Noticias en desarrollo

Síganme y yo los haré pescadores de hombres

Síganme y yo los haré pescadores de hombres Héctor Espinal Foto: Oscar Rodríguez Foto: heroes207@yahoo.es Síguenos en www.fidesdiariodigital.com En el contexto de la Fiesta Patronal al Sagrado Corazón de Jesús, el Grupo de Varones Pescador de Hombres celebró sus 14 años de existencia en nuestra Diócesis de Choluteca.

Este evento tuvo lugar el templo de la Comunidad Sagrado Corazón de Jesús del B° Iztoca que pertenece a la Parroquia Inmaculada Concepción Catedral.
Todos los días viernes a las 7:00pm los miembros del grupo de varones Pescador de Hombres se reúnen en el templo de oración y también visitan constantemente los hogares para compartir la Palabra de Dios en familia; un legado de 14 años de estos hombres valientes que siguen el llamado de nuestro Señor Jesucristo que nos dice: «Síganme y yo los haré pescadores de hombres»
Así mimos nos recuerda la lectura del evangelio de san Mateo 4, 18-22 que nos dice: Mientras caminaba a orillas del mar de Galilea, Jesús vio a dos hermanos: a Simón llamado Pedro y a su hermano Andrés que echaban las redes al mar, porque eran pescadores. Entonces les dijo: «Síganme y yo los haré pescadores de hombres». Inmediatamente ellos dejaron las redes y lo siguieron. Continuando su camino vio a otros dos hermanos: a Santiago, hijo de Zebedeo y a su hermano Juan que estaban en la barca de Zebedeo su Padre, arreglando las redes; y Jesús los llamó. Inmediatamente ellos dejaron la barca y a su padre y lo siguieron.
La comunidad Sagrado Corazón de Jesús de B° Iztoca todos los años celebra a lo grande a su patrono; con alabazas, cantos, predicas, bautismos, Hora Santa, alborada y la celebración de Eucaristía que les ayuda en la motivación y en el crecimiento de la comunidad.

Las Doce Promesas del Sagrado Corazón
En mayo de 1673, el Corazón de Jesús le dio a Santa Margarita María para aquellas almas devotas a su Corazón las siguientes promesas:

1-Les daré todas las gracias necesarias para su estado de vida.
2-Les daré paz a sus familias.
3-Las consolaré en todas sus penas.
4-Seré su refugio durante la vida y sobre todo a la hora de la muerte.
5-Derramaré abundantes bendiciones en todas sus empresas.
6-Los pecadores encontrarán en mi Corazón un océano de misericordia.
7-Las almas tibias se volverán fervorosas.
8-Las almas fervorosas harán rápidos progresos en la perfección.
9-Bendeciré las casas donde mi imagen sea expuesta y venerada.
10-Otorgaré a aquellos que se ocupan de la salvación de las almas el don de mover los corazones más endurecidos.
11-Grabaré para siempre en mi Corazón los nombres de aquellos que propaguen esta devoción.
12-Yo te prometo, en la excesiva misericordia de mi Corazón, que su amor omnipotente concederá a todos aquellos que comulguen nueve Primeros Viernes de mes seguidos, la gracia de la penitencia final: No morirán en desgracia mía, ni sin recibir sus Sacramentos, y mi Corazón divino será su refugio en aquél último momento.

A %d blogueros les gusta esto: