandante Armando Flores nació en Comayagüela y se desempeñó como carpintero y luego trabajó en laboratorios clínicos. Comenzó su carrera en el Cuerpo de Bomberos de Honduras el 18 de abril de 1966. En la actualidad funge como instructor de bomberos.