Noticias

Ministerio de la Caridad luz para decenas de necesitados

Ministerio de la Caridad luz para decenas de necesitados En la parroquia Nuestra Señora de la Visitación, el ministerio de la Caridad, nació hace más de 20 años por iniciativa del padre Tony Salinas y lo integran diferentes movimientos pastorales de la parroquia, en la actualidad lo integran 45 miembros.


Texto y fotos: Delfina Janeth Lagos
dlagoS@semanariofides.com
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
La parroquia Nuestra Señora de la Visitación tiene fuertemente arraigada la Dimensión Samaritana, está ubicada en la colonia Nueva Suyapa al oriente de la capital y es rectorada por el padre Arismendi Salinas, un colombiano que ha hecho de Honduras su segunda patria.
Salimos en busca de las actividades a través de las cuales se canaliza esa dimensión de amor a los hermanos. Eran las 9:40 de la mañana y para llegar al templo hay que subir una empinada cuesta.
No había muchas personas en el trayecto porque muchos estaban en sus lugares de trabajo, no se miró ni a menores de edad corriendo por las calles, porque los niños (as) estaban en sus casas o en la escuela.
El trayecto siguió hasta llegar a la terminal de autobuses, todo cuesta arriba. En el camino sólo se observó casas cerradas, uno que otro perro ladrando y tres carretas de vendedores ambulantes.
Antes de llegar al templo se encuentran varias iglesias de otras denominaciones, pero sobresale en lo más alto la hermosa y grande estructura la parroquia, desde ese lugar se puede observar la Casa de la Virgen de Suyapa.

OTRA REALIDAD Al llegar escuchamos las palabras amables del guía de esa parroquia el padre Arismendi Salinas, un sacerdote que para muchos es considerado una alma de Dios, que volvió a nacer en Honduras, aunque sus raíces son de otro país. Él tiene a su cargo seis sectores que integran la comunidad parroquial.
“Buenas padre, pasen adelante” al entrar al templo la historia es otra, la pobreza que se mira en la colonia, la posible delincuencia con la que describen el sector, eso queda en segundo plano.
Al fondo se mira un fogón con las llamas encendida, varios miembros de esta comunidad en movimiento, unos partiendo leña, otros lavando platos. El olor a frijoles frescos impregna el ambiente, unas damas cocinan una exquisita carne molida con arroz, pero hacer estos platillos no significa que estaban de fiesta. Esa actividad es común todos los jueves en este templo, porque varios fieles se reúnen cada semana para preparar ricos y variados alimentos para las personas de la tercera edad y compatriotas con problemas especiales que viven en situación de pobreza.

MINISTERIO DE LA CARIDAD Más de 60 personas se benefician de esta iniciativa que nació hace más de 20 años, un proyecto que consiste en brindarles esa atención a los abuelos, a los enfermos o las personas que tengan un grado de pobreza extrema, eso como parte del Ministerio de la Caridad.
Este grupo está integrado por 45 miembros activos de la Iglesia que pertenecen a los diferentes movimientos pastorales de la parroquia. Este ministerio, aparte de brindarles alimento una vez a la semana a varios miembros de la colonia, realizan visitas a los enfermos como parte de la labor evangelizadora.
La acción continuaba en ese lugar donde se siente paz, se respira aire fresco producto de las plantas que rodean el sitio. “Hermano métale más leña al fuego que los abuelos ya vienen a comer”, expresa doña Francisca Chirinos, una destacada periodista de los años 80, 90 que por problemas de salud se retiró de las salas de prensa: “mire yo conozco a muchas personalidades de Honduras, soy periodista pero mi corazón se me quiso parar” palabras de la colega que ahora es feliz ayudando en este ministerio. Al seguir observando la labor de toda esta gente, entre hombres y mujeres el padre Arismendi y el coordinador de este ministerio José Cabrera, nos encaminan a otro sector, subimos varias gradas y llegar al segundo piso nos encontramos con otros protagonistas de esta historia.
La sonrisas, las pláticas, los abrazos abundan, aquí no hay espacio para las tristezas ni preocupaciones, “salte, manos arriba, mueva sus piernas, usted puede abuela” son las palabras de uno de los estudiantes de la carrera de Terapia Funcional de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, de la clase de Practica Supervisada. Ellos ayudan a los abuelos a ejercitarse, les toman la presión y los atienden, esto como parte de su práctica académica.

TESTIMONIOS DE VIDA, La fiesta se armó en el lugar, a bailar todos al centro fue la consigna. “Me duelen las piernas y ando con dolor en mis muelas, pero no tengo dinero para ir al médico, pero me encanta bailar, el ejercicio es la mejor medicina para mantenerse joven, sonríale a la vida que los problemas siempre habrán y para que quejarse” expresó doña María Ochoa, una abuela de 85 años de edad, que al escuchar la música se para al frente y empieza a mover su delgado y elegante cuerpo.
Mientras ellas y ellos bailan y se ejercitan junto a los alumnos de la carrera de Terapia Funcional, los olores de la comida impregnan más el lugar, el comedor está listo, el reloj marca las 12 del mediodía.
La encargada de darle ese gusto a los alimentos de ese día es doña Alejandrina Carranza, una feligrés del sector Pablo Portillo de esta colonia, al mirar el amor y delicadeza conque hace la comida, es preguntar si tiene algún motivo especial para preparar los alimentos con mayor esfuerzo.
“Mire este tiempo para mi es alegría, hace 24 años perdí a mi hijo, yo no asistía a la Iglesia, como lo hago ahora con más frecuencia, pero Dios tiene un propósito aún lo lloro no ha sido fácil verlo crecer y después decirle adiós, pero al mirar a estos abuelos y darles ese plato de comida para mí es una emoción increíble, la Iglesia es y ha sido mi gran consuelo, mi otra familia” expresó doña Alejandrina
La hora de la comida llegó y listos a compartir con estos humildes y grandes seres humanos que están llenos de historias que contar.

Opiniones
Reina Sevilla
Ministerio de la Caridad
“Poder ayudar a las personas más necesitadas, es un compromiso con Dios y con los que ocupan de nuestra ayuda, ser parte del ministerio es saber que tenemos otras familias que atender y dedicarles el tiempo que necesiten”.

Arismendi Salinas
Párroco
“En esta comunidad hay mucha necesidad, darles comida sólo un día a la semana a los abuelos nos quedamos cortos, pero hasta ahí nos da la cuerda, hay que seguir gestionando para lograr ampliar por más días esta labor”.

María Ochoa
Beneficiada
“Yo vengo aquí hace varios años, espero con ansias que llegue el jueves soy una de las primeras en venir, aquí bailamos, reímos, hacemos mucho ejercicio y después comemos rico de gratis, porque sólo damos algunos lempiras si tenemos”.

Parroquia Nuestra
Señora de la Visitación
Está ubicada en la colonia Nueva Suyapa, hace dos años se elevó a parroquia, está a cargo del padre Arismendi Salinas, es un templo que nace en el año 1974. En su momento formaba parte de la parroquia de Nuestra Señora de Suyapa y uno de los sacerdotes que trabajó por este templo fue el padre Ovidio Rodríguez, él cuenta que le tocó vender hasta menudos de pollo y muchas otras cosas, para recaudar fondos para su restauración. Otros de los grandes presbíteros que hicieron mucho por esta comunidad fue padre Tony Salinas que se ganó de igual manera el cariño y admiración de los fieles. En esta parroquia La Dimensión Samaritana está bien marcada.

“Aquí no hay espacio para las tristezas, ni preocupaciones, nosotros venimos como parte de una clase, pero ya al estar con estos grandes personajes se olvida todo y empieza la diversión.”
Estudiantes de la clase Terapia Funcional

Colaboración
Si desea ayudar para que este ministerio siga beneficiando a las decenas de fieles más necesitados de esta comunidad, abocarse con el padre Arismendi, al número 9970-3914.

 

A %d blogueros les gusta esto: