Familia Secciones

“Íbamos a separarnos pero Dios cambió nuestros planes”

José Mario Membreño Valladares
“Íbamos a separarnos pero Dios cambió nuestros planes”
Dios le llamó a través de una enfermedad, para que se convirtiera y salvara su matrimonio
José Mario fue seleccionado de Honduras en el Volibol y actualmente es uno de los vicepresidentes del Grupo de Empresarios y Profesionales Católicos (Geproca). En su vida se observa como Dios sigue actuando y llamando de muchas maneras.

¿Quién es José Mario Membreño?
Es un hijo de Dios, comprometido con la Iglesia, tuve que pasar por muchos procesos complicados, perdiendo a varias personas que quería para comprender y entender el llamado de Dios.

¿Sintió que se alejó de Dios en su vida?
Cuando uno sale del colegio, me perdí en el mundo. Empecé a vivir una etapa donde pensaba más en mí, vivir una vida en el desenfreno, las salidas, la calle, los vicios. De los 17 a los 26 años anduve por el mundo haciendo cosas que no debíamos, me da vergüenza aceptarlo y decirlo pero tomando, no llegue a caer en el mundo de las drogas, estuve perdido en el mundo del alcohol, mujeres y otros vicios.

¿Cómo fue su proceso de conversión?
Conocí Geproca por Diana Sánchez. Ellos me recibieron muy bien, me sentí muy acogido, aceptado. Hice mi retiro de iniciación y tuve un encuentro fulminante con el Señor, pero hace dos meses sentí mi verdadera conversión, porque hay una situación que ha marcado mi vida. Me detectaron cáncer en un riñón, situación que me ha marcado por completo y vivirla con mi esposa y mi familia, ha sido lo que ha marcado mi corazón. En 10 años seguía cometiendo un montón de barrabasadas y un montón de situaciones que no entiendo porque las hacía. Sabía que las estaba haciendo mal, pero aun así estaba viviendo en pecado en un montón de situaciones.

¿Cómo afrontaron esta situación?
El Señor me dio otra oportunidad para cambar mi vida, cuatro días antes me senté con mi esposa ya que estábamos viviendo una etapa difícil dentro del matrimonio, tomando la decisión de tomar un mes para “tratar de vivir bien” si en ese mes no cambiaba, íbamos a tomar decisiones probablemente de separarnos y Dios cambió mis planes y fue ahí donde descubrí cuánto me ama mi esposa y Dios. Y hoy puedo decir que soy un sobreviviente y estoy libre de este mal llamado cáncer. Y ahora me siento en paz con el Señor y esto ha pasado en buen momento.