Arquidiócesis

Niños vencen sus retos en Bencaleth

Niños vencen sus retos en Bencaleth
“Gracias por existir niños, porque en ustedes podemos contemplar el amor misericordioso de Dios’’, Padre Jorge Castillo
Oscar Josué Cerrato
ocerrato@unicah.edu
Fotos: Eduardo Núñez

Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
La concepción de un hijo se convierte en muchos de los casos, en aliento, esperanza y alegría para una familia; pero la vida también trae inesperadamente personas no discapacitadas sino con capacidades especiales; esto es lo que se puede apreciar día a día en el centro Bencaleth ubicado en la colonia Cerro Grande, zona cuatro de la capital de Honduras.
Más de veinte años de atención se dicen fácil pero van llenos de amor, entrega y preocupaciones, de todo lo que incurra en el cuidado de estos pequeños que son dependientes para comer o ir al baño.

IMPACTA EL CORAZÓN: “Las lecciones que nos dan son diarias y nos hacen crecer como personas’’ expresa Dora de Domínguez, directora de Bencaleth desde hace más de 15 años y quien ha podido ser testigo de la misericordia de Dios en lo niños que atienden.
Son 19 los pequeños atendidos y que permanecen internos en el centro; a ese número se suman 13 que junto a sus familiares, en gran mayoría de casos, la madre, llegan a recibir terapia, educación o alimento.
La celebración del 27 aniversario de su fundación llevó alegría a los que permanecen en el centro y también los doce empleados que día a día velan porque los infantes reciban la mejor atención.
Los sacerdotes Gilberto Chávez y Jorge Castillo llegaron hasta el lugar para celebrar la Eucaristía, en la que al director de las Obras Misionales Pontificias de la Arquidiócesis les brindó un mensaje: ‘’Gracias por existir niños, porque en ustedes podemos contemplar el amor misericordioso de Dios’’.
Luego de la celebración eucarística se llevó a cabo una serie de presentaciones culturales en la que participaron los pequeños, empleados y voluntarios. Ya llegado el medio día se compartieron los alimentos para dar gracias por este nuevo aniversario.
El centro Bencaleth cuenta con doce empleados de planta y cinco voluntarios que realizan turnos en días de semana, sábado y domingo, para lo cual Rafael Domínguez hace una cordial invitación a despojar un poco de tiempo para poder ayudar a los más necesitados.
Dentro de este hogar se encuentran una escuela, centro de terapia, piscina de rehabilitación, taller de serigrafía, parque cívico, comedor, una capilla e instalaciones adecuadas para el crecimiento personal y académico de los niños.
Se ha podido percibir que a pesar de sus enfermedades, son capaces de aprender de una manera más pausada pero con gran eficiencia; ese es uno de los grandes logros y de los cuales se siente muy orgullosa su directora Dora de Domínguez, que a su vez cuenta que los niños se convierten en maestros de vida con acciones concretas que rasgan corazones.
Pero no todo es tristeza ni desaliento, los pequeños se convierten en ‘’pequeños comerciantes’’ sobre todo en el trabajo de serigrafía, con el cual ellos sustentan algunos gastos y contribuye a su crecimiento.
Bencaleth es un centro que se sostiene con la ayuda de algunos padrinos del país y del extranjero, quienes desinteresadamente contribuyen con la salud de los niños y en el otorgamiento de materiales didácticos y de taller para el buen uso por parte de los maestros y encargados de terapias, todo a favor de los que sufren.

‘’Es una muestra de que lo complicado si se puede lograr, porque Dios es providente y nunca abandona’’
Jorge Castillo
Director de las OMP