Personaje

Padre Reginaldo García, un apasionado por su vocación

Padre Reginaldo García, un apasionado por su vocación
“Todos los días le doy gracias al Señor por lo que soy”
Es presbítero de la Diócesis de Copán, pero actualmente colabora en la Basílica de Suyapa.
Originario de Gualcince, Lempira este presbítero es caracterizado por su humildad, su disponibilidad para servir y la cercanía que tiene con las personas, especialmente con los jóvenes. Recientemente cumplió 48 años de vida presbiteral y actualmente es uno de los colaboradores de la Basílica de Suyapa.

¿Cómo fue su juventud?
Entré a los 13 años al Seminario Menor. Saboreé el Seminario como todo un colegio, después a los 17 años me fui a estudiar filosofía a Colombia, la pase muy bien en ese ambiente colombiano, especialmente en la ciudad de Medellín y me gustaba mucho el estudio y la diversidad de relaciones que teníamos, éramos más de 500 seminaristas.

¿Qué recuerdo tiene de su mamá y su papá?
Una mujer muy hogareña, preocupada siempre para que nosotros siempre estuviéramos bien en todo sentido y que Dios fuera sobre todas las cosas. Mi padre, muy trabajador, metido no solamente como maestro, sino en el área de atender el aspecto social en diversas circunstancias.

¿La experiencia más feliz de su vida?
Ser lo que soy, sacerdote, ha sido un crecimiento continuo y he tenido la bendición desde que entre al seminario menor, que el Señor me ha colocado personas a todo nivel, obispos, sacerdotes, seglares muy amigos, que nos vamos acompañando mutuamente.

¿Cómo define a los hondureños?
Es gente maravillosa, los que no nos damos por vencido, no le tenemos miedo al trabajo, pero si necesitamos más medios, no tanto para hacer más en lo material, sino para crecer a nivel integral, tanto a nivel personal como comunitario. Tenemos personas con todas las cualidades para hacer un país próspero, pero tenemos que llenarnos del espíritu del Señor.

¿Qué le apasiona?
Mi vocación es dedicarme a las áreas sociales; como por ejemplo la política, por eso me dedique a estudiar, tanto licenciatura como doctorado en ciencias políticas y sociología. Al mismo tiempo, me gusta todo del área rural.
En eso, es todo lo que diríamos cultivos, para ir trabajando en pro de todo el aspecto ecológico.
En la actualidad,

¿Qué valores necesitamos fortalecer?
Creo que entre los valores, el valor número uno es el Señor. Hace falta conocerle más y hacer su santa voluntad, ahora y aquí; que el Reino de Dios vaya creciendo en intensidad.

¿Qué lo motivó a ser sacerdote?
Ha sido un proceso. Todos los días le doy gracias al Señor por lo que soy, le pido que me dé la gracia de ser perseverante y gracias a Dios él me ha dado esa gracia. Ya tengo 48 años y creo que seguiré todavía, si el Señor quiere, en la viña del Señor.

¿Qué han significado esos 48 años?
Felicidad, sentirse útil las 24 horas de cada día en una u otra parte, en una u otra circunstancia, con una u otra persona.

¿Tiene algún sacerdote  u obispo a quien  agradecerle?
Si, a todos de una u otra manera, de una manera especial, a Monseñor José Carranza, quien prácticamente en toda mi vida de seminario me acompañó y siempre que puedo ir a su tumba, platico y me pregunto, en esta u otra circunstancia, que haría usted monseñor. Estoy convencido que está en el cielo y que pasa intercediendo continuamente por este sacerdote que él tuvo mucho influencia en mi formación en todo sentido.

Conozca al Padre Reginaldo García
Sirvió como encargado en Dulce Nombre, Santa Rosa y San Nicolás en Copán. Trabajó con los Delegados, Emproístas, Cursillistas, Juan XIII, entre otros. Fue vicario pastoral de la Diócesis y fundó varias emisoras católicas.