Noticias

Gratitud y devoción a la Virgen del Carmen

Celebración Gratitud y devoción a la Virgen del Carmen Texto y fotos: Sandra Guevara redaccion@semanariofides.com Síguenos en www.fidesdiariodigital.com Los feligreses de la aldea Yojoa, esperaban con mucho entusiasmo la llegada del obispo Ángel Garachana, el pasado domingo 16 de julio, para celebrar el Día de la Virgen del Carmen patrona de ese sector.


La solemne Eucaristía se realizó en el templo Nuestra Señora del Carmen que fue construido hace más de 400 años. Monseñor Ángel ofició la Misa, junto al padre Enemecio Del Cid, quien fue párroco de Santa Cruz de Yojoa y el párroco actual Mateo Crisóstomo Ramírez.
En la homilía, el obispo se refirió a la devoción a la virgen María y comentó que el Carmelo es un monte lleno de símbolo para la Biblia. A finales del siglo XII se forma una comunidad de peregrinos y ermitaños que vivían en oración y que desde el principio tuvieron una gran devoción a la virgen María, esa comunidad se fue extendiendo y dio lugar a las congregaciones de las Carmelitas.
En la Diócesis de San Pedro Sula no tenemos carmelitas, pero en Tegucigalpa y en Lepaterique hay un monasterio de Carmelitas de Vida Contemplativa, poco a poco se ha venido extendiendo la devoción entre el pueblo de manera que ha llegado hacer una de las devociones a María más universales.
El párroco Mateo Crisóstomo Ramírez, agradeció a Monseñor Ángel Garachana el apoyo incondicional en los últimos 4 años como parroquia. En nombre de la comunidad se le hizo entrega de un reconocimiento especial. También se agradeció a las comunidades que acompañaron, de Tela, Comayagua, Potrerillos, San Pedro Sula y a todos los asistentes.
Al final de la Eucaristía Monseñor Ángel bendijo los escapularios a los feligreses de la comunidad para luego dar inicio a la procesión por los alrededores del pueblo.

Bendición del escapulario
El escapulario significa que nos revestimos de María, recordó Monseñor Ángel, quien lo lleva quiere revestirse de la santidad de Cristo y de María, comprometerse a vivir ese estilo de vida, es un signo de bendición, de protección, de la presencia de María que nos defiende y nos acompaña en nuestra peregrinación. Así como cuidó a Jesús, así cuida y protege a todos sus hijos.

Reacciones
1La familia más numerosa de la fiesta de la Virgen del Carmen:
Doña Paula Martínez, de 81 años es devota de la Virgen del Carmen. Llegó a la Iglesia acompañada de 20 miembros de su familia, “Somos la familia más numerosa que visita la fiesta de la virgen del Carmen”.

2Ismael Antonio Rodríguez, nativo de la aldea, recuerda el milagro de la Madre Santísima al salvarle la vida evitándole morir ahogado en el río de la comunidad. “Sentí una fuerza que me saco y cuando menos acorde ya estaba en la orilla, si antes estaba entregado al servicio de la Iglesia, ahora mucho más”.

3Monseñor Ángel “Un obispo sin su pueblo y un pueblo sin su obispo”
A la fiesta patronal de la parroquia de Nuestra Señora del Carmen, llegan visitantes de muchas comunidades lejanas, porque tiene una larga historia que viene desde el tiempo de la colonia, es una tradición que no se pierde. Es una comunión con el pueblo de Dios, que peregrina acá en Yojoa y en todos los alrededores. Es bueno, que el obispo procure estar presente en estos acontecimientos, porque no puede haber un obispo sin su pueblo y no puede haber un pueblo sin su obispo y como obispo procuro hacerme presente en algunos momentos que son significativos como las fiesta de la parroquia, las confirmas y aniversarios. Con este pequeño gesto, estoy indicando que no están solos, que el obispo está con ellos, que los acompaña y que sientan el apoyo.

El resurgir de una aldea que no pudo ser destruida
Padre Mateo Crisóstomo Ramírez
El templo Nuestra Señora del Carmen de la aldea de Yojoa, es el más antiguo de la Diócesis de San Pedro Sula, con más de 400 años de construcción. Cuentan los pobladores que en el año 1470 a 1575 fue construido por los españoles que se asentaron en la aldea, fue inaugurado entre 1500 a 1600 y se instituyó como primera parroquia del departamento de Cortés.
Relatan como parte de la historia que la comunidad de Yojoa fue prácticamente devastada por la peste del cólera, la mayor parte de los habitantes, murieron y fueron enterrados en una fosa común, los sobrevivientes se fueron a vivir a los pueblos aledaños como San Francisco y Santa Cruz de allí el origen de sus nombres San Francisco de Yojoa y Santa Cruz de Yojoa.
No hay archivos que puedan comprobar las cosas que pasaron. La historia que manejamos del Pueblo ha sido escrita por el padre Guillermo Medina, él ha sido nuestro historiador. Un dato importante es que el templo de Yojoa, volvió a ser parroquia después de 400 años, ahora ya tiene 4 años de vida parroquial, casi tenemos todas las pastorales de la diócesis en la parroquia, nos hace falta, pero vamos mejorando, respuesta de ello es esta gran fiesta patronal que se ha hecho con el esfuerzo y el trabajo de todos concluyó el padre Crisóstomo.

A %d blogueros les gusta esto: