Papa Francisco en Chile 2018

El Papa a obispos: Si el pastor anda disperso las ovejas estarán a merced de los lobos

El Papa a obispos: Si el pastor anda disperso las ovejas estarán a merced de los lobos

(ACI).- En el saludo que dirigió a los obispos de Chile, el Papa Francisco dijo a los prelados que si el pastor anda disperso, las ovejas estarán a merced de cualquier lobo.

Antes de sus palabras en la Catedral de Santiago, el Presidente de la Conferencia Episcopal de Chile y Obispo Castrense del país, Mons. Santiago Silva, dirigió unas palabras al Pontífice en las que señaló que “el caminar de la Iglesia en Chile no ha sido fácil”.

“Dificultades internas y los desafíos propios de una sociedad en evolución, que anhela ser globalizada y pluralista, nos plantea retos nunca antes afrontados”.

Mons. Silva resaltó que “como miembros de este ‘hogar’ llamado Chile, como discípulos de Jesús y como sus pastores, nuestro empeño constante es contribuir en la formación de un país más justo, fraternal, libre y respetuoso de toda persona”.

El Prelado también anunció la realización de un Congreso o Año Eucarístico Nacional que se vivirá en cada Iglesia particular a partir de marzo hasta noviembre de este año.

Al concluir sus palabras, Mons. Silva obsequió al Pontífice una cruz, a nombre de los obispos de Chile.

Por su parte, el Santo Padre afirmó que “si el pastor anda disperso, las ovejas también se dispersarán y quedarán al alcance de cualquier lobo”.

En sus palabras, el Papa exhortó a los prelados a ser cercanos con los consagrados y el clero: “Hermanos, ¡la paternidad del obispo con su presbiterio! Una paternidad que no es ni paternalismo ni abuso de autoridad. Un don a pedir. Estén cerca de sus curas al estilo de San José. Una paternidad que ayuda a crecer y a desarrollar los carismas que el Espíritu ha querido derramar en sus respectivos presbiterios”.

El Pontífice refirió que “uno de los problemas que enfrentan nuestras sociedades hoy en día es el sentimiento de orfandad, es decir, sentir que no pertenecen a nadie. Este sentir ‘postmoderno’ se puede colar en nosotros y en nuestro clero; entonces empezamos a creer que no pertenecemos a nadie, nos olvidamos de que somos parte del santo Pueblo fiel de Dios y que la Iglesia no es ni será nunca de una élite de consagrados, sacerdotes u obispos”.

Francisco reflexionó luego sobre el clericalismo, del que dijo es “una caricatura de la vocación recibida. La falta de conciencia de que la misión es de toda la Iglesia y no del cura o del obispo limita el horizonte, y lo que es peor, coarta todas las iniciativas que el Espíritu puede estar impulsando en medio nuestro”.

“Digámoslo claro, los laicos no son nuestros peones, ni nuestros empleados. No tienen que repetir como ‘loros’ lo que decimos”, aseguró y pidió velar “contra esta tentación, especialmente en los seminarios y en todo el proceso formativo”.

El Papa Francisco también saludó a Mons. Bernardino Piñera Carvallo, que este año cumplirá 60 años de obispo y es el prelado más anciano del mundo con 102 años de edad, que ha vivido cuatro sesiones del Concilio Vaticano II. “Hermosa memoria viviente”, comentó.