Actualidad Secciones

Los niños de Santa Clara construyen su Navidad

Los niños de Santa Clara construyen su Navidad
Con el martillo en mano y la mirada en Jesús, los niños de esta comunidad cimentan oportunidades para un mejor porvenir.
Eddy Romero
http://www.suyapamedios.com
En las faldas de la Laguna del Pedregal, se encuentra una comunidad llamada Santa Clara.

Caracterizada como muchas colonias capitalinas, por la falta de servicios básicos, la sobrepoblación y el alto índice de criminalidad. En este sitio señalado por ser el hogar de varios pandilleros, es también la morada de muchos niños que anhelan una vida mejor.

Misionero Aquí vive desde hace más de cuatro años, un franciscano costarricense, conocido como Fray Jorge de Jesús (50 años). Él pertenece al movimiento misionero nazarethano que en Honduras, tienen como espiritualidad trabajar con los más pequeños del hogar. Al abrir las puertas de un remozado templo hecho de madera, bañado de un blanco hueso y bajo el patrocinio de Santa Clara y San Francisco, aparecen de muchos rincones varias decenas de infantes que encuentran en este sitio, ya que allí es el lugar privilegiado para jugar, olvidarse de las penumbras que rigen en sus hogares y soñar con grandes cosas para su vida. “La oportunidad de ellos es venir a la capilla a cantar, jugar con nosotros y a pasar un momento bonito; en infancia y adolescencia misionera” comentó Fray Jorge.

Realidad La situación económica en este sitio es bastante precaria, muy pocos papás tienen un trabajo formal. Según el religioso “Aquí por lo general los padres se dedican a ser motoristas, ayudantes de albañilería, otros salen a vender canelas, especias a la calle, o sencillamente se buscan un solar donde ir a cortar pasto”.

Evangelizadores Uno de estos niños es Emerson Munguía. Tiene 13 años y desde hace algún tiempo colabora con el “fray” como es conocido este misionero. Emerson proviene de una familia de seis, en donde es el hermano mayor. Su papá es albañil y actualmente sólo consigue trabajo como ayudante. Su mamá se dedica a los quehaceres del hogar y la crianza de él y sus tres hermanitos. El cursa el séptimo grado en la escuela Santa Teresa y se ha vuelto un evangelizador de la infancia y adolescencia misionera.

Nacimiento Emerson es uno de los 30 niños que en estos días, están trabajando en el nacimiento de la Iglesia. Esta actividad la promueve Fray Jorge para inculcar el Evangelio en estos menores. “A mí me ha tocado pintar, lavar y armar algunas casas, no sabía colorear y desde principio de año, el fray me ha estado enseñando como se agarra una brocha y un pincel”.
Según Fray Jorge de Jesús: “Este proyecto es parte del proceso de evangelización. Hay que tener en cuenta que la mejor forma para los niños de conocer a Jesús es poderlo experimentar muy cercano a ellos, cuando uno le habla a un niño sobre el nacimiento del redentor, ellos lo pueden escuchar como una historieta o como un cuentito; sin embargo, si ellos pueden elaborar su propio nacimiento, pueden usar su imaginación de acuerdo a la experiencia propia de vida, donde se desenvuelven y tienen ese encuentro con Jesús. Allí se dan cuenta que el nacimiento de Jesús es más cercano de lo que ellos piensan. Es hoy, en sus propios hogares, en la realidad en lo que ellos se desenvuelven”.

Testimonios Una de las niñas que colabora en este proyecto es Denia Irías. Ella ya tiene 14 años y para ella “Esta experiencia ha sido muy bonita porque he aprendido cosas nuevas y lo que me ha gustado más es pintar, me he motivado para hacer mi nacimiento en la casa”.
Ella explica que “Me ha tocado formar casitas, clavarlas y darle forma, pintarla y hacerle unos pequeños diseños. Hacer una casita, sólo el formarla tarda como media hora. Ya pintarla se tarda como un día o dos, para que la pintura esté bien seca y se pueda hacer las demás decoraciones”.
Solanyi Escoto, es otra de las niñas que tiene más tiempo de trabajar con Fray Jorge. Ella comenta que “los más grandes ayudamos a Fray con los más pequeños, enseñándoles lo mismo que Fray nos ha enseñado a nosotros. De un tiempo acá yo le ayudado con los niños chiquitos para que aprendan de Jesús, también nos ha enseñado a muchos de nosotros para hacer nuestros propios nacimientos. Los cuatro años que hemos estado con Fray, hemos hechos nacimientos en nuestras casas, porque eso nos ayuda a recordar como Jesús nació en Belén y cada año también nace en nuestros corazones”.
Amada Silva, mamá de Kevin, Alejandro y Dayana de 42 años dijo que “Casi no voy a la Iglesia, sólo cuando tengo tiempo, pero el más ganoso de ir es Kevin Josué, a él le encanta ir con sus dos hermanitos, se va para donde el fray cuando le doy permiso, cuando no, se enoja conmigo. Ha aprendido bastante, cuando no estaba fray, no sabíamos de las cosas de Dios, pero ahora sí”.

“Sueño con que lleguemos a tener un comedor para darles de comer una vez al día de parte de la Iglesia y también a los adultos mayores”. Porque son juntamente los niños y los abuelos”
Fray Jorge de Jesús Religioso

OPINIONES
Emerson Munguía
Niño (13 años)
• “La misión aquí en la comunidad Santa Clara significa mucho para mí porque salimos a evangelizar a otras comunidades de la zona y también aquí nos divertimos mucho, ayudo a Fray Jorge en la misión, ahorita que está mal de la mano”.

Denia Irías
Niña (14 años)
• “Para mí la Navidad significa un tiempo de paz, alegría y armonía. También la Navidad nos recuerda el tiempo en que Jesús nació en Belén y que hoy día con día en nuestra Navidad nace también en nuestras casas, en nuestros corazones”.

Solanyi Escoto
Niña (13 años)
• “Esto nos ayuda a recordar como Jesús nació en Belén y cada año también nace en nuestros corazones. Nos hemos ido preparando para que esta Navidad también la pasemos alegres, juntos y siempre armando nuestros nacimientos”

1Valores
Las celebraciones que se realizan en Navidad son esenciales para transmitir valores como la solidaridad, la generosidad o la tolerancia. También se transmiten normas y cultura, estabilidad y el sentimiento de pertenencia a un grupo.
2Oportunidad
Los niños y sus padres tienen la oportunidad de crear espacios y momentos de diálogos. Este tiempo es propicio para las conversaciones con los niños, para que ellos puedan compartir sobre sus sentimientos, pensamientos, necesidades.
3Compartir
Cuando un niño tiene la oportunidad de realizar este tipo de prácticas piadosas como la elaboración de nacimientos, fomenta en los infantes la oportunidad de compartir con los demás. Es una oportunidad para que fomenten la amistad, la creatividad y el trabajo en equipo.

ANÁLISIS

Un estímulo emocional
Alejandro Ilovares
Psicólogo
Que un niño de bajos recursos pueda compartir en Navidad va más allá del compartir, creamos en ellos un estímulo intrínseco y extrínseco al hacerlo sentir parte de “nosotros”, desde muy pequeños, podemos enseñarles conceptos vitales para desarrollar su capacidad de autoconocimiento, saber lo que sienten como bueno o malo para ellos, e identificar cuándo son responsables de una situación y cuándo lo son los demás. Esto les ayudará a generar una buena autoestima, a desarrollar su fortaleza, su seguridad y su valía, y evitaremos también que generen sentimientos de culpa cuando no sean responsables de lo que les pase y se canaliza el estrés que pueda existir ya a su edad. Es muy probable que este tipo de niños necesiten ayuda a principios de la vida para prevenir consecuencias a nivel psicológico, desarrollo físico y educativo, si no se hace una intervención a temprana edad sería realmente muy difícil y costará mucho en una edad más avanzada. En este ámbito, los menores aumentan las posibilidades de desarrollar de adultos enfermedades como la depresión y trastornos como la ansiedad y el estrés, el cerebro de un niño es como unas esponjas y absorben los gritos, la tensión y los nervios.
Este tipo de servicio que hace la Iglesia Católica es muy importante ante estos ciudadanos que abogan para que se siga dando este tipo de prevención primaria como lo es la inclusión social, la apertura de este tipo de atención son la mejor arma para tener una niñez sana física, desarrollo de sus habilidades psicomotrices y espiritual, además transmitirles positividad, que luchen, insistan, y que nunca se den por vencido.