Editorial

Editorial del Domingo 22 de Octubre de 2017

Una campaña singular
La actual campaña electoral, por sus características, está resultando bastante diferente a las que se han realizado en el pasado. Un aspecto muy especial es la atenuada propaganda que se está utilizando. En el sentido de que no resultan ser tan estridentes los anuncios publicitarios, ni se siente la saturación de la publicidad política en los distintos medios.Existen quienes afirman que ello es fruto de la “Ley de Política Limpia” que fue emitida por el Congreso Nacional a sugerencia de la sociedad civil, así como la misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad (Maccih). Todos ellos con el propósito de garantizar que dinero “sucio” provenientes del narcotráfico y otras modalidades de la delincuencia organizada, no fuera utilizado en la campaña. Pues quienes proveen este tipo de fondos, después los cobran pidiendo favores deshonestos a las autoridades.
Por ello, a diferencia de campañas anteriores, en las que los partidos políticos y sus varios candidatos aturdían a los electores de estridente propaganda. Ahora la propaganda política es más moderada, de forma que los spots publicitarios tanto en la televisión, como en las radioemisoras, no utilizan el efecto de la repetición exagerada.
Y es que la “Ley de Política Limpia” será aplicada con seriedad y rigor. Por lo cual han sido seleccionados por concurso, los comisionados de la Unidad de Política Limpia, quienes ya han redactado los reglamentos necesarios para la aplicación de la Ley. También los comisionados tienen definido el esquema organizativo para realizar todas las actividades precisas, para la revisión de las fuentes de financiamiento de los gastos de partidos y candidatos. Y tienen el presupuesto necesario para contratar a los auditores que fuere necesario, mediante un concurso abierto a los profesionales de esta rama que deseen participar.Y en los actuales momentos, tanto las organizaciones políticas, como los candidatos que están haciendo campaña se han inscrito, ante la Unidad de Política Limpia, en el plazo estipulado en la Ley. No obstante, para publicitarse los partidos políticos, y sus candidatos a presidentes de la república, se han esmerado en presentar sus planes de gobierno, y se concentran en la explicitación de sus distintos elementos, con los cuales consideran apropiado atacar los problemas que afectan el bienestar de la mayoría del pueblo hondureño.
Los distintos planes de gobierno, puestos a consideración de los electores, constituyen una guía para calibrar la capacidad y la visión que tiene, cada uno de ellos, para asumir el cargo público al cual están optando,
Es necesario recordar que existen serios problemas de pobreza y exclusión de amplios grupos de la población. Y que estos problemas son el resultado acumulado de situaciones de aspectos negativos en lo político, social y económico, que vienen desde el siglo pasado, por priorizar intereses particulares sobre el interés comunitario.
De manera que en el ámbito regional, Honduras es el país con mayores niveles de pobreza, así como posiblemente el que tiene la calidad educativa más deficiente, lo cual resulta urgente revertir a la mayor brevedad posible.
De ahí que se hace necesario saber escoger el candidato más capaz para dirigir los destinos de la nación. Aquel que asuma el compromiso de desempeñar su función con decisión, dedicación y responsabilidad; que tenga la posibilidad de concertar con todos los sectores de la población para gestar proyectos prioritarios y así mejorar las condiciones de vida de las grandes mayorías poblacionales.
Seleccionar el candidato que solo tenga como principio de su trabajo público, el respeto a la inviolable dignidad de la persona humana y que toda su labor sea encaminada al logro del bien común. Recordemos las Palabras del Señor Jesús: “Busquen primero el Reino de Dios y su Justicia….lo demás vendrá por añadidura”.