Noticias

“Escuchen los gritos de los pobres y actúen por sus derechos”

“Escuchen los gritos de los pobres y actúen por sus derechos” Esta es una de las principales peticiones que hace monseñor Guido Charbonneau a los sacerdotes y seminaristas de su diócesis. Eddy Romero emromero@semanariofides.com Fotos: René García Síguenos en www.fidesdiariodigital.com “Cuidémonos de la tentación de acomodarnos, de ser como todos, de llevar una vida mediocre, de orar sólo con los labios y no con el corazón, nos acecha siempre” señaló monseñor Guido Charbonneau a los sacerdotes y seminaristas que participaron en el día cultural de la Diócesis de Choluteca.


Año con año se dan estos espacios para que el clero diocesano, junto a sus obispos y seminaristas tengan un compartir y se puedan conocer los proyectos de cada diócesis. Los sureños prepararon con mucho ahínco cada detalle de esta visita cultural.
El tema central siempre es la vocación y el camino sacerdotal. Es por ello, que monseñor Charbonneau insistió que “se necesita hoy un gran celo apostólico para ser sacerdote, constatamos que disminuye el número de bautismos y matrimonios. Crece el ambiente de la secularización, cada vez el mundo es más complejo, la Iglesia no tiene el mismo prestigio que antes, ante esto, nos podríamos cruzar de brazos y decir, que vamos a hacer, el Señor nos invita a reaccionar, a proponer a la sociedad los valores que le van a salvar”. Además de la autoridad que le da el ser obispo, monseñor Charbonneau habla con propiedad porque él fue formador y director del seminario por 12 años. Conoce la realidad sacerdotal, especialmente en la sultana del sur.

CAMINO SACERDOTAL Monseñor Guido detalló los principales retos que le toca vivir a los presbíteros, “la gente muchas veces lo chupa a uno con todas sus necesidades y exigencias, de allí la necesidad de una vida equilibrada entre oración y trabajo, estudio y convivencia. Uno de sacerdote no puede decir: ya no quiero saber nada de libros ni de horarios, ni disciplina ni oración litúrgica, uno tiene que usar las herramientas que ha adquirido en el Seminario Mayor y adaptarlas a la realidad concreta que le toca vivir”. Ante esto, propone “trabajar por la familia, casa y escuela del amor. Vivan liturgias que sean significativas y que lleguen al corazón de la gente. Escuchen los gritos de los pobres y actúen para defender y proteger sus derechos. Realmente el ministerio apostólico es algo que llena de entusiasmo y requiere todas nuestras energías”.

CELEBRACIÓN Las actividades comenzaron con el rezo solemne de Laudes, presidido por el padre José Isabel Casco, quien motivo a los jóvenes a ser obedientes y tener un corazón dispuesto para seguir este camino discipular que Jesús les propuso. Por la tarde, disfrutaron de un encuentro deportivo entre los presbíteros y la selección del Seminario. El resultado fue cuatro por cuatro. El punto central del día, fue la celebración eucarística, que presidió el obispo sureño y concelebraron los sacerdotes formadores y de la diócesis de Choluteca.
Posterior a la Eucaristía, se realizó un compartir como ya es una tradición, donde degustaron de los platillos gastronómicos de la sultana del sur. Hubo algunas participaciones artísticas y sobre todo, un compartir fraterno entre seminaristas, sacerdotes, obispo y las familias de estos.

El dato
Frutos vocacionales
Actualmente en esta casa de formación sacerdotal hay 32 seminaristas de esta diócesis y se le suman siete que están en año pastoral. En esta Eucaristía, asistieron 12 sacerdotes diocesanos y cuentan con un Seminario Menor.

A %d blogueros les gusta esto: