Noticias en desarrollo

Salvadoreños reciben cálidamente al cardenal Gregorio Rosa Chávez

Salvadoreños reciben cálidamente al cardenal Gregorio Rosa Chávez “El papa Francisco nos impulsa a que seamos una Iglesia profética, material, servidora y con esperanza una Iglesia que se ponga de pie y mire a los ojos del otro de cara al futuro, pero sobre todo que se inspire en monseñor Óscar Arnulfo Romero”.


Recopilación
Manuel Cerrato.
mcerrato@unicah.edu
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
San Salvador (agencias)El obispo auxiliar de San Salvador, Gregorio Rosa Chávez, regresó a El Salvador convertido en cardenal, el primero de la historia del país. El Arzobispado de San Salvador organizó una agenda de bienvenida en el aeropuerto internacional Monseñor Óscar Arnulfo Romero y Galdámez.
“Estoy contento de volver a la patria y traigo un mensaje del santo padre de esperanza de gozo y de paz” para “trabajar por ese mundo nuevo que tanto hemos soñado”, dijo Rosa Chávez a periodistas a su llegada.

ILUSIONES. Señaló que regresa al país “con muchas ilusiones, muchas esperanzas y con tareas” encomendadas por el papa Francisco, cuyos temas principales son “la paz, la lucha contra la violencia, la familia, la democracia auténtica, los migrantes, los pobres”.
“Eso es lo que está en la agenda del Papa y en la agenda mía como su colaborador cercano” y “ahora estamos muy cerca de él, podemos hablarle al oído muchas cosas y también escuchar sus consejos”, añadió.
Sobre el proceso de beatificación de monseñor Óscar Arnulfo Romero, asesinado en 1980 cuando oficiaba misa y al que dedicó su cardenalato, detalló que “va muy bien, al ritmo que tiene que ir”, pero que “el país tiene que merecer esa gracia haciendo lo propio”.
Los feligreses católicos comenzaron a llegar al Aeropuerto Internacional de El Salvador Monseñor Óscar Arnulfo Romero desde las primeras horas de la mañana con pancartas, afiches y camisas con la imagen del cardenal.
Durante la Eucaristía de acción de gracias, tras recibir recientemente el título, “Este país es un pueblo que sufre, que merece una suerte diferente; que necesita alegrías, sonreír y no estar contando muertos”, sostuvo Rosa Chávez durante la Misa en la parroquia San Francisco de San Salvador.
El religioso, de 74 años de edad, celebró 35 años de ser obispo, ofició su primera misa como cardenal, donde fue acompañado por la feligresía y miembros del arzobispado. Durante su intervención, el religioso contó a los asistentes su experiencia en el Vaticano, donde recibió el cardenalato de manos del papa Francisco e instó a los creyentes a ser una “Iglesia para los pobres, con una base sólida y al servicio de aquellos que más lo necesitan”.
Rosa Chávez aseguró que “es posible cambiar el futuro y la historia de este país, que tiene un pueblo admirable, con una calidad humana incomparable y que está siendo bendecido por el papa Francisco y el beato Romero”.

VISITA TUMBA. Previo a este acto religioso, Rosa Chávez visitó la tumba del beato monseñor Óscar Arnulfo Romero, ubicada en la cripta de la Catedral Metropolitana en San Salvador, en donde con cánticos y pancartas lo recibieron más de 100 personas.
En el mismo lugar, el purpurado, acompañado del arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, brindó unas palabras a los asistentes y luego se inclinó sobre la tumba del beato Romero para rezar.
Rosa Chávez es el primer obispo auxiliar de la historia nombrado cardenal y ahora pasa a formar parte del Colegio Cardenalicio de la Iglesia Católica, junto con los otros cuatro cardenales que nombró Jorge Bergoglio en su cuarto consistorio.
Rosa Chávez, nacido en 1942 y ordenado en 1970, es uno de los principales promotores de la canonización de monseñor Óscar Romero y fue uno de los representantes de la Iglesia en los diálogos de paz que dieron fin a la guerra civil (1980-1992).

El dato
Cardenal salvadoreño
Rosa Chávez, nacido en 1942 y ordenado en 1970, es uno de los principales promotores de la canonización de monseñor Óscar Romero y fue uno de los representantes de la Iglesia en los diálogos de paz que dieron fin a la guerra civil (1980-1992).

“Es posible cambiar el futuro y la historia de este país, que tiene un pueblo admirable, con una calidad humana incomparable y que está siendo bendecido por el papa Francisco y el beato Romero”.

“Este país es un pueblo que sufre, que merece una suerte diferente; que necesita alegrías, sonreír y no estar contando muertos”.
Gregorio Rosa Chávez
Cardenal salvadoreño

A %d blogueros les gusta esto: