Arquidiócesis

La enfermedad ¿Es un castigo divino?

La enfermedad ¿Es un castigo divino?
“Cuando uno se queja de la enfermedad y culpa a Dios, esta (la enfermedad) se vuelve una cruz demasiada pesada” padre Pablo Hernández.
Manuel Cerrato
http://www.suyapamedios.com
Al pasar por una enfermedad no hay duda que se vienen varias cosas a la mente, algunos piensan ¿Será este un castigo de Dios? Otras en cambio, dicen no creer esto, pero cuando realizan sus oraciones, dicen que continúan enfermos, “Dios no me escucha, se olvidó de mí”. En esos momentos de sufrimiento, tensión y desesperación, cuando son diagnosticadas con alguna enfermedad crónica y sienten que el mundo se les viene encima, muchos protestan y creen que es un castigo divino, hasta el punto de llegar a blasfemar contra Dios.
El presbítero Pablo Hernández párroco de la Iglesia La Guadalupe, manifestó que la persona que ve la enfermedad como un castigo de Dios, es porque tiene un concepto de un Dios castigador y no de Dios Padre y misericordioso. “Si nos acercamos a los evangelios, nos damos cuenta que en el tiempo de Jesús habían muchas enfermedades, y algunas de ellas eran atribuidas al pecado, incluso los mismos apóstoles le preguntaban quien pecó él o sus padres, entonces el mismo Jesús dice que ni él ni sus padres”.

Ejemplo. Vilma Xiomara Velásquez es una mujer que padece una lesión medular desde su nacimiento. Esto provoca que no tenga fuerza en su columna. Ella, ha sabido sobrellevar esta enfermedad y dijo que las personas enfermas no tienen que “renegar contra Dios, porque solo Él sabe cómo hace las cosas. Siempre tiene un propósito y se tiene que aprender a cargar la cruz como Jesús la cargó”. Manifiesta sentirse muy feliz porque Dios le ha dado la oportunidad estar cerca de amigos y personas que aceptan su discapacidad, para ellos no hay ningún límite. “No importa si el cuerpo se vuelve deforme y feo si mi alma agrada a Dios” afirmó. En muchas ocasiones, padecer o no una enfermedad se relaciona más por el estilo de vida que la persona lleva.
El doctor Henry Aceituno, indicó que muchas personas se resisten a aceptar su enfermedad y les ayuda mucho en el tratamiento, cuando lo hacen. Las personas de fe, ponen esa situación “en manos del Señor”.