Actualidad Secciones

En el olvido han quedado las promesas para atender a menores retornados

En el olvido han quedado las promesas para atender a menores retornados
LA NIÑEZ MIGRANTE HA SIDO UN PROBLEMA QUE NO HA TENIDO UNA RESPUESTA POR PARTE DEL GOBIERNO
Marco Cálix
http://www.suyapamedios.com
Con sus ojos preocupados pero con voz firme, Valeria Fernández, una niña de 13 años, nos cuenta como su vida cambió radicalmente al ser víctima de abusos por parte del “Coyote” que ofreció llevarla a ella y a su madre hacia “la Tierra de las oportunidades” Estados Unidos. Por varios días, cambio los juguetes, para ella convertirse en el juego de un desalmado que, por unos pocos dólares, dijo las ayudaría a cruzar el río para huir de Honduras, ya que eran amenazadas de muerte constantemente por individuos que son parte de los grupos denominados maras o pandillas.
Como el caso de Valeria, son muchos los menores que salen de Honduras hacia los Estados Unidos. Según datos de la Pastoral de Movilidad Humana, en lo que va del 2017 son al menos 11 mil menores que han sido repatriados. Sor Lidia Mara de Souza es la coordinadora de este grupo de acompañamiento a los migrantes, y manifiesta que la cancillería hondureña reporta una reducción de al menos 30% de infantes que son regresados a Honduras, pero ha aumento casi en un 50% los niños que salen por razones de violencia. Según Sor Lidia, Honduras ocupa el tercer lugar entre los países del Triángulo Norte (El Salvador y Guatemala), en expulsar menores.

Causas Las causas para que se siga expulsado menores son las mismas que se han dado desde que se decretó la crisis en el 2014. Entre las que más se repiten están: amenazas por grupos del crimen organizado (maras y pandillas), violencia intrafamiliar, falta de oportunidades y una de las más frecuentes es la reunificación con padres de familia que quizás años atrás salieron de Honduras a buscar mejores fuentes de ingresos.
Según datos proporcionados por la coordinadora del Observatorio de la Violencia Migdonia Ayestas, los municipios que más expulsan menores migrantes son: San Pedro Sula, La Lima, Choloma, Cortés al norte de Honduras; le siguen Tegucigalpa, Choluteca, La Ceiba y Comayagua, todos con un denominador común: mayor índice de criminalidad. Ayestas explicó que “cuando el mayor capital del país está muriendo violentamente y las familias están huyendo, es porque hay un peligro eminente para sus hijos e hijas, lo que se deriva en una migración masiva” finalizó.
La Pastoral de Movilidad Humana ha venido sugiriendo al gobierno de Honduras que se deben de dar soluciones estructurales al problema de la migración infantil, ya que lo único que se hace es recibir a los niños, se les da alguna asistencia en su llegada, pero no se les da un seguimiento para saber si la integridad de los infantes se ha respetado.

Sensibilizar Este año, durante el Mes del Migrante se ha seleccionado el lema: “Familia casa y escuela de amor: protege y abraza a la niñez migrante”, esto para hacer entender a los gobiernos y los mismos hondureños en general, que se debe de promover la no migración forzada, sea por la causa que sea, y sobre todo incidir en las instituciones gubernamentales para que asuman su responsabilidad y garanticen los derechos humanos de todos los ciudadanos y sobre todo el derecho a ¡No Migrar! por la infamia de la violencia que no mira estratos sociales, pero se ensaña con los más pobres y no les da oportunidades de crecer en la tierra que los vio nacer; de igual manera se tienen que denunciar todas las causas estructurales que propician la migración infantil.

“El Plan Alianza para la Prosperidad, es la hoja de ruta para atacar el problema de migración por violencia”
Ana de Hernández
Primera Dama de Honduras

Estrategias
El Fondo de las ONU para la Infancia (UNICEF) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) presentaron recientemente una estrategia municipal para crear espacios para los niños y adolescentes migrantes en al menos 28 municipios en Honduras. El plan busca restituir los derechos de la niñez y adolescencia migrante retornada con tres acciones: asistencia para la recuperación emocional, establecimiento de modelos de prevención y abordaje de la violencia en la comunidad, y reincorporación escolar. La iniciativa incluye procesos de capacitación a voluntarios dar apoyo y psicológica para casos críticos.

Otras causas
Una de cada diez niñas, niños y adolescentes migrantes retornados, habita en viviendas con piso de tierra. Según el Banco Mundial, vivir en estas condiciones es un indicador primario de pobreza. Al habitar viviendas hechas con estos materiales, la niñez y adolescencia es vulnerable a enfermedades parasitarias o enfermedades peligrosas.