La Ceiba celebra a lo catracho

La Ceiba celebra a lo catracho Las calles de la ciudad de La Ceiba fueron testigos de la entrega, el colorido y el derroche de talento de los jóvenes que dieron el ambiente festivo.


Desde los más pequeños de preparatoria, hasta los más grandes de escuela y colegios, lucieron sus mejores galas, para celebrar un aniversario más 196 años para ser exactos, el fervor y civismo patrio, se respiraba en todo el entorno, en calles y avenidas de la ciudad. Las banderas revoloteando al viento como muestra de aires de libertad, la plaza central fue escenario desde el inicio del mes de septiembre, donde cada mañana a las 6:00 am la bandera era izada por miembros de la naval, el ejército, acompañado por un colegio cada día.
El color predominante de las calles el azul turquesa y blanco, junto con sus 5 estrellas, que simbolizan a los cinco países que formaron la antigua República Federal de Centro América: Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica.

SIGNIFICADO DE LOS COLORES Las dos franjas de color azul representan el océano Pacífico (que baña la costa oeste del país) y el Mar Caribe (que baña la costa este). Además, el azul simboliza la justicia, la lealtad, la fraternidad, la fortaleza, la dulzura, el valor y el cielo hondureño.
-La franja de color blanco representa el territorio de Honduras, rodeado por el océano Pacífico y el mar Caribe. Además, el blanco simboliza la pureza, la integridad, la fe, la obediencia, la firmeza, la vigilancia, la bondad y la paz.
Fue así como La Ceiba se desbordó por todo lo ancho y largo de la avenida San Isidro, saliendo las marchas de Sur a Norte, de la famosa plaza Las Banderas hacia el parque central, el inclemente sol y ardiente, no logró mermar el ánimo que había en los corazones de los estudiantes que se prepararon para ese día.
Sus bandas de guerra o marciales, estaban bien afinado. Las pomponeras y palillonas, con sus indumentarias alegóricas al momento con colores llamativos, más la gracia y simpatía de las jóvenes que se robaban las miradas y aplausos por su paso, fueron más de 28 centros de estudios que se dieron cita y marcharon con elegancia y amor patrio.
Se les felicita por su fortaleza en poder soportar el inclemente sol, que no dio tregua, con sus fuertes rayos en querer debilitarlos aun así fue más grande su fervor patrio que las altas temperaturas, que más que cansarlos recargo sus energías.
Las bandas de guerra o marciales, estaban bien afinadas. Las pomponeras y palillonas siempre son el atractivo de los presentes.

A %d blogueros les gusta esto: