Arquidiócesis

Los “apóstoles de la gente”

Los “apóstoles de la gente”
Estos servidores tienen más de cincuenta años de trabajar en el territorio hondureño, llevan la Palabra a cientos de personas, en lugares que no hay un presbítero.Josué Varela
http://www.suyapamedios.com
E n el marco de la solemnidad de Cristo Rey, los Delegados de la Palabra, celebran su día. Estos “apóstoles de la gente” llegan a los rincones más inéditos de Honduras y gracias a su acción, en muchos sitios la fe se ha mantenido. Esta iniciativa comenzó con Monseñor Marcelo Gerín, Obispo de Choluteca de ese entonces, quien les llamaba “los prelados”.

Formación Los Delegados, cuentan con su escuela de formación la cual tiene un pensum académico. Se comienza con la realidad política social del país, para luego pasar a la temática de la historia de la salvación y la parte bíblica, con introducciones al Antiguo y Nuevo Testamento. “El Delegado es un misionero, que debe de conocer de los sacramentos, de la Biblia, de la Eucaristía, reconocer a Cristo como Rey del Universo, son laicos en medio del mundo, son un referente que sacrifican su familia, su bolsillo y sus trabajos, pero confiando que Dios se encarga de lo nuestro” dijo el Padre Ovidio Rodríguez, que es uno de los formadores de estos hombres y mujeres de Dios. Alrededor de 17 mil son los hombres y mujeres, que se dedican a llevar la Palabra de Dios, dentro del territorio hondureño, quienes aseguran que no hay mejor pasión que dar el mensaje de Dios a los más necesitados.

Testigo Uno de los testimonios de esta labor de los delegados es el Padre Dennis Juárez. Él acababa de terminar su formación en el seminario y su madre cayó enferma, tuvo que detener su preparación y atender a su mamá. Pasaron 16 años y luego comenta que “Recibí una llamada de parte de un hermano que me decía que el Padre Ovidio Rodríguez me necesitaba” El Padre Dennis desde ese momento colabora con el Padre Ovidio para formar a los delegados en la Escuela de la Palabra y este trabajo pastoral le sirvió para alcanzar su meta que era el sacerdocio. “Descubrí en los Delegados de la Palabra a aquellos que el Señor nos ha encomendado, que necesitan también y han escuchado la misión de ir por todo el mundo para llevar el Evangelio. Son aquellas personas humildes, sencillas, que llegan a esas comunidades donde un sacerdote no puede llegar y la Palabra llega a través de ellos”.

OPINIONES
José Ángel Castillo
Delegado de la Palabra
• La Escuela de los Delegados de la Palabra de Dios, ha sido una experiencia muy buena ya que me ayudó a conocer más el ministerio, la Iglesia en todas sus dimensiones, han surgido muchas cosas buenas que me ayudan a caminar de fe.

Martha Leticia López
Delegada de la Palabra
• Es una oportunidad, ya que yo me retiré de los Delegados y la escuela de formación me ha ayudado a volver y crecer. Aún me falta, pero vamos aprendiendo a valorar lo que se tiene, en ser mejor persona y tener un encuentro con Dios.

Esteban Alvarado
Delegado de la Palabra
• Es una formación integral, fuerte y sencilla a la vez, pero le hace reconocer cuál es mi papel y misión. Reconozco a cada persona como hijo de Dios y me ha ayudado a fortalecer mi fe, ya que trabajo dentro y fuera de la diócesis.

“Son como esos diáconos sin estolas, que han llegado a las comunidades que por alguna razón no puede ir un consagrado.”
Dennis Juárez
Sacerdote

1Misión
Todo delegado de la Palabra de Dios, debe recordar el mandato de Jesús de ir por todo el mundo a predicar el Evangelio, Ellos constantemente salen a las periferias, y sostienen la fe en muchas comunidades que no pueden recibir la visita de un ministro ordenado. Su predicación debe ir acompañada del testimonio.
2Requisitos
Los delegados que desee ingresar a la Escuela de la Palabra, tienen que ser personas que estén bautizadas, adultas, preferiblemente casados y con una familia muy estable, con una madurez humana y física, con tres años de experiencia pastoral, ya que este diplomado está bajo la tutela de la Universidad Católica.
3Fiesta
Los delegados celebran cada año, en la Fiesta de Cristo Rey, su día. Reconocen que Cristo es el cetro de la misma vida. Cada año este grupo realiza un encuentro nacional, en donde se da a conocer las actividades y técnicas para continuar en el proceso y obra de evangelización, al que fueron llamados en su momento.