Actualidad Secciones

Los sacerdotes trinitarios llevan esperanza a los pobres en La Nueva Capital

Los sacerdotes trinitarios llevan esperanza a los pobres en La Nueva Capital
Desde 2010 llegan a Honduras, para trabajar con pandillas y en los barrios más pobres y así promover una cultura de paz, seguridad y bienestar social.Josué Varela
http://www.suyapamedios.com
En el extremo oeste de Comayagüela, ciudad gemela de Tegucigalpa se divisa un cerro, al que César Castellanos, el extinto alcalde le nombraba “La Nueva Capital”. El edil capitalino soñaba grandes obras para este sector, según relatan los pobladores. Al morir este político en un accidente aéreo, los habitantes de este sector decidieron dejar ese nombre. Hoy en día esta zona, se conoce como uno de los sectores más vulnerables e inseguros de la capital hondureña, mismo que enfrenta grandes desafíos sociales y culturales.

Esperanza Actualmente viven en este sector alrededor de 50 mil personas, en las diferentes colonias que se han formado con el pasar de los años. Durante todo ese tiempo fueron atendidos espiritualmente por los padres de la parroquia Reina de la Paz que en ese momento era cuasi parroquia y tenía su sede en la colonia Ramón Amaya Amador. En 2014, se nombra a Fray Alexis Zúniga, un sacerdote hondureño de la Orden de la Santísima Trinidad para este sector. Su congregación no tenía presencia en el país. Él llega como misionero, con la intención de trabajar con los jóvenes pandilleros. “Soy el primero que llegó a esta zona en busca de trabajar con jóvenes en pandillas, después de entrevistarme con el Cardenal Óscar Andrés Rodríguez y de contar con la bendición de Monseñor Juan José Pineda, emprendo este camino, buscando desde el 2011 proyectos para ayudar en esta área. Actualmente ya somos dos trinitarios en servicio, en enero de este año se nombró al padre César Muñoz, de origen Salvadoreño, ya estamos consagrados para llevar esperanza a este sector que se desangra en la pobreza”, detalló el padre Zúniga que hoy en día, funge como encargado de la cuasi parroquia Santísima Trinidad.

Paz Uno de los proyectos sociales que se realizan en este sector es conocido como el de la cultura de paz, con esto, se busca acompañar a familias en riesgo social, conociendo que La Nueva Capital, es un sector en donde imperan grupos organizados que se dedican a realizar actividades ilícitas, exponiendo a la trata y abuso tanto psicológico como sexual de los jóvenes y niños que habitan en este sector. De igual manera esta colonia que es de las más pobladas en la capital, impera el hambre y la desnutrición. “Al decir que estamos en medio de tristes realidades, podemos decir que aquí hay niños que solo se pueden alimentar una vez al día, nos podemos encontrar hogares con más de seis niños, en una casita pequeña más su papá y su mamá y todos llegan a dormir en una misma cama, otra de las realidades que se palpan en el lugar es la falta de trabajo.
Otra de las situaciones difíciles es la dificultad de acceso por el estado de las carreteras, situación que repercute también en la educación de los jóvenes que deseen estudiar ya que las universidades están retiradas”, afirmó Aníbal Martínez, promotor de este proyecto en la comunidad.

Olvido A pesar de ser uno de los sectores con mayor población, estos aseguran que se encuentran en el olvido por los gobernantes que han pasado e igual por lo que se encargan de dirigir políticamente el territorio hondureño. Pero la comunidad de la Santísima Trinidad, quien llegó hace años para promover una cultura de paz y contrarrestar acciones de pobreza, inseguridad, violencia, maltrato y hambre, se dedica cada día imprimir el sello de la labor social, cultural y religiosa, quienes manifiestan que tienen apoyo tanto nacional como internacional, a esta acción se suma la Pastoral Social Caritas Honduras, trabajando más de dos años con vecinos de este sector.
“Aquí La Nueva Capital, es una tierra de misión, hay mucho trabajo por hacer y desde Cáritas Honduras, trabajamos con el componente cultura de paz, con los tres factores que tiene la sociedad; la niñez, la juventud y la familia. Para cada uno de estos actores tenemos componentes especiales y diferentes programas que ayudan en la formación como en lo social, para que ellos vayan siendo involucrados dentro de la misma sociedad hondureña. Tenemos jóvenes que se preparan para llegar y formar a otros jóvenes en riego social. En el caso de los niños les brindamos un espacio donde ellos mismos identifican la realidad en donde viven, ellos mismos van promoviendo soluciones, dando paso así a familias que trabajan por la paz, aprendiendo a combatir la violencia, como edificar el núcleo familiar, educando en valores, educación sexual y una unificación para darle frente a este ambiente” comentó Carlos Ordoñez, miembro del componente familia de Cáritas Honduras.

Colaboradoras A los trabajos que realizan los misioneros Trinitarios, se suman las Misioneras de Cristo Maestro, congregación de religiosas colombianas que habitan en este sector capitalino y que tienen como misión dimensionar niños y jóvenes en medio de la sociedad, para romper cadenas de vicios, corrupción, discriminación social, violencia intrafamiliar, potenciando y educar con valores morales y espirituales.
“Con los padres trinitarios, hacemos un equipo de misioneros, que respondemos a las necesidades que tiene la comunidad, pues compartimos el mismo carisma que es responder a las necesidades de los más marginados, empobrecidos, de los niños de alto riesgo físico y moral. Con esto abarcamos el ir donde nadie quiere ir a evangelizar, que eso nos idéntica como misioneros que somos y con sacerdotes, compartimos ese don, esa gracia de ir donde nadie quiere ir, y aquí hemos tenido esa bendición de encontrarnos todos como equipo, trabajando con los proyectos de prevención de violencia” dijo la religiosa Nidia Hernández, Misionera de Cristo Maestro.

Artesanos Hoy en día la población más vulnerable y expuesta a los actos ilícitos y corrupción son los jóvenes, según lo arrojan datos del Observatorio de la Violencia y más en sectores denominados “calientes” o de altas incidencias de seguridad, por lo que la orden Trinitaria se ha dedicado a trabajar con los más vulnerables. “El proyecto Jóvenes Artesanos, me ha ayudado a desenvolverme dentro de mi comunidad, permitiéndome ser un agente de cambio dentro de mi comunidad, yo era una persona que no invertía mi tiempo en algo que me podía causar provecho y ahora puedo decir que soy una persona que ha cambiado y ayudo a los demás jóvenes de La Nueva Capital, me involucro en el servicio comunitario, limpiando sectores de la colonia, realizando campañas de salud, esto crea en mí una mentalidad diferente”, manifestó Giselle Cruz, joven beneficiada.

“Como misioneros, vamos a evangelizar a esos lugares y sitios que nadie quiere ir, por tener miedo.”
Nidia Hernández
Misionera Cristo Maestro

18 COLONIAS son las beneficiadas con los seis proyectos que realiza la comunidad de la Santísima Trinidad.
50 MIL personas las que habitan en promedio en los diferentes sectores de esta zona de la capital hondureña.
1,000 FELIGRESES son los que participan en las diferentes actividades y programas realizados por los trinitarios.

1 Por mi Barrio
Es el primer programa realizado por la Orden Trinitaria, mismo que está por cumplir seis años, en este espacio se promueve una cultura de paz, con una educación en valores de convivencia para soñar y ver hacia adelante, de igual manera se educa en valores morales y espirituales, a los cientos de jóvenes y niños que participan de este programa.

2 Artesanos por la paz
trata de ampliar el compromiso del valor de la paz, con la misma red comunitaria, conectando las fuerzas vivas de este sector, en este programa participan jóvenes promotores que van en busca de menores que se ven en actos irregulares y actividades ilícitas.

3 Jóvenes
Constructores Con este programa la Comunidad Trinitaria, quiere llegar a jóvenes, apoyándole con materiales y herramientas para que estos puedan continuar estudiando e ingresar al mundo laboral, de igual manera manifiestan miembros trinitarios, que con este programa se quiere inducir al joven a formar su micro y mediana empresa.

4 Sembradores de Paz
Con este esquema se quiere se llegar a los niños y niñas en riesgo que habitan el sector de La Nueva Capital, esta ejecución nace en Medellín Colombia, con el objetivo de promover en los más pequeños de las familias en riesgo social. En este esquema se involucran las Misioneras de Cristo Maestro, quienes de igual manera forman a los padres de estos menores de edad.

5 Familias fuertes
Esta plataforma trata de servir a los padres junto a sus hijos adolescentes, para fomentar una cultura de comunicación y de respeto dentro de los miembros del seno familiar, evitando de esta manera la violencia intrafamiliar.

6 Centro de Alcance
Este espacio cuenta con una sala de computación con alrededor de 10 a 12 máquinas para los jóvenes que carecen de este recurso, el objetivo de este es fomentar la educación en los medios digitales, plataformas necesarias en el mundo laboral y social, es por ello que se buscó implementar este espacio, que cuenta con seguridad privada y todas las medidas y reglas para guardar la integridad física de quien lo visita. Este centro igual cuenta con un área lúdica para que los niños y niñas puedan desarrollar su mente con actividades físicas. De igual manera se ha creado el gimnasio comunitario, siendo este de las últimas piezas que cuenta este centro de alcance, con el objetivo de fomentar el deporte y la disciplina, de esta manera evitando que los jóvenes vuelvan a las actividades irregulares.

“El trabajo que realizamos en este sector de La Nueva Capital, es una docilidad en el Espíritu, en el amor de Cristo.”
Alexis Zúniga
Fray Trinitario

LA DUDA
Pobreza, desnutrición e inseguridad
AlexisZúniga
Trinitario
Este es un espacio físico de la capital, que tiene similitud con tantas colonias de Tegucigalpa, Comayagüela y porque no de Honduras, que carga con la cruz de la injusticia social de este territorio, un lugar donde hay miles de familias que cada día luchan con dignidad, con gran esfuerzo y unidad por los más pequeños, por los niños y joven que son lo vulnerable hoy en día y más en un escenario como lo esta colonia, La Nueva Capital, este es un lugar donde hay una niñez que padece hambre, padece no tener toda la capacidad de ir a un centro de estudios, pero en este lugar donde es tan vulnerable y tener jóvenes en riesgo, existen estos proyectos, como ser la labor que de igual manera realiza el Padre Patricio Larrosa. Aquí en esta zona existe mucha pobreza, mucha desintegración familiar, las mujeres tienen que salir a trabajar y conseguir el sustento diario de la familia, hay casos muy fuertes y últimamente vemos que se está dando la migración de los pobladores, por todos estos factores que día con día vuelven más delicado e incapaz de vivir aquí. Es momento de trabajar contra esas amenazas de las drogas, de las pandillas, de los grupos organizados que se dedican hacer lo ilícito. En este sector se vive esa inseguridad ya que la policía no tiene la capacidad de estar en todos los lugares, realmente no se ve un camino integral que desde el mismo Estado hondureño, garantice la integridad, la seguridad y el progreso de estas familias, y esto no sólo tiene que ver con seguridad, todo es en base a la educación y tiene que ver con la igualdad y equidad de sociedades para vivir el Evangelio, amar es compartir, la creación es para todos y dar paso a una vida digna, eso es en el contexto del Reino de Dios y un plan para todos.