Actualidad Secciones

Paren el combate

Paren el combate
Honduras pasa por momentos complejos, pero es la unión de sus habitantes y el dejar a un lado las ideologías lo que se necesita para alcanzar la verdadera paz.
Honduras vivió el pasado 26 de noviembre una verdadera fiesta cívica que fue un ejemplo de democracia para todo el mundo, pero la misma se empañó con un proceso post electoral que pasó por días de saqueos, enfrentamientos, toque de queda y demasiadas dudas al momento de contar los votos, abriendo nuevamente las heridas del pasado y volviendo a dividir a la familia.

Llamado Cuando pasamos por estas crisis, caemos en el estrés, nos angustiamos, incluso podemos paralizarnos momentáneamente, porque nos encontramos ante una situación que incomoda y no nos deja pensar.
La Iglesia Católica a través de la Conferencia Episcopal de Honduras, hizo llamados previos a las elecciones y al momento en que no se dieron los resultados claros por parte del Tribunal Supremo Electoral y estallara la problemática que desestabilizo los sentidos de los hondureños, pidió nuevamente que se respetara la paz de los hondureños.

Paz En el numeral 2 de este segundo llamamiento reza: Mantener actitudes de respeto, convivencia y diálogo entre los miembros de la comunidad y superar toda forma de violencia. Por eso pedimos a todos los dirigentes de Partidos Políticos, que durante este tiempo, orienten a sus bases para que asuman una postura de respeto, de madurez ciudadana, de promoción de paz y la convivencia pacífica. A parte de esto también se ha pedido por parte del mismo Cardenal Rodríguez no fomentar el odio en entre los hermanos, porque eso no lleva nada saludable.
Por otra parte, el sociólogo Armando Orellana asegura que la crisis política puede provocar crisis en otras áreas de nuestra vida, en momentos en los que de por sí estamos agobiados. “Está comprobado que reacciones ante la crisis en si como ante la idea de una crisis que este próxima, nos afecta igual de todo punto de vista, tanto social, como emocional e incluso para nuestro desempeño como ciudadanos” expuso Orellana.
Según la sicóloga Flor Zavala actualmente estamos pasando una crisis que para mucha gente es una experiencia nueva, sin embargo nuestra actitud y nuestra forma de reaccionar depende el buscar y encontrar la solución o quedar atrapados en el dolor y los problemas que estamos viviendo, es decir que podemos quedarnos estancados en este tipo de crisis.

Proceso Zavala agregó, que las crisis sociales como las que estamos viviendo actualmente van acompañadas de las emociones que nos provocan problemas en nuestra salud, en nuestras relaciones, autoestima, imagen, capacidad para tomar las decisiones adecuadas.
Por otra parte, la licenciada Zavala ha explicado que la reconciliación es un proceso que requiere de tiempo y espacios propios así como el respeto y la dignidad humana de las víctimas. “La reconciliación es una alternativa a la liberación y la liberación no es una alternativa a la reconciliación sino un requisito previo para la misma” añadió la experta.
“Recuerden que nuestra imaginación no tiene límites y trabaja a un grado de velocidad. La realidad nunca va a la par de la imaginación” explicó. Finalmente, la licenciada Zavala nos manifiesta que puntos se deben asumir con respecto a este ambiente de tensión:

“La reconciliación es una alternativa a la liberación y la liberación no es una alternativa a la reconciliación sino un requisito previo para la misma”
Flor Zavala
Psicóloga

OPINIONES
Javier Uclés
Psiquiatra
• “Estos ambientes generan tensión y llegan hasta causar enfermedades psicológicas como estrés, depresión, intolerancia, peleas entre la familia. Estas situaciones se pueden evitar, pero los actores de esta situación que se está dando en Honduras son los llamados a buscar la paz”.

Edy Tábora
Director C-Libre
• “El respeto a los derechos humanos se ha visto violentado, pero los hondureños son un pueblo de paz que necesita de mucha concordia y respeto. No se puede dejar que la sociedad se vuelva a polarizar por cosas que después se resuelven con reuniones entre los mismos políticos.

Armando Orellana
Sociólogo
• Honduras tiene problemas estructurales como la pobreza, la falta de empleo, violencia y la migración descontrolada. Estos problemas causan crispación en la sociedad, sin embargo siempre hay una esperanza, porque los hondureños son un pueblo noble y luchador.

1 Asumir Posturas
En primer lugar, al enfrentar la crisis de cualquier tipo, es importante separar los problemas de cada aérea, es decir, utilizar una hoja de papel para cada situación o problema: situación económica, un negocio, su casa, con el jefe, en el amor incluso, en pareja y con los mismos compañeros de trabajo que se convive a diario. Una vez identificados de actúa.

2 Describir la situación
Esto se logra reconociendo únicamente los hechos; no lo califiquemos como difícil, horrible o insoportable, trata de ser lo más realista posible, es decir atento sólo a lo que nos está sucediendo en este momento. Debemos conocer si la política fue el detonante de los problemas que disparan nuestro accionar, y si es así, se deben de identificar situaciones y reconocer que en muchos casos los políticos llegan a acuerdos y al final se arreglan, pero nosotros quedamos enfrentados.

3 No preocuparse
No permitir que los pensamientos alimenten las preocupaciones; está comprobado a nivel mundial que el 75 % de las preocupaciones de la gente nunca suceden. Cuando se sienta que comienzan las preocupaciones por algo que se cree va a pasar, hay que preguntarnos ¿Qué tan probable es que suceda con la magnitud que uno se imagina?

4 Vivir el día a día
Enfrentar un día a la vez. No se debe de perder tiempo ni angustiarse pensando en el ayer o en el mañana, o en lo que está pasando, por mucho que se haga no lo vamos a cambiar; el mañana no ha llegado, si se vive en el mañana preocupándonos, se descuida el presente, que es el momento en que se puede hacer algo positivo.

5 Definir parámetros
Crear reglas en la familia donde este tipo de temas quien los puede controlar es el papá o la mamá que maneje este tipo de acción para no crear confusión en los niños y adolescentes, así es que tenemos que ser tolerantes y como adultos podemos o identificar que es una inteligencia emocional y poder trasmitirla a nuestros hijos, para evitar que no se den divisiones en casa, que es por lo general en donde más se tiene que convivir a diario.

OPINIÓN
“La familia debe ser promotora de paz”
José Antonio Chavaría
Sacerdote
La Palabra de Dios es una brújula que nos indica el camino hacia la paz, a la reconciliación, camino hacia la tranquilidad, las familias que se reúnen en torno a esta palabra encuentran en Jesús el anhelo de la esperanza y encuentran en Él precisamente una fortaleza en tiempos de dificultad, Jesús el dueño del amor y de la paz, el dueño de la esperanza, que puede llegar a las familias para llenarlos e iluminarlos con su luz. La paz es una invitación para todos, pero de manera especial a aquellas que se reúnen en torno a Jesús, viven una experiencia particular muy diferente a aquellas familias que no se reúnen en torno al Señor. Ciertamente todo aquello que atenta contra el proyecto de Dios va a limitar la paz en el corazón de cualquier persona, y cuando hay personas que no tienen paz en su corazón. Es probablemente estas personas robaran la paz hacia los demás, la invitación de la paz en el Evangelio es para todos pero ciertamente con Jesús se vive de un modo distinto cuando Jesús está allí, son familias que oran unidas se sientan a rezar el Rosario a meditar la Palabra de Dios. Y no únicamente frente a un televisor que no siempre enseña la buena nueva. Invitamos a la familia a conectarse entre sí, hoy que vivimos en la época de la conectividad, precisamente hay que conectarse con el corazón, el amor, la oración, la lectura de la palabra como hemos dicho, con Jesús y desconectarse un poco del Internet, del teléfono, del WhatsApp, del Facebook y todas esas cosas que distraen la mirada del cristianos que puedan conectarse en sus corazones de modo que orando por la misma causa el Señor escucha la voz de su oración.