“A Dios lo que es de Dios”

“A Dios lo que es de Dios” Tony Salinas Avery Sacerdote En este domingo la astuta pregunta de los fariseos, movimiento “progresista” judío unido esta vez con el partido reaccionario de los “herodianos”, trata de hacer caer a Jesús en una trampa: o la crítica a la autoridad del César Augusto con obvias consecuencias político-judiciales, o la crítica a la ley de Dios igualmente con obvias consecuencias religioso-sociales.

La extraordinaria solución de Jesús es, en cambio el vuelco, radical del nudo con que los adversarios estaban estrechándolo. Se trata prácticamente de una lección “escenificada” a través de un símbolo que es la moneda y de una declaración conclusiva que es: “Dad, pues, al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”, dejando claro su posición que está rica de la sabiduría que le era muy propia como Hijo de Dios.
Jesús se presenta como un ciudadano respetuoso de las leyes que regulan la convivencia civil, Él inserta la justicia social dentro de su discurso moral. Pero al mismo tiempo un celoso observante de los mandamientos de Dios. Y, desde este último señalamiento al preguntar por la imagen que estaba en la moneda, hace pensar que si la imagen acuñada es la del César, hay que darle al César lo que le pertenece
Con la respuesta de Jesús, su sabiduría ilustra el camino de todo discípulo, que debe ser en cuanto ciudadano de este mundo honesto y cabal con los compromisos civiles y, a la vez como ciudadano del cielo, cuya impronta está en su más profunda realidad de criatura, responsable en sus deberes y compromisos de amor con aquél de quien es su imagen: Dios. El texto evangélico de hoy pone a consideración la necesidad de vivir los empeños que solicita la propia realidad social, sin olvidar que junto a esos empeños, está un deber de “hijos de Dios”, que está por encima incluso de cualquier realidad temporal. Sin olvidar los de aquí abajo, como dice san Pablo, hay “que aspirar a los bienes del cielo”. Y, aunque esta célebre expresión de Jesús ha pasado de generación en generación en la boca de todos, todavía hoy su gran contenido no ha calado en la profundidad de la conciencia de la mayoría de los ciudadanos de este mundo.

A %d blogueros les gusta esto: