Actualidad Secciones

El duelo: un proceso difícil del ser humano

El duelo: un proceso difícil del ser humano
Óscar Josué Cerrato
http://www.suyapamedios.com
Las situaciones de vida como el trabajo, las labores del hogar y la obtención de bienes materiales nos orillan a vivir en un espejismo, lleno de una ‘’vejez que parece no llegar’’, con bienes que se creen, no acaban y de apegos que no dejan la libertad de una vida plena.

Pérdida inesperada La vida es frágil y la voluntad de Dios se manifiesta con hechos que no se entienden; así lo comprendió Yeny López de Barahona al recibir la noticia del asesinato de su esposo, ‘’yo debía esperar a mi amado, quien llegaba de Choluteca para celebrar veinte años de matrimonio, pero ese momento no llegó; las horas y días pasaban y la angustia era más fuerte, yo me desesperaba y hasta quería salir corriendo. Doce días después lo localizaron y en ese momento el padre Víctor Ruíz llegó para darme la peor noticia con las palabras más hermosas: Jeovany, está en los brazos de Dios Padre. Gracias al acompañamiento del padre Víctor y del padre Hermer Sorto, este último invitándola a servir en las comunidades y así, enamorarse más de Dios. ‘’Con Dios y la Virgencita: puedo y quiero vivir amando los planes de Dios’’. Según el psicólogo Asdrubal Henríquez se debe dar tiempo a la herida, aunque van quedando cicatrices que no deben pasar a una depresión.

Sin poder asimilar Doris García, sufrió un dolor similar al de la Virgen María: ‘’Perder a su hijo’’. Junto a esposo e hija caminan en la oración y la palabra de Dios, elementos que son bastión para afrontar uno de los momentos más duros. ‘’Faltaban dos meses cuando supimos de las complicaciones y desde ese momento, mi vida tuvo un retiro espiritual diario; oraba cuanto más podía agradecí a Dios por todo y entregue al Señor nuestras vidas’’ prosiguió afirmando que: ‘’nos ayuda la oración diaria con mi esposo e hija, quien a pesar de su corta edad comprendió que su hermano está con su otra familia del cielo’’. García tiene la certeza de ‘’orar y aceptar que está en un mejor lugar y que su felicidad es completa; lo pienso y amor, pero desde el amor mi Diego José está viviendo la felicidad eterna’’. En la opinión del psicólogo Henríquez, será importante dar límite al dolor dando tiempo definido para el duelo y concluido este, tomar una nueva postura para salir adelante.

Cuando un amigo se va El duelo también puede vivirse por un amigo que parte, es el caso de Leyla Galindo quien perdió a su mejor amiga Estephanie Alvarado; ‘’los días pasaron y poco a poco fui adaptándome a la idea que ella ya no está, no tenerla conmigo físicamente es realmente duro, especialmente cuando estamos trabajando en algún servicio pastoral. Oro por su alma porque el duelo tiene etapas, la verdad no se en cual esto, pero sé que guardo en mi corazón todos sus recuerdos y que algún día la volveré a abrazar’’. ‘’Cuando hay lazos afectivos en los que se han unido esfuerzos, se honra al que partió mejorando lo que en su momento llegó a emprender; fomentar con más ímpetu lo que en amistad se construyó ya que persona vivirá en esos actos; afirmó el experto en psicología en este aspecto del duelo.
Según la Organización Mundial de la Salud, es usual en personas que han sufrido una pérdida de un ser querido, presentar síntomas con el diagnóstico de depresión. Sin embargo, la realidad ha demostrado que no es tan frecuente en la reacción de duelo el establecimiento de un trastorno depresivo. Henríquez profundiza en que ‘’el duelo es una etapa dolorosa en la que no podemos caer en la depresión ni dejar que nuestra familia o amigos se depriman, de ser así tendremos una sociedad deprimida y triste. Los que somos cristianos tenemos la esperanza de que hay una vida mejor’’.

1Oración El duelo por la muerte se dirige bien con momentos intensos de oración personal y en familia, rogando por el que ha partido y por los que lloran desconsolados, sin poder comprender los designios de Dios.

2Soledad El estar solos en los momentos posteriores a la muerte de un familiar o amigo puede causar una depresión profunda y un alejamiento de la fe. Orillando reproches hacia Dios, culpándose por situaciones y lamentando lo no hecho.

3Recuerdo Para vivir un duelo de cierta manera ‘’sano’’ es traer a la memoria los momentos más gratos vividos con la persona que falleció, su compañía en situaciones de vital importancia. Eso libera la mente y sobre todo, el alma.

OPINIONES
Asdrubal Henríquez Psicólogo (50 Años)
• “‘Ante la pérdida de un familiar, es importante dar tiempo a que la herida sane; Es necesario dar un límite al dolor. La mejor forma de que el recuerdo viva es honrar su memoria con actos que esta persona inició’’.

Lyana Argüello
Teléfono de la Esperanza
• “En el duelo se presentan distintas etapas como la negación, enojo, la ira o la culpa, entre otras. El duelo es recordarle con ternura y sentir que el tiempo que se compartió con esa persona fue un regalo’’.

Heber Noé Espinal Sacerdote
• “El duelo es una realidad que nos ayuda a tomar conciencia de que somos seres finitos. Hemos de afrontar esta situación con fe, que fortalece, con esperanza que abre horizontes y sacando provecho de la solidaridad’’.

‘’Soy una mujer felizmente agradecida con Dios, con la Virgencita; puedo y quiero vivir amando los planes y la voluntad del Señor’’
Yeny López de Barahona
Servidora Basílica de Suyapa

Dato
Cementerios abarrotados
Con el afán de no descuidar la sepultura de un familiar o amigo, cada 02 de noviembre en la conmemoración de los fieles difuntos los campos santos del país lucen con una concurrencia de más del 70% que en los días normales; solamente se acercan a esta cifra las visitas que realizan los dolientes para el día de la madre y en la época navideña.