Kairos Misionero

El gran apoyo vital de los sacerdotes a la infancia misionera

El gran apoyo vital de los sacerdotes a la infancia misionera
Mirian Navas
coordinadora de IAM-A
omp-arquidiocesis@hotmail.com
Medios de Comunicación OMP-A
Debemos tener presente que el sacerdote es el representante de Dios aquí en la tierra por ende es la persona intermediaria entre todos los miembros de una comunidad religiosa y la divinidad celestial, si le preguntamos a los niños/as y adolescentes Misioneros de las diferentes parroquias de la Arquidiócesis de Tegucigalpa nos dirán que el sacerdote es la persona que nos permite a todos acercarnos más a Dios.
Son muchos los sacerdotes que se han identificado con la Infancia y Adolescencia Misionera, lo que ha permitido que la mayoría de los niños de las comunidades que ellos dirigen puedan experimentar la labor misionera desde el compartir de la palabra de Dios, la espiritualidad misionera mediante visitas a los ancianos, enfermos, personas con discapacidad, etc. Con el propósito de realizar acercamientos con otros niños y niñas de la comunidad para que formen parte de la IAM; es así como los niños van fortaleciendo la labor misionera y mostrando a las comunidades que ellos pueden ser capaces de realizar multiplicidad de labores en pro a fortalecer la fe, llevando la buena nueva a todas las personas que lo necesitan.
En cada una de las actividades ha sido muy importante la presencia y motivación de los sacerdotes, momentos en los cuales los niños saludan, escuchan el mensaje del día y son capaces de participar activamente en las celebraciones Eucarísticas y religiosas, felicidades a los sacerdotes que con muchos ánimos facilitan espacio para que en sus parroquias se imparta la catequesis misionera, es en esos momentos, cuando los niños se sienten más contentos de realizar esta labor, fortaleciendo aún más el espíritu misionero de los niños y adolescentes de las diferentes coAmunidades que gritan por escuchar la Palabra de Dios y que sientan el verdadero espíritu misionero que arda en sus corazones cuando estos pequeños con su inocencia y alegría llevan y dan a conocer el verdadero amor de Cristo nuestro Salvador.
Gracias sacerdotes y religiosas por extender sus brazos para fortalecer la fe de los niños, niñas y adolescentes del mundo entero, y así dar paso a uno de los propósitos de la IAM como ser que el niño/niña y adolescentes puedan llegar a ser como ustedes (sacerdotes o religiosas), esto es muy importante para poder continuar fortaleciendo las vocaciones y hacer crecer ese hermoso rebaño de personas comprometidas con espíritu misionero en nuestra Iglesia universal, para dar a conocer un Dios vivo y que arda en los corazones de toda la humanidad.
Recordemos que todos los discípulos del Señor y los hijos de María nuestra madre celestial estamos llamados a cultivar la alegría de la evangelización, caminemos con júbilo y gozo. Así como nos indica el Papa Francisco “La inmensa multitud que no ha acogido el anuncio de Jesucristo no puede dejarnos indiferentes”; adelante, “¡No dejemos que nos roben la alegría de la evangelización!”, de los niños del mundo siempre amigos.
¡Con Cristo misionero, vamos al mundo entero!