Noticias

Conozca cómo se hacen las hostias en Tegucigalpa

Conozca cómo se hacen las hostias en Tegucigalpa La presencia eucarística de Cristo en la hostia, comienza en el momento de la consagración y dura todo el tiempo que subsistan las especies eucarísticas.


Manuel Cerrato
http://www.suyapamedios.com
Te has preguntado alguna vez ¿De dónde vienen las hostias o por qué se le llaman así? Normalmente llamamos hostias a las obleas de pan ácimo que luego de la consagración que realiza el sacerdote en la Misa, se convierten en el Cuerpo y Sangre de Cristo. El trato debe ser muy cuidadoso ya que se convertirá en lo más sagrado que tienen los católicos.
En latín, “hostia” es prácticamente sinónimo de “víctima”. Esto tiene sentido, si teológicamente se remite que la víctima de la Pascua fue Jesucristo. Pero estas hostias no caen del cielo. Hay un grupo de mujeres especializadas que realizan esta labor. En Honduras, existen algunas comunidades religiosas que preparan las hostias para ser consagradas en el altar y repartirlas en las celebraciones eucarísticas, estas varían de tamaño. La hostia grande la cual el sacerdote utiliza en el momento de la Consagración y las pequeñas que son repartidas entre los feligreses que están preparados para recibirlas durante la comunión.

Cómo se preparan las hostias provienen de harina de trigo, sin levadura y agua. La masa resultante es extendida y puesta entre dos planchas que mantienen una temperatura de 150 y 170°C. De esta forma, el agua de la mezcla se evapora y permite que las láminas sean secas y crujientes, las cuales después serán apiladas y humedecidas con agua. Se vierten hasta 5 libras de harina de trigo en una batidora, se mezcla con agua hasta que se convierte en una masa suave, que es depositada en pequeñas cantidades en las planchas donde por espacio de poco tiempo se convierten en láminas de donde pasaran a las cortadoras de los diferentes diámetros de tamaño.

Comunidades Religiosas. Sor Blanca de las Hermanas Franciscanas Cooperadoras Parroquiales de la Asunción dijo que el producir hostias es un trabajo que realiza con mucho amor y paciencia se requiere de un cuidado especial, a diario produce entre 25 a 35 libras de harina que deja como resultado entre 5 mil a 7 mil hostias pequeñas y 500 grandes. Su producción no tiene límites porque sus pedidos se extienden más allá de las parroquias de la Arquidiócesis de Tegucigalpa.
Así mismo La Comunidad Hijas del Sagrado Corazón de María dedican tiempo a la producción de hostias. La Hermana Josefina Monjarás de origen mexicano explica el proceso, cuenta con una producción amplia pues también colaboran con las jóvenes del aspirantado que dedican tiempo de seis de la mañana a una de la tarde, aquí por ejemplo se produce la hostia más grande de Tegucigalpa, que se utiliza en la custodia de la Catedral Metropolitana.
Esta comunidad cuenta con 6 cortadoras de diferentes tamaños, también su producción no tiene límites y a veces también las solicitan de la Diócesis de San Pedro Sula, los sacerdotes pasan para adquirirlas, siempre hay en existencia relata la religiosa. La venta de hostias es una fuente de sustento económico de las religiosas.
Para que las hostias sean de alta calidad depende del mantenimiento de limpieza que se realiza. Los alérgicos al gluten enfrentan un problema porque no se pueden hacer hostias sin gluten.

“Dios me escogió y me dio experiencia para producir las hostias, todo lo hago con una profunda paciencia e inmenso amor”
Josefina Monjarás
Religiosa

A %d blogueros les gusta esto: