Diálogos "Fe y Razón" Punto de Vista

Hagamos política

DIÁLOGO FE Y RAZÓN | Hagamos política
“Que el Señor nos conceda tener políticos serios; que el Señor nos ilumine a la hora de elegir, para no equivocarnos. Nuestros hijos se merecen un porvenir mejor”.

Al haberse inaugurado el período pre-electoral, muchos ciudadanos temen que volveremos a estar saturados de política. Les comprendo, pero quizá deberíamos hacer más política, pero de la buena. Ojalá se profundice el discurso político, para que haya una especie de sana competencia de las mejores propuestas para el mayor bienestar de los ciudadanos. Corruptos y demagogos: favor abstenerse.
Hay tres aspectos a tomar en cuenta. En primer lugar, la identificación de los principales problemas que afectan a la ciudadanía, para combatir no sus efectos, sino sus causas. La tarea no es fácil, pero aquí está un reto, que sólo puede ser abordado por los mejores.
En segundo lugar hay que confeccionar planes de gobierno, con imaginación pero realistas. Aunque ya se empiezan a dar a conocer, las mejores mentes de cada partido deben seguir trabajando para afinar detalles y volverlos instrumentos realizables.
En tercer lugar está la credibilidad de los candidatos.
El factor humano es determinante. En nuestro pasado, tanto remoto como reciente, hemos padecido gobernantes débiles, ineptos, corruptos, mentirosos, irrespetuosos y hasta delincuentes.
También hemos tenido gente honesta y bien intencionada, por supuesto que sí. Pero me da la impresión de que el saldo es negativo.
Que todo el que pueda ayudar, ayude. Los demás a orar, sobre todo por los candidatos que olvidan hacerlo.
Que el Señor nos conceda tener políticos serios; que el Señor nos ilumine a la hora de elegir, para no equivocarnos. Nuestros hijos se merecen un porvenir mejor.
Pidamos para todos ellos la sabiduría y prudencia de Salomón; la fortaleza y perseverancia de un Moisés y el carisma de un David. Que su discurso sea “Sí, sí” –o bien “No, no”, como pedía el Maestro Jesús.