Actualidad Secciones

El voto por tradición en Honduras, una costumbre en decadencia

El voto por tradición en Honduras, una costumbre en decadencia
La mayoría de jóvenes toman su propia decisión en el ámbito político y no siempre coincide con la costumbre familiar.Lilian Floreswww.suyapamedios.com
E l proceso electoral en donde se estima que cerca de 6 millones y medio de habitantes se abocarán a las urnas para elegir al próximo gobernante y su gabinete está a pocos días. Una de las variantes que en los últimos años se ha dado al momento de ejercer el sufragio es el debilitamiento del tradicionalismo político, sobre todo en la población juvenil que analiza la propuesta de cada candidato y deja a un lado las rutinas políticas de sus familiares.

Debilitado Para el doctor en Ciencias Penales Raúl Pineda, el voto tradicional ha sido muy debilitado “vivimos en una sociedad donde los jóvenes cada vez se empoderan de mayor firmeza en sus decisiones de corte político y la masa crítica de los partidos se debilita fuertemente, se observa como en este proceso muchas personas de un partido participan en el evento electoral en planillas de otro partido, la individualidad de corte liberal ha prevalecido sobre la tradición política de votar de manera casi hereditaria por la línea política familiar”.

Política inestable Al referirse a cómo ve la política en Honduras aduce que “ha sido totalmente alejada de la visión cristiana que debe orientar la vida de todo político independientemente que tenga religión o no, entre los años 1838 y 1840 hubo 10 jefes de estado, el país ha tenido más de 100 asonadas militares, golpes de barracas, revoluciones y golpes de estado, pero el político ha llegado con la idea de que el triunfo electoral legitime una especie de derechos a disponer de las cosas del estado como si fueran propias, solo a servirse de los bienes estatales y no a servir a su comunidad y al pueblo que lo eligió”.
“Hay que reconocer que la sociedad hondureña ha sido una población perezosa, permisiva, que les ha quemado incienso a malos políticos y que la misma pobreza ha envilecido la masa lectoral, esta situación es la que ha orillado a muchas personas a no creer más en los estatales y abstenerse de ejercer el sufragio”, expresó.
Asimismo, dijo: “El fetichismo y la visión sectaria surgen de las heridas generadas por gobiernos altamente represivos tanto de un signo como de otro, pero el tiempo se ha encargado de ir diluyendo y borrando estas situaciones”.

Sistema político El analista Rodolfo Pastor, asegura que el sistema político hondureño se debilita a raíz de la crisis que sucedió del 2009, “deja de ser un estado constitucional, basado en derecho que acarreaba muchas deficiencias hasta entonces sin lugar a duda, pero que a partir de ese momento se deterioran todas las instituciones democráticas del país y la nación como un estado democrático empieza a perder esa esencia y se convierte cada vez más en un estado autoritario”.
Asimismo, reconoce que el sistema político en general está amañado “es evidente que desde hace mucho tiempo había un pacto entre el bipartidismo, por eso desde hace mucho tiempo en Honduras el sistema dejó de ser genuinamente democrático”.

El bipartidismo Es necesario luchar por una ciudadanía que reclame sus derechos y que cumpla sus deberes, con una visión cristiana de la política, no se debe ver al elector como un objeto, sino como una persona que tiene las mismas condiciones humanas y espirituales que cualquier político y reconocer que la política da muchos beneficios; uno de ellos es la satisfacción de haber servido a sus compatriotas.
Al referirse al bipartidismo el doctor Pineda, manifestó: “este goza de muy buen salud, algunos pensaron que el bipartidismo iba a terminar, pero lo que hay ahora es una división de algunos partidos políticos que seguramente al final del evento electoral se puede fortalecer, es un avance que el bipartidismo esté empezando a cambiar con una tercera fuerza política porque la corrupción ha sido una cuestión de gobernabilidad”.

Romper la tradición La población en general tiene que tomar conciencia de las transformaciones en el sistema de la política tradicional, el analista Pastor asegura que “la ignorancia y la falta de educación en términos políticos es parte de la estrategia que utilizan los grupos de poder para que no se les cuestione su autoridad y dominio. Es necesario que el pueblo se eduque y cobre conciencia de su poder, de que el pueblo es el soberano y que los que están en el poder es para servirles y rendirles cuentas a ellos, solo así nos convertimos en una sociedad más democrática y más justa, porque ya es tiempo que Honduras sea una nación libre, sin ataduras”.

“Ante la realidad que vive el país, inteligentemente dicen falta mucho que hacer, pero la solución no es seguir en el gobierno, es buscar asesoría de expertos”
Raúl Pineda
Doctor en Ciencias Penales

Opiniones
Joselyn Manzanares
Capitalina
• El voto es decisión personal, cada quien elige a su candidato según las cualidades que le ve, yo no me dejo llevar por las costumbres de mi familia, no podemos seguir apoyando a las personas que no tienen buenas propuestas, tenemos que cambiar de mentalidad.

Nelson Villanueva
Capitalino
• Yo siempre he seguido la tradición de mi familia en cuanto a la política, pero la juventud de ahora analiza más el voto, ellos ven las capacidades de los candidatos y la verdad eso es bueno porque tienen criterio propio y toman sus propias decisiones.

Ruth Sevilla
Capitalina
• Mi familia tiene su postura ante un partido político, sin embargo no siempre votan por él, ya que votan por el candidato que tiene mejores propuestas, tenemos que salir del esquema tradicionalista en el que estamos metidos y buscar algo mejor para el país.

Canoto Bautista
Capitalino
• Yo sigo mi línea política, es algo que viene desde mi bisabuelos, pero cada quien es libre de votar por el candidato que llene sus expectativas, en el caso de mis hijos se han inclinado por el partido que yo sigo, para continuar con la tradición política.

1 Voto por conciencia
Efectivamente hay un cambio en la mentalidad de muchas personas que ya no se dejan llevar por la tradición si no por la propuesta de los candidatos de los partidos políticos, en su momento existió un sistema bipartidista y era lógico que a través del tiempo la gente se identificara con una de estas dos fuerzas y que se formara ese arraigo a nivel de familias.

2 Desigualdad
En Honduras hay una desigualdad profunda más del 60% de la población vive bajo la pobreza, esta triste realidad se da porque la riqueza del país se concentra solo en los grupos que tienen el dominio, y se olvidan de quienes verdaderamente lo necesitan y que gracias al apoyo de ellos están en el poder.

3 Consenso
Los actuales candidatos a la presidencia deben sentarse para llegar a un acuerdo que permita creer que el resultado de las elecciones va a ser transparente y que después se pongan de acuerdo en cómo resolver el problema del desempleo, la falta de oportunidades y la violencia que agobia al país, y que cada día genera inconformidad en la población.

4El pueblo
Es necesario que las clases políticas entiendan que el soberano es el pueblo y que son la mayoría los que tienen el derecho a decidir para donde van, cuando haya una verdadera conciencia de esto ahí se hará una auténtica democracia.

5 Una realidad
Debido al desarrollado de la política Honduras se denomina como una sociedad pobre y violenta, la inversión extranjera se ha disminuido en los últimos tres años y sobre esto los líderes políticos deben hacer una alianza estratégica.

“Los partidos bipartidistas adolecen de muchos vicios que han acumulado en el transcurso de los años, eso ya no puede seguir así, es necesario un cambio”
Rodolfo Pastor
Analista político.

RESEÑA
Proceso histórico
Segisfredo Infante
Historiador
La vida republicana de los países de América Central, comienza con la Constitución de Cádiz de 1812; con la Independencia política del quince de septiembre de 1821; con el “Decreto de Independencia Absoluta de las Provincias Unidas del Centro de América”, legislado el primero de julio de 1823; con la aprobación de la Constitución Federal en 1824; y con el primer proceso electoral en que el estadista hondureño don José Cecilio del Valle gana las elecciones presidenciales mediante una especie de mayoría absoluta, cuyo resultado fue boicoteado, anticipadamente, por la alianza del salvadoreño Manuel José de Arce y los dirigentes de la poderosa familia Aycinena de Guatemala.
En el zigzagueante proceso independentista es absurdo hablar de partidos políticos organizados, se les llame “liberales” o “conservadores”, en tanto que los mismos se estructuraron durante el último cuarto del siglo diecinueve. En Honduras, particularmente, el partido Liberal se organizó, por primera vez, en 1891. Simultáneamente surgió el Partido Progresista, que aparentemente ganó las elecciones de aquel momento, y que luego se extinguió al usufructuar el poder. Para finales del siglo diecinueve y comienzos del veinte, el partido Liberal se subdivide en una serie de facciones internas enfrentadas por la vía del fenómeno de las “montoneras”. A finales de 1918 y comienzos de 1919, surge por primera vez el partido Nacional organizado. Desde entonces hemos venido observando procesos electorales en donde se conjugan los tradicionalismos y los reformismos en forma simultánea, tanto hacia adentro como hacia afuera de los partidos. En fechas recientes hemos observado el fenómeno de la confrontación política estéril y de la ideología del odio que arrastra y perjudica a todos los sectores hondureños.