Noticias

“Oración, cercanía y amistad” método para enfrentar la crisis sacerdotal

“Oración, cercanía y amistad” método para enfrentar la crisis sacerdotal Ser sacerdote hoy en día es ser testigo de Cristo en un mundo de desequilibrios, de contradicciones y de provocaciones Eddy Romero emromero@semanariofides.com Fotos Eduardo Núñez Síguenos en www.fidesdiariodigital.com “Sirvan a Dios, sean buenos y háganlo con alegría, con constancia, con humildad, lleven a Cristo en el corazón”, papa Francisco.


ç ¿Alguna vez algún sacerdote te ha pedido que reces por él? Has pensado en su lucha espiritual, en que muchas veces son los más atacados, que no les comprenden, que hablan mal de ellos. Sabes que cargan sus problemas y también los tuyos. También es bueno tener en cuenta que el sacerdote es un hombre con necesidades, con dificultades, que vive su ministerio en medio de las penumbras, situaciones difíciles, de oscuridad que le toca vivir, las llamadas crisis, situaciones difíciles que muchas veces tienen que afrontar con madurez, porque son humanos, pecadores, fallan, se equivocan. Por eso, lo que pidió el papa Francisco el día de su nombramiento, oren por mí, también es la súplica de cada sacerdote que se dirige al pueblo de Dios, “oren por nosotros, lo necesitamos”.
El cardenal Óscar Andrés Rodríguez dijo que “el camino de cada bautizado es la santidad y el presbítero, aquel que es encargado de pastorear a las ovejas tiene también esa vocación y esa llamada a dar testimonio de la santidad de la Iglesia, viviendo la santidad en su ministerio”.
“Quiero recomendar a todos los fieles de todas las parroquias que tengan la bondad de orar por la santidad de sus sacerdotes” afirmó, pero también señaló que cuando los presbíteros pasan por las denominadas crisis, “lo principal es la oración, después la cercanía, la amistad. Cuántas veces un sacerdote con amistad entre los laicos, puede superar las crisis que normalmente todo ser humano tenemos a lo largo del camino de nuestra vida. Lo mejor que podemos hacer es tratar de apoyarlos con la amistad y el cariño”.
A aquellos sacerdotes que tienen dificultad, el cardenal Rodríguez les dijo que “saben que estamos para eso, este servidor y monseñor Juan José Pineda y luego, sobre todo, que estamos unidos en una sola familia que se llama la familia presbiteral de la Arquidiócesis”.

SANTIFICACIÓN Según el padre Fredy Solórzano, encargado del año introductorio y formador en el Seminario Mayor Nuestra Señora de Suyapa, dedicar una jornada para la santificación del clero es “una oportunidad que se nos brinda, tanto a los sacerdotes como los seminaristas, que serán los futuros sacerdotes, para entender que nuestra vida es una santificación diaria. De una manera especial, en la Arquidiócesis, se ha escogido el día del Santo Cura de Ars, patrono de los sacerdotes para animar esta santificación, para entender lo que significa y luchar cada uno por nuestra santificación”.
Según el presbítero Solórzano, “hay en que apoyarnos, al hablar de la vida espiritual, en la Palabra de Dios, haciendo Lectio Divina, en los sacramentos, la confesión frecuente, la Eucaristía diaria, hay que apoyarnos también en la oración personal, comunitaria, litúrgica, el testimonio de los santos, los padres de la Iglesia, los santos de ayer y de hoy. De una manera muy especial en la devoción a la Virgen María, cultivar la fraternidad, creo que es lo que nos hace falta, la fraternidad sacramental, somos hermanos por el sacramento que recibimos, pero si hace falta sostener esa vocación”.

Hace falta el acompañamiento en nuestro presbiterio, por la mucha actividad que hay, por tantas cosas que hacer, pero si hace falta prestar mucha atención a estos hermanos sacerdotes, buscarlos cuando sea necesario”
Fredy Solórzano,
Sacerdote.

A %d blogueros les gusta esto: